Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El despliegue de las fuerzas españolas en el exterior en 2018

El Consejo de Ministros ha autorizado la continuación de la participación de las Fuerzas Armadas Españolas en operaciones en el exterior para el ejercicio de 2018 así como el refuerzo puntual en los casos que corresponda o porque se asigne a España el mando o determinados cometidos de una misión.

Todas las participaciones se realizan de conformidad con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aplicables y en consonancia con los compromisos adquiridos por España, tanto con sus socios de la Unión Europea y aliados de la OTAN, como con la propia comunidad internacional representada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

En líneas generales, se mantienen los niveles de esfuerzo del año 2017, si bien se producen pequeños ajustes en aras de una mejora de la seguridad o de la evolución de la situación sobre el terreno. A principios de diciembre, España cuenta con 2.501 efectivos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil desplegados en 16 misiones diferentes.

España ratifica con este nuevo planeamiento su posición como uno de los países de la comunidad internacional más comprometidos con la seguridad y con la defensa activa de los valores democráticos frente los enemigos que amenazan nuestra libertad y nuestra forma de vida.

OPERACIONES DE LA UE

En el marco de las operaciones de la Unión Europea, la participación española se establecerá de la siguiente manera:

-Mantenimiento de la Operación “EUFOR ALTHEA”, en Bosnia y Herzegovina, con un número de efectivos muy reducido (cinco personas), en coherencia con la evolución de la situación de seguridad.

-En Mali, y siempre dentro del mandato y cometidos ya autorizados por las Cortes Generales, que no sufren variación alguna (estos cometidos son los de participación en los Cuarteles Generales de la Misión, labores de adiestramiento, protección de la fuerza y despliegue de las unidades de apoyo necesarias para una progresiva descentralización del adiestramiento), se prevé que la rotación de responsabilidades entre los distintos contingentes suponga temporalmente en 2018 un mayor papel de España, con un incremento temporal de los efectivos desplegados en EUTM Mali mayor de lo habitual, debido a la confluencia de tres factores: el primero, la asunción del mando de la Fuerza desde el 31 de enero hasta finales de noviembre; a continuación, proporcionar el mando y la Fuerza de Protección, cometido que España y Bélgica se turnan y que debe asumirse ahora; y, tercero, la necesidad de un adiestramiento menos centralizado, en consonancia con la decisión de la UE que obliga a un incremento en los esfuerzos logísticos y de protección.

De todo ello, se motiva un incremento temporal desde 140 hasta 292 efectivos. El Consejo de Ministros, precisamente, ha aprobado esta mañana solicitar al Congreso de los Diputados su autorización. Para ello, y para explicar todas las operaciones en el exterior para 2018, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, comparecerá en la Comisión de Defensa de la Cámara Baja el próximo 24 de enero.

-En la República Centroafricana, tras la finalización del periodo en que el Eurocuerpo ha ejercido el papel de organización marco de “EUTM RCA”, bajo mando español, Portugal tomará el relevo y España disminuirá su participación, si bien mantendremos nuestro apoyo cubriendo con expertos nacionales determinados puestos.

-En apoyo logístico de estas operaciones de la UE en África, de las misiones de Naciones Unidas en Mali (MINUSMA) y la República Centroafricana (MINUSCA), y las operaciones francesas, así como, en su caso, de la futura fuerza G-5 en los países occidentales del Sahel, Mauritania y Mali, se pretenden mantener, en su nivel actual, los despliegues de los destacamentos del Ejército del Aire en Senegal y Gabón, como muestra de nuestra colaboración en la lucha contra el terrorismo en el Sahel y África Central, y como vía de fortalecimiento de nuestras relaciones bilaterales con Francia y los países de la zona.

-En cuanto a la lucha contra la piratería que la UE lleva a cabo en el Océano Índico nor-occidental y en el Cuerno de África, se pretende continuar la participación en la Operación “EUNAVFOR ATALANTA” en niveles similares a los actuales.

-En el mismo contexto de lucha contra la piratería, pero en tierra firme, continuará la participación en la Misión de Adiestramiento de las Fuerzas de Seguridad Somalíes “EUTM Somalia”.

-En el Mediterráneo, España ha demostrado su compromiso en la lucha contra las mafias de tráfico de migrantes procedentes de Libia, y participa permanentemente en la Operación “EUNAVFOR MED Sophia” desde su inicio en 2015. Desde entonces, se ha contribuido a salvar más de 41.000 migrantes, de ellos 6.185 mujeres, 2.854 niños y 27 recién nacidos. Además, la Operación contribuye al embargo de armas, a la recogida de información, a la lucha contra otros tráficos ilícitos y a la formación de Guardacostas libios. Durante 2018 se prevé mantener el actual nivel de participación, con un buque de la Armada y un avión de vigilancia o patrulla marítima del Ejército del Aire, así como contribuir a la formación de efectivos de los Guardacostas libios.

-Respecto a la capacidad de reacción rápida de la UE, los Grupos de Combate, España se comprometió con sus socios a liderar un Battle Group (EUBG) como nación marco cada tres años. España ha liderado EUBGs en 2006, 2008, 2010, 2014 y 2017 y para el año 2018 está prevista la asignación, preparación y certificación del EUBG 2019/1.

OPERACIONES DE LA OTAN

En cuanto a la contribución a las misiones de la Alianza Atlántica, la situación en el flanco Este de Europa, por una parte, y la lucha contra el DAESH y otras organizaciones terroristas, por otra, así como la defensa contra riesgos de naturaleza más difusa, como los del ciberespacio u otros de naturaleza híbrida, han llevado a la OTAN a poner en marcha en la Cumbre de Varsovia una respuesta concertada, firme y adaptada a los retos de seguridad de la Alianza en 360º. Las misiones en las que estará presente España son:

-Con base en la Fuerza de Respuesta Reforzada de la OTAN (e-NRF) y en la Fuerza Conjunta de Muy Alta Disponibilidad (VJTF), como punta de lanza de la Alianza y cuya primera rotación fue liderada por España en 2016, la Alianza Atlántica decidió también desplegar cuatro batallones multinacionales en los tres países bálticos y en Polonia. Este despliegue, que se enmarca en la Presencia Avanzada Reforzada (e-FP), comenzó en junio de 2017. Desde ese momento, España contribuye al batallón liderado por Canadá en Letonia, con una fuerza formada por un Subgrupo Táctico Mecanizado, Unidades de Apoyo al Combate y Unidades de Apoyo Logístico al Combate con algo más de 300 efectivos. Estos despliegues, que se prevé mantener en 2018, son una contribución a la disuasión y defensa dentro del espacio euroatlántico.

-En el Flanco Sur, dentro del Plan Permanente de Defensa Aérea “Persistent Effort” de la OTAN, y en respuesta a las solicitudes realizadas tanto por SACEUR, como los Estados Unidos y Turquía, se mantendrá desplegada una Batería PATRIOT en Turquía, por un periodo de seis meses que puede prorrogarse dependiendo de la evolución de la situación. Asimismo, España continuará contribuyendo a la Operación OTAN de Policía Aérea en el Báltico (“Baltic Air Policing”) en Lituania u otro país Báltico.

-En el Mediterráneo, España continuará participando en la operación de seguridad marítima “SEA GUARDIAN” de la OTAN, en estrecha colaboración con la Operación “EUNAVFOR MED Sophia”.

-En Afganistán, se prevé mantener la participación en la misión “Resolute Support”, con un ligero incremento de los efectivos desplegados en Kabul, en su aeropuerto internacional y en el Cuartel General de la Operación, como resultado de la nueva estrategia para Afganistán y de la decisión de la Alianza de potenciar moderadamente la aportación a “Resolute Support”. Los efectivos españoles, que vienen contribuyendo en Cuarteles Generales en Kabul a las tareas de Estado Mayor, atenderán también labores de adiestramiento, asesoramiento y asistencia a los órganos logísticos nacionales afganos, al Mando Nacional Afgano de Operaciones Especiales, y a un batallón (Kandak) de Operaciones Especiales, y prestarán protección y seguridad al personal desplegado. En total, habrá 95 efectivos frente a los 30 actuales.

-En cuanto al resto de compromisos y misiones permanentes de la Alianza en el espacio Euro-atlántico, España seguirá manteniendo unidades militares a disposición de las Fuerzas de Respuesta de la OTAN y de las Fuerzas Navales Permanentes aliadas (SNMG, de escoltas, y SNMCMG, de cazaminas), aportando buques de la Armada en diferentes periodos, con un esfuerzo similar al de 2017.

COALICIÓN CONTRA EL DAESH Y ONU

Con respecto a la participación española en la “Coalición Internacional contra el DAESH”, en Irak se abre ahora una nueva etapa, centrada en la estabilización, la capacitación y la mejora de la integración de las Fuerzas Armadas y de Seguridad iraquíes. En este contexto, España mantendrá su compromiso con este esfuerzo internacional y potenciará su liderazgo de la Base de Besmayah, para lo cual reestructurará y reforzará ligeramente su contribución, ampliándola en unos 30 efectivos, hasta los 480 totales, para atender a la reconfiguración de cometidos y mejorar la capacidad de protección y movilidad.

En el ámbito de las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas, se continuará con la participación, que data ya de 2006, en la Misión “UNIFIL” en el Líbano. En este caso, se ofrecerá nuevamente un candidato español al Mando de esa misión si se nos solicita por Naciones Unidas. De ser aceptado, se incrementarían durante el periodo 2018-2020 los efectivos actuales, sin sobrepasar los niveles máximos autorizados por las Cortes (1.100), para proporcionar, como se hizo durante el anterior período de mando español, tanto las capacidades inherentes al mando como, si fuese solicitado por el Departamento de Misiones de Paz de Naciones Unidas, el despliegue ocasional de un buque ligero de la Armada para el componente marítimo de “UNIFIL”. Igualmente en el marco de Naciones Unidas, seguiremos aportando observadores al proceso de paz de Colombia.

Por último y, en relación a la Unidad Militar de Emergencias, se autoriza su despliegue en el exterior ante situaciones de grave riesgo, catástrofes, calamidad u otras necesidades, cuando sea requerida su intervención bien en el marco bilateral o formando parte del Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea. Los gastos derivados de la participación española en estas operaciones se financiarán con cargo a la rúbrica presupuestaria “Participación de las FAS en Operaciones de Mantenimiento de la Paz”.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.