Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Destacamento Mamba, la misión del Ejército del Aire español en Gabón

Entre el apenas centenar de españoles que habitan en Gabón se encuentra el contingente del Destacamento Mamba. Lo forman 45 militares del Ejército del Aire dedicados a operar un avión militar de transporte de fabricación nacional en beneficio de las operaciones francesas y de organizaciones internacionales que se desarrollan en el país con la función de estabilizar la zona, en algunos casos, y contrarrestar el terrorismo, en otros. Al frente de este pequeño grupo de soldados se encuentra el teniente coronel Rafael Hernández Maurín.

En entrevista que recoge la página web del Estado Mayor de la Defensa y  a punto de finalizar su misión, el teniente coronel Hernández Maurín, Jefe de Fuerza del Destacamento Mamba, explica la labor del destacamento español en el país africano y el día a día de los militares españoles allí desplegados. “Lo cierto es que en el país en el que estamos ubicados, la integración en general, tanto social como de trabajo, es relativamente fácil. Por un lado, estamos al abrigo de la organización militar francesa, bien asentada en la zona. Por otro, a pesar de ser culturas diferentes, por nuestro carácter, los españoles tenemos facilidad para conectar con la población local”, destaca el teniente coronel Hernández.

La actividad, explica,  la marca el plan de vuelos acorde a las operaciones militares que haya que acometer y el estado de operatividad del avión. “Es decir, podemos volar muchas horas en países lejanos de África Central y el Sahel o pocas en países del entorno. En principio el destacamento Mamba estaba más orientado a operaciones en República Centroafricana, pero también estamos haciendo  transporte táctico en beneficio de  las agrupaciones de militares internacionales desplegados en el Sahel (Chad, Níger, Mali…).

Por otro lado, está el avión. Un avión es un compendio de tecnología mecánica, aeronáutica y electrónica en un reducido espacio. Necesita de mucho cuido y largos procesos de revisión para mantener unos estándares de seguridad acordes a normativa de aviación. Si algún día le sale “una pupa” al avión, las horas de trabajo se multiplican de manera exponencial hasta que se recupera la avería. Además, la operación aquí no es fácil para la aeronave, porque está sometido a condiciones, si no extremas, al menos diferentes a las que opera en España: humedad, calor, pistas no asfaltadas, etc.”

Además de las tripulaciones y los mecánicos, existe un grupo de militares encargados de dar protección a la aeronave y las tripulaciones, pero también al resto de componentes que formamos el destacamento. El personal de información, comunicaciones, sanidad y administración financiera completa el grupo. En algunos casos se trata de especialistas y en otros de militares con otra especialidad o función en su destino de origen pero que han sido preparados previamente para hacer determinadas funciones, como es el caso de nuestro Oficial de Información Pública, que es un piloto de caza de un Ala de Combate. Yo mismo soy también piloto de caza…

Preguntado por el hecho de que pilotos de caza estén inmersos en operaciones de aviones de transporte,  el Jefe de Fuerza del Destacamento Mamba explica que: “En realidad, en el mundo aeronáutico, los entornos de gestión pueden ser desarrollados por todo tipo de pilotos o navegantes por el conocimiento que tienen de aviación, aunque las decisiones sobre la aeronave las toma el piloto, que es el comandante de la misma. Le aseguro que nuestra cabeza está amueblada para cambiar de función si la situación lo requiere. Por supuesto es beneficioso para la organización que haya una especialización, pero no es un freno para poder hacer otro tipo de tareas y apoyar en todo momento en lo que se pueda. He visto, por ejemplo, a la doctora empujar equipos de apoyo de mantenimiento de avión para ayudar a los mecánicos o al experto en comunicaciones hacer fotografías para ilustrar ediciones de Facebook… Yo mismo, que pertenezco al Ejercito del Aire, en la actualidad estoy destinado en la Unidad Militar de Emergencias”.

A la pregunta de cómo un miembro de la UME dirige un destacamento del Ejército del Aire,  responde que: “En la UME hay militares del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, pero orientando su trabajo a otros objetivos, tal vez más cercanos a la población española. No es lo mismo proporcionar defensa en el exterior, asegurar nuestro estilo de vida…, asuntos mucho más abstractos pero vitales, que, por ejemplo, ayudar o rescatar personas tras una inundación o terremoto. Sin embargo, en cualquier caso, el personal de los distintos ejércitos que nutre los órganos militares conjuntos (la UME entre ellos) trae consigo una forma particular de ser. Por ejemplo, los aéreos nos vanagloriamos de ser flexibles, rápidos, de alcance; características de la propia aviación, legadas a sus integrantes. Y estas características se mantienen independientemente de la función, unidad o el organismo en el que se esté integrado.

El teniente coronel Hernández Maurín asegura que no se ha determinada una fecha de cierre de misión del Destacamento “pero lo que sí puedo afirmar es que los miembros del Destacamento Mamba nos hemos esforzado y nos seguiremos esforzando al máximo en cumplir nuestra misión, sin reparar en el objetivo estratégico final”.

Fotografías:

·14º Relevo del Destacamento Mamba.

·Tcol. Rafael Hernández Maurín, Jefe de Fuerza.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.