Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El destructor francés “Chevalier Paul” en Barcelona

Barcelona es, quizás, el puerto español  con más frecuencia  visitado por buques de la Marine Nationale Française, lo que no sorprende, ya que se encuentra a menos de un día de navegación de la importante base de Tolón, donde se asienta su poder aeronaval y grupo de escolta. En esta ocasión ha sido el destructor MNF Chevalier Paul D621, de 5.791 toneladas de desplazamiento, el que amarraba sus estachas al muelle Barcelona Este el pasado 10 de junio para una estancia de tres días.

Su nombre recuerda a Jean-Paul de Saumeur, un distinguido marino del siglo XVII, nacido en Marsella, protegido del cardenal Richelieu,  que resultó herido en el combate naval librado frente a Barcelona  en 1655 en el curso de la Guerra entre Luis XIV de Francia y Felipe IV de España. El buque forma con su pareja Forbin D620,  una rara avis en las listas de la antigua Royale, nombre con el que era conocida la Marina Francesa entre los siglos XVII y XIX.

Con una dotación de 195 personas, se encuentra al mando del Capitaine de Vaisseau Emmanuel Slaars y constituye  el derniere crit de la tecnología naval francesa, entró en servicio en el 2011.Tiene un estilo que recuerda a  los británicos de la clase Daring D32 y de los italianos Andrea Doria D553, todos hijos del proyecto tripartito Horizon, que la Armada Española rechazó en su momento, por intereses contrapuestos, optando por la americana  Arleigh Burke DDG51 reducida. En conjunto,  el modelo básico Horizon cuyas bondades no cuestionamos, no proliferaran por su alto costo, siendo sustituidos por otros más sencillos y económicos, como los americanos de las clases Freedom LCS1 e Independence LCS2, los franceses clase Aquitaine D650 y los BAM españoles clase Audaz P45.

La arquitectura stealth y la asimetría les confieren una personalidad acusada y sofisticada, sin llegar al extremo de los destructores de la clase USS Zumwalt DDG1000, un buque realmente novedoso y avanzado, pero carísimo.Por desplazamiento y dimensiones,  recuerda los cruceros ligeros de antaño, que tantas veces hemos visto en aguas de Barcelona. (Albert Campanera i Rovira / Fotografías de J.  Montoro)

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.