Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Defensa asegura que los nombramientos de generales efectuados durante el Gobierno en funciones son legítimos

El Ministerio de Defensa ha emitido un comunicado defendiendo la legalidad del nombramiento de altos cargos en las Fuerzas Armadas desde el pasado mes de enero, dando respuesta a la información publicada por El País  titulada "Defensa nombra altos cargos pese a estar en funciones". El diario hace referencia a los nombramientos producidos en este periodo del jefe del Mando Aéreo General, del  Mando de Personal del Ejército de Tierra, del jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad y  jefe de la Fuerza Terrestre, que sustituyó al anterior; del jefe de la Fuerza Logística Operativa; y del director del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (Ceseden).

El Ministerio asegura que “si bien los generales que cita la información pueden considerarse alto cargo por el procedimiento de su nombramiento y por el régimen de incompatibilidades, no entran dentro de lo comprendido en la Ley de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado sino en la Ley de la Carrera Militar y el resto de la normativa relativa a la organización de las Fuerzas Armadas. El nombramiento de todos ellos viene precedido de una propuesta del correspondiente ejército, del informe detallado con la pertinente justificación del secretario general técnico, abogado del estado, y la aprobación del Consejo de Ministros”.

Defensa recuerda que “El Tribunal Supremo, en sus sentencias de 2 de diciembre de 2005 y 22 de mayo de 2013, consideró en cuanto al concepto de despacho ordinario de los asuntos públicos, como únicas decisiones que puede tomar un gobierno en funciones y que cita El País para considerar irregulares los nombramientos de generales de la estructura de las Fuerzas Armadas, que no comprende aquellos asuntos que impliquen establecimiento de nuevas orientaciones políticas o signifiquen condicionamiento o impedimento para las que deba fijar el nuevo Gobierno. Ninguno de ellos desempeña su labor en la estructura política del Ministerio, sino en la militar de las Fuerzas Armadas. Se trata de nombramientos, como por ejemplo, el jefe de la Fuerza Terrestre del Ejército, de cargos estrictamente militares y propios de la estructura, carentes de implicación política no sólo por el cargo en sí sino por su propia condición de militar y por desarrollarse dentro de las Fuerzas Armadas. Es decir, no implican establecimiento de nuevas orientaciones políticas de ninguna clase, como estableció el Supremo en las sentencias antes citadas”.

Según el Ministerio “En todos los casos se trata de puestos integrados en la estructura militar y necesarios para garantizar la operatividad de las Fuerzas Armadas. El paso a la reserva de un general conlleva automáticamente su cese en el destino y la necesidad de su reemplazo para el mantenimiento íntegro de dicha operatividad. De ahí la necesidad de sustituirlos, que es lo que ha hecho el Gobierno, ante una necesidad evidente para la operatividad y la Defensa, a la que se añade la de no bloquear los ascensos de las escalas inferiores. En ningún caso se está conculcando ninguna ley. De hecho, como cita el artículo publicado por El País y que sirve para entender la diferencia entre unos puestos y otros, se han mantenido en su puesto a los directores generales de reclutamiento y asuntos económicos por ocupar puestos ajenos a la estructura operativa. Este ministerio, por ejemplo, tampoco ha nombrado a un sustituto del secretario general de política de Defensa por ser un alto cargo comprendido como tal en la Ley  citada anteriormente.

La única excepción a la abstención general de nombrar altos cargos la ha protagonizado Defensa. El 8 de enero de 2016, menos después de un mes de las elecciones, nombró al jefe del Mando Aéreo General; el 12 de febrero, al Mando de Personal del Ejército de Tierra; el 19 de febrero al jefe del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad y al jefe de la Fuerza Terrestre, que sustituyó al anterior; el 22 de abril, al jefe de la Fuerza Logística Operativa; y el 6 de mayo, al director del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (Ceseden). Muchos de estos nombramientos fueron acompañados del ascenso del designado a teniente general”.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.