Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Dinero para mantenimiento mayor, especialmente para la Fuerza de Submarinos

A la espera del nuevo programa del Ministerio de Defensa sobre inversiones en la industria militar, el Consejo de Ministros aprobó un gasto de 104 millones de euros para el mantenimiento de submarinos, aviones y carros de combate. De este importe, 43,26 millones –financiados en cuatro anualidades- irán a Navantia, para que aborde en Cartagena la quinta gran carena del S-71 hasta el año 2020, lo que permitirá a la Armada prolongar su vida un lustro más hasta incorporar los S-80, el primero de los cuales se espera que navegue a finales de 2021 o principios de 2022; y dedicará 47 millones al mantenimiento de aviones de la Armada hasta ese año y otros 14 millones a VCI (Vehículos de Combate de Infantería), los Pizarro. La plena carga de trabajo para los empleados del astillero público, con las oportunidades que eso puede abrir también a las empresas auxiliares, estará garantizada para los dos próximos ejercicios. El arma submarina es una capacidad esencial para el cumplimiento de las misiones que tiene encomendadas la Armada.

La carena ya autorizada y las posibles en el Mistral y en el Tramontana evitarán que España se quede casi sin submarinos, como ocurrió en verano de 2014 cuando una avería inmovilizó el Galerna y dejó al Mistral como único disponible, pues el Siroco fue dado de baja en 2012. Para abordar el proceso de supervisión y puesta a punto del sumergible la antigua DCNS (Direction des Constructions Navales et Systèmes) –hoy Naval Group-, que en su día diseñó los S-70, realizó un estudio detallado de cada una de las tres naves para extenderles la vida. Los trabajos ocuparán en Cartagena a unos 300 empleados, en su mayoría de la plantilla del astillero. También se espera que empresas auxiliares del sector naval de la comarca aporten mano de obra y equipos. Están en vías de ser integrados todos los sistemas operativos al primero de los S-80, el Isaac Peral, tras lo que se iniciaría el proceso para alargar el segundo, bautizado como Narciso Monturiol.

El programa de construcción de los 4 sumergibles de esta Clase tiene ahora al frente al capitán de navío Nicolás Lapique Martín, que sustituyó en el puesto al contralmirante Nicolás Moreneo Alonso y avanza el proyecto de modernización de la flota, con el montaje de los sistemas de mecánica de los S-80. De parte de la carga se encarga la mercantil asturiana Imasa, Ingeniería y Proyectos, fabricante de los miles de tubos de los que está compuesta la nave. De la instalación de parte de estos, así como de otros componentes, se ocupa la cartagenera Metalmecánicas Herjimar. La construcción pasa también por la realización de las cuadernas de acero, que completarán la estructura del Narciso Monturiol, conforme a la solución técnica señalada por la estadounidense General Dynamics Electric Boats, que revisó el Isaac Peral en 2013 por un sobrepeso cercano a las 75 ton.. Los trabajos emplearán a 300 personas durante dos años.

Fotografía: El Mistral.

Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.