Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

CENTUM demuestra su solución antidrones NoFlyZrone

El pasado viernes asistimos a la última de las exhibiciones de la campaña de demostraciones de la solución NoFlyZrone (NFZ) de la empresa española CENTUM, diseñada para la protección de infraestructuras críticas contra la amenaza de drones. El ejercicio tuvo lugar en las instalaciones del Campus de La Marañosa, perteneciente al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), y fue presenciado por representantes del sector de las infraestructuras críticas, tanto privadas como públicas, que operan en áreas como la energía, los aeropuertos o la seguridad.

La empresa preparó una serie de ejercicios de demostración en los que el sistema se enfrentó a un drone que intentaba entrar en una zona protegida, recurriendo a diferentes estrategias en las que el drone era redirigido a una zona segura, no representando en ningún caso una amenaza. NoFlyZrone es una solución integral que combina capacidad de detección, identificación, geolocalización y neutralización de cualquier tipo de amenaza en forma de uso malintencionado de un drone.

El sistema está formado por cinco componentes que toman sus nombres de la mitología griega y romana. Jano el responsable de detección, identificación y seguimiento de objetivos potencialmente peligrosos. Hermes geolocaliza a los operadores de drones. Ares realiza una inhibición multibanda del sistema de control del dron, los diferentes sistemas de control y guiado del dron. Atenea aplica técnicas de Spoofing GPS para tomar el control del drone y lo guía a una zona segura para su captura. Zeus es el sistema de Mando y Control que integra todos los módulos antes citados. Hermes y Atenea y Zeus son desarrollos tecnológicos propios de CENTUM.

El radar se complementa con un sistema electroóptico, según las necesidades del cliente que también puede integrar otros radares, equipos de detección o jammers específicos según sus necesidades. En lo referente al marco legal, NoFlyZrone funciona de manera análoga a como lo hace un sistema de inhibición para instalaciones gubernamentales.

La demostración

Para la demostración se configuraron cuatro ejercicios distintos en los que se habían establecido varios anillos concéntricos en torno al puesto de mando, que simulaba el objetivo del drone. Se habilitó un anillo de protección a 300 metros y otro de alerta a 200 metros donde se habilitaban las contramedidas aunque las distancias se pueden configurar según las necesidades. Para que pudiéramos comprobar en cada momento la pérdida de control del operador del UAV “intruso”, este se estableció junto al de mando.

El drone puede funcionar de dos modos, mediante las instrucciones directas del operador y usando la red GPS para realizar vuelos automáticos o bien corregir el efecto del viento sobre la ruta elegida por el operador. En cualquier caso, el NFZ puede intervenir en ambos modos de navegación.

El radar emitía una alerta cuando se producía la detección del drone, tiene 360 grados de cobertura, un alcance de 9 kilómetros para objetos grandes y hasta 3 para objetos de pequeño tamaño como multirotores. Tiene una elevada capacidad de tracking incluso frente a objetos muy móviles y es capaz de diferenciar entre pequeños UAVs y pájaros. En caso necesario, se pueden habilitar sectores de exclusión de contramedidas por ejemplo por proximidad de aeropuertos u otras instalaciones.

El primer ejercicio permitía conocer cómo funcionaba la técnica del spoofing según la cual se engaña al drone sobre su geoposicionamiento respecto a los satélites de la red GPS. Cuando el NFZ tomaba el control del drone podía conducirlo manualmente mediante un joystick.

En el segundo ejercicio se emitían contramedidas para tomar el control del dron y conducirlo a una zona segura donde poder capturarlo, pudiendo utilizar para ello varios métodos de captura, como por ejemplo, redes.

En otro de los ejercicios, el objetivo era demostrar la efectividad del spoofing GPS sin jamming, que se activaba cuando el dron sobrepasaba la “burbuja de protección. También se tomó el control del drone y se condujo a la zona de captura, que en el caso por ejemplo de una instalación crítica puede ser una zona despoblada donde no suponga una amenaza.

En otro ejercicio, el drone era pilotado manualmente sin usar GPS y describía un vuelo emulando el de un pájaro, con el objetivo de demostrar que el sistema de detección no es engañado. En este caso, pese a que el drone estaba siendo pilotado manualmente sin asistencia GPS, también se tomó su control y se llevó a la zona de captura.

CENTUM es una empresa multinacional con más de diez años de experiencia con presencia en España, Alemania y Brasil y trabaja en el área de desarrollo de productos y soluciones de ingeniería de comunicación, control e inteligencia de señal para el sector aeroespacial, de defensa, de emergencias, seguridad y telecomunicaciones. (Texto: José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Zona de control del NFZ durante el ejercicio (CENTUM)

·Antenas de los sistemas de spoofing y jamming empleados (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.