Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Un cuatrimotor ruso “Bear”, la principal “pieza” de los cazas españoles desplegados en el Báltico

El despliegue del Ejército del Aire en el Báltico, que finalizaba el pasado 7 de septiembre tras la vuelta a España por vía aérea del grueso del personal, se ha saldado con la interceptación de  90 aeronaves rusas en el escenario, entre las que destacó sin duda la de un Tupolev Tu-142MK, uno de los mayores aparatos militares de la Federación, al que la OTAN denomina “Bear-F”.

Tras más de cuatro meses de trabajo, según nos refería el jefe del destacamento español en el Báltico, el teniente coronel José Ramón Asensi, el grueso del personal del Ejército del Aire desplegado en Estonia  volvía a España la tarde del 7 de septiembre a bordo de un avión comercial Boeing 737-800. Durante el turno estival de despliegue en favor de la Baltic Air Policing (BAP), los cinco EF-18M del Ala 15 del Ejército del Aire, que han operado desde la base de Ämari (Estonia), han saldado su participación en la misión de la OTAN con 254 salidas, en las que se han completado 586 horas de vuelo.

Destaca, entre ese importante flujo de actividad, las misiones reales de interceptación o de Alfa Scramble, un total de 36 en el curso de las cuales se han interceptado  90 aeronaves rusas. Tanto la Fuerza Aérea como la Aviación Naval rusas realizan de manera recurrente vuelos sobre el Báltico sin respetar las reglas básicas de aeronavegabilidad o responder al control aéreo para poner  así a prueba los sistemas de alerta o Quick Reaction Alert (QRA) de la OTAN en el escenario.  Tal situación obliga a continuas salidas de los cazas de la Alianza que cubren el espacio aéreo de la zona, una vasta zona de entre 60.000 y 80.000 kilómetros cuadrados, desde la base de Ämari y la de Siauliai (Lituania), donde han estado desplegados F-16C de la Fuerza Aérea de Polonia.

Una de las claves de la gran disponibilidad española en un periodo como el estival, en el que por razones de buena meteorología aumenta mucho la actividad de los aviones rusos, es que se desplegaron cinco EF-18, a fin de poner cuatro a  disposición de la BAP, y usar el cuarto para aumentar la posibilidad de realizar maniobras con otros aliados de la Alianza presentes en la zona.  La otra clave del éxito del despliegue, según reconocía el Mando de Operaciones (MOPS) de las Fuerzas Armadas de España, ha sido la gran capacidad de los mecánicos del Ala 15, que hasta han completado en zona tres revisiones mayores en los EF-18.

Las misiones de tipo Alfa Scramble, según el teniente coronel José Ramón Asensi, han abarcado la interceptación de todo tipo de  aeronaves rusas, desde los rápidos cazas Sukhoi Su-27/30, a los bombarderos Su-24, pasando por los polimotores de transporte e inteligencia. Aunque quizás el aparato más reseñable, sobre todo por lo inusual en este escenario, fue el Tupolev Tu-142MK, de la Aviación Naval, que en pleno verano hacía entrada en el Báltico desde la zona de San Petersburgo. Este polimotor volaba sin respetar los códigos internacionales, lo que motivo una primera interceptación de los EF-18 españoles, que pasaron el testigo a los F-16C polacos y estos, a  su vez, a los F-16AM de la Fuerza Aérea de Dinamarca, al comprobar que se acercaba mucho a unas de las islas de su territorio nacional.

Estamos ante la primera vez que los EF-18 del Ejército del Aire participan en este tipo de misión, si bien no es la primera vez que España forma parte de la misma. Así, tanto los Eurofighter del Ala 11 como los del  Ala 14 participaron en la BAP durante los primeros cuatrimestres de los años 2015 y 2016 respectivamente. Tampoco se debe de olvidar el despliegue, en 2006, de cuatro de los Mirage F-1 que por entonces operaba el Ala-14.

La fase principal del despliegue, además de la aeronave comercial en la que han vuelto la mayoría de los 128 componentes del destacamento, ha tenido como principal protagonista al nuevo al Airbus Defence and Space (DS) A400M del Ejército del Aire, que ha replegado los valiosos misiles que han empleado los EF-18.

El repliegue del material se alargará hasta la próxima semana, mediante una operación gestionada por miembros del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA), cuyo trabajo es imprescindible para llevar a buen puerto todos los despliegues del Ejército del Aire. (Julio Maíz Sanz / Enviado Especial a Estonia)

 

Fotografías:

·Imagen del Tu-142MK sobre el Báltico. Foto: Fuerza Aérea de Dinamarca.

·Bajo la mirada de un miembro de la EADA profesionales del Ejército del Aire embarcan en el Boeing 737. Foto: Julio Maíz/defensa.com.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.