Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Centro de operaciones y vigilancia de acción marítima de la Armada

La actividad marítima de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de España es vital para el país. No es de extrañar, pues, que la Fuerza de Acción Marítima de la Armada haya creado un centro de operaciones desde donde controlar estas aguas y las de lejanos escenarios, como un Océano Índico amenazado por la piratería.
España ocupa una posición geoestratégica privilegiada, que la convierte en una de las naciones claves en el transporte marítimo mundial. Su situación entre Europa y África y América, gracias en buena parte al archipiélago de las Canarias, la convierte en una de las naciones con mejores oportunidades para despuntar en el transporte marítimo mundial. España transporta por vía marítima el 80 por ciento de sus importaciones, que incluyen la mayor parte de los hidrocarburos, y la mitad de sus exportaciones.

Foto: Imagen de la sala del COVAM: desde aquí se vigilan las aguas españolas o de especial interés para el país permanentemente (foto FAM).

 

A esta actividad hay que añadir la de la flota pesquera española, una de las más importantes del mundo, y la trascendente de embarcaciones dedicadas  al turismo y las prácticas deportivas, muy importante sobre todo por su relación con el sector de viajes. Sobre todo desde el 11-S se han  incrementado las amenazas a la seguridad marítima. Estas van desde el terrorismo internacional a la piratería, el tráfico ilícito de mercancías y personas, la pesca ilegal e, incluso, la contaminación. 
Ante este reto, la Armada, en constante evolución, empezó a trazar las líneas de actuación que darían lugar a la creación, en 2002 por el Gobierno de Aznar, de la Fuerza de Acción Marítima (FAM), que se configura en una de las tres principales con las que cuenta el Almirante de la Flota (ALFLOT) para cumplir las misiones de la Armada. Las otras dos son la Fuerza de Acción Naval y la Infantería de Marina, a las que hay que sumar la Flotilla de Submarinos y la de Aeronaves (FLOAN). Todas ellas componen la Flota.

Foto: En primer plano podemos ver el BAM "Relámpago" en el muelle de La Curra (Cartagena) y, justo detrás, 2 de los veteranos patrulleros de la Clase "Descubierta" (foto Julio Maíz).


Posteriormente, la FAM ponía en marcha un ambicioso proyecto para centralizar todos los datos de la actividad marítima en las aguas españolas, o en las de ciertas zonas de especial interés para la navegación de los barcos de nuestra bandera, en un mismo lugar, denominado Centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima (COVAM). Señalamos la necesidad que tiene España de una estructura de este tipo, ya que estamos ante un país costero con una longitud litoral de 7.879 km. y un área nacional explotable para las pesquerías de 862.459 km2., si contamos con la ZEE y la Zona de Protección Pesquera asignada en el mar Mediterráneo. 
La FAM está bajo el Mando del denominado Almirante de Acción Marítima (ALMART), función que desde el pasado 4 de octubre de 2012 asume el vicealmirante Salvador María Delgado Moreno. Tiene a sus órdenes una organización en la que prestan servicio un total de unas 3.390 personas, de las cuales unas 2.700 embarcadas. Cuenta con 15 patrulleros de altura, 8 patrulleros ligeros, 6 buques de guerra de minas, 8 de investigación, 3 de transporte y 6 unidades diversas, entre ellas el emblemático navío de vela Juan Sebastián de Elcano. Además del personal y los navíos la FAM integra a 32 comandancias y ayudantías navales y 2 entes especializados en asuntos marítimos: el Instituto Hidrográfico de la Marina (IHM) y el Centro de Buceo de la Armada (CBA), a los que se suman el referido COVAM.

Foto: En la época de las modernas tecnologías la vigilancia tradicional sigue siendo muy importante (foto Julio Maíz).


La principal misión del ALMART, delegada por el ALFLOT, consiste en materializar la aportación de la Armada a lo que se conoce como la Acción del Estado en la Mar. De una forma general, este concepto engloba a todas aquellas labores dirigidas a preservar la Seguridad Marítima allá donde sea necesario. Dicha actuación puede ser en colaboración de otras agencias con responsabilidades en el entorno marítimo, como el Servicio Marítimo (SEMAR) de la Guardia Civil, la Sociedad Estatal de Salvamento Marítimo (SASEMAR), la Secretaría General de Pesca, etc. Su acción se extiende a otras áreas de operaciones lejos del territorio nacional donde es necesario reforzar la seguridad marítima, como es el caso de las costas de Somalia o del Golfo de Guinea, nos refiere el capitán de navío Pedro Luis de la Puente García-Ganges, actual jefe de Estado Mayor de la FAM. Según nos explica: Existen otras misiones, no menos importantes, relacionadas con aspectos tan diversos como la producción cartográfica, el buceo, la investigación oceanográfica, las relaciones exteriores o el mantenimiento de la libertad de navegación en accesos a nuestros puertos. 

Foto: El hidrográfico "Tofiño", un veterano navío que todavía rinde excelentes servicios a la FAM (foto Julio Maíz).

El COVAM
El COVAM está ubicado físicamente en la ciudad de Cartagena, y más concretamente en el edificio de la Capitanía General. Aquí se fusiona y analiza toda la información relativa a los espacios marítimos de interés, lo que se denomina Conocimiento del Entorno Marítimo (CEM), o como Recognized Maritime Picture (RMP), según su designación en ingles. Según nos comenta el capitán de navío De la Puente: El COVAM constituye una de las herramientas fundamentales de la FAM para la gestión del Conocimiento del Entorno Marítimo y presta servicio no sólo a la Armada, sino también a otros estamentos de la comunidad marítima. Esto permite una eficiente realización de las misiones de los buques de la FAM al tiempo que facilita las relaciones de apoyo a otros organismos y organizaciones que desarrollan su actividad en la mar.
Respecto a sus misiones, nos refiere: El COVAM fue creado con la finalidad de apoyar la ejecución de las misiones encomendadas a la FAM. Desde el centro se puede llevar a cabo una vigilancia marítima permanente, mediante el empleo de diversos medios, tanto técnicos como humanos, materializada en las llamadas tareas de vigilancia,  con las que podamos proporcionar y mantener la seguridad de los buques que transiten por nuestra zona de influencia, contribuyendo con ello a garantizar la seguridad marítima en nuestros espacios marítimos de interés. Además, debemos ser capaces de contribuir y complementar todo el conjunto de actividades que realizan las diversas administraciones públicas del Estado a través de diversos acuerdos interministeriales o con otros organismos internacionales. Todo ello debe de ser implementado en aquellos espacios marítimos de interés, ya sean de carácter permanente, como pueden ser nuestras aguas jurisdiccionales, o que temporalmente puedan ser considerados de interés nacional, como son actualmente el Índico y el Golfo de Guinea.
El COVAM tiene  una plantilla compuesta por 30 personas, en su mayoría suboficiales. Orgánicamente hablando, está encuadrado en la Sección de Operaciones del Estado Mayor del ALMART, siendo su responsable un teniente de navío, que está bajo las órdenes directas del jefe de Operaciones. Su trabajo se desarrolla en una amplia sala en la que están los sistemas informáticos a través de los cuales el COVAM recibe información principalmente. Uno de los elementos empleados para el seguimiento del tráfico marítimo, aunque no el único, es el sistema automático de identificación AIS (Automatic Identification System), que están obligados a montar la mayor parte de los buques en la mar.

Foto: El patrullero “Alborán” en tareas de mantenimiento en uno de los diques secos de Navantia en Cartagena (foto Julio Maíz).

 

La información
La señal AIS recibida tiene distintas procedencias, como estaciones fijas en tierra, buques y aeronaves en la mar, e incluso señal de satélite, y permite conocer datos relacionados con la identidad del barco, su origen y destino, rumbo y velocidad, etc. También se recibe información por otros medios y sensores de unidades militares, nacionales y extranjeras, así como de buques de pesca que, sin transmitir AIS, pueden ser localizados por el sistema de balizamiento que están obligados a operar. Toda esta información está enriquecida por bases de datos relacionados con el entorno marítimo, historiales de buques, empresas vinculadas con la marina mercante y la de pesca, etc.

Foto: El patrullero "Centinela" navegando junto al navío anfibio USS "Gunston Hall" de la US Navy durante la iniciativa "African Partnership", que se desarrolla en África Occidental (foto  US Navy).


Mediante aplicaciones informáticas diseñadas a tal fin es posible fusionar toda esta información para su posterior análisis y evaluación. Para integrar todo, el COVAM cuenta con el Sistema Integrado de Vigilancia y Conocimiento del Entorno Marítimo (SIVICEMAR), que permite, entre otras cosas, analizar automáticamente la conducta de los distintos buques que transitan por las zonas de interés para detectar comportamientos anómalos y poder actuar. El COVAM dispone de los medios de Mando y Control (C2) nacionales, de la Unión Europea (EU) y aliados (OTAN) necesarios para coordinar con eficacia las operaciones de Seguridad Marítima, tanto a nivel nacional como internacional. Durante las 24 horas del día, los 365 días del año, sus profesionales están pendientes de los monitores. Así cuando se detecta una amenaza o una urgencia es verificada, dando los correspondientes avisos a los navíos de la FAM, o de otros organismos, para que actúen sobre éstas.
Acerca de los tiempos de reacción de los navíos de la Fuerza, el capitán de navío De la Puente, nos dice: Normalmente, la FAM cuenta con presencia permanente en los espacios marítimos de interés de al menos un patrullero en cada una de dichas zonas, es decir, en el Mediterráneo, en el Estrecho de Gibraltar, en la costa Norte y en Canarias, por lo que su capacidad de reacción ante un incidente dependerá en este caso de la distancia al lugar de los hechos. Siempre se cuenta con, al menos, una unidad de superficie lista para hacerse a la mar en esas zonas. También se cuenta con equipos de buceadores con capacidad de desactivación de explosivos listos para actuar en el plazo de unas horas en cualquier lugar de las costas españolas. 
Desde hace cuatro años, una de las zonas del mundo en la que se está pendiente constantemente en el COVAM es la del Océano Índico, donde operan los piratas somalíes. La FAM en general está obteniendo una gran experiencia y una creciente capacidad de actuación en su trabajo diario a favor de la Operación Atalanta, que es el dispositivo aeronaval puesto en marcha por la UE para combatir los efectos de la piratería en las costas de Somalia, en el que España se integró a principios de 2009.

Foto: El patrullero de vigilancia costera P-101, de la Clase “Aresa”, en su puerto base de Ayamonte (Huelva). Junto a su gemelo, el P-114, son los más pequeños de la FAM (foto Julio Maíz). 


El capitán de navío Pedro de la Puente comenta: En esta operación, además de los diferentes navíos de la Flota (fragatas, buques anfibios y de aprovisionamiento de combate), los patrulleros de la FAM que han participado hasta la fecha han realizado una intensa labor en el ámbito de la lucha contra la piratería en aguas del Índico Occidental. Son numerosas las acciones realizadas, tanto dentro de la fuerza multinacional de la UE en la que han estado o están integrados, como en el apoyo directo a buques de interés nacional que atraviesan la zona de operaciones o que, como en el caso de los pesqueros, desarrollan su labor a diario en aquellas latitudes. Toda la experiencia acumulada ha servido para mejorar nuestros procedimientos operativos, al tiempo que ha estrechado los lazos de cooperación con la comunidad marítima.

Los buques de la FAM
Los principales medios de actuación de la FAM son su flota de patrulleros. De los ligeros quedan en servicio 8, que van del fluvial Cabo Fradera, a los más veteranos, como los tres ligeros de la Clase Anaga, más conocidos por el apelativo de los tacañones, pasando por los 2 de la Clase Toralla y los 2 de la Aresa. Respecto a los 15 patrulleros oceánicos, los más veteranos son 4 de la Clase Descubierta. También están en servicio 4 Serviola y 3 Childreu, entregados entre 1997 y 2004, aunque la joya de la FAM son los cuatro BAM, que fueron recientemente construidos por la empresa pública española Navantia en su factoría de San Fernando-Puerto Real (Cádiz). Respecto a éstos, el capitán de navío de la Puente nos refiere: Los patrulleros Clase “Meteoro” son denominados “Buques de Acción Marítima” porque su diseño está basado precisamente en las capacidades que la FAM necesita de un buque para cumplir sus misiones. Se puede decir, por lo tanto, que el BAM constituye un elemento fundamental para la FAM, no sólo por contar con un diseño moderno y eficiente, sino también por su capacidad de adaptación al desempeño de diversos cometidos.

Foto: En Las Palmas de Gran Canaria tienen base todos los BAM (foto Julio Maíz).


Sobre el resto de la Flota de la FAM comenta: En cuanto a los patrulleros, se puede decir que en estos momentos conviven buques con muchos miles de millas navegadas, con otros que se encuentran más o menos en el ecuador de su vida operativa. Los cazaminas Clase “Segura” son barcos modernos y bien equipados para su misión. El resto, en general, también cuenta con una extensa “hoja de servicios”, algo que no es en absoluto negativo; por ejemplo, el Buque Escuela “Juan Sebastián de Elcano”. Durante el año pasado la FAM procedió a la agrupación de todos los patrulleros de cada clase en una base determinada. Así, todos los BAM tienen sede en Las Palmas de Gran Canaria, o los de la Clase Descubierta en Cartagena. La principal ventaja de esta medida es lograr una mayor economía de medios y recursos destinados a su sostenimiento. En el actual panorama económico, esta decisión tiene aun mayor efecto en la gestión eficiente de recursos.
La actividad de entrenamiento de la FAM es continua, tanto con el resto de fuerzas que integran la Armada como con otros organismos. Se lleva a cabo unas veces con unidades reales, buscando el mayor realismo posible, y otras mediante simulaciones informáticas. En ejercicios en los que están implicadas otras unidades de la Flota, el COVAM, aparte de ser el proveedor de la situación general de lo que sucede en la mar, representa el nexo de unión entre la Armada y otros organismos con responsabilidades en el ámbito marítimo, la marina mercante, la de pesca, etc.

Foto: Medios contraminas de la Armada: 2 cazaminas y el buque de Mando y Apoyo “Diana”, saliendo de Cartagena y al fondo se ve el portaaviones galo “Charles de Gaulle” (foto Julio Maiz).


Respecto a colaboraciones, maniobras y ejercicios que se realizan con las diferentes administraciones españolas, el principal ejercicio en el que participa la FAM es el denominado Marsec, anteriormente conocido como Famex. Se celebra anualmente y bajo la dirección del ALFLOT, aunque son coordinados por el ALMART. Todas las agencias con responsabilidades en el mar son invitadas y no suele haber excepciones a la hora de ofrecer su participación en alguna de las actividades programadas. Los ejercicios cuentan con una estructura basada en el desarrollo de varios escenarios, que difieren tanto en su localización como en sus participantes, así como en su ámbito específico (salvamento, inmigración, narcotráfico, contaminación, etc.).
Una de las claves de la eficacia y gran número de supuestos que recogen los Marsec se basa en una exigente planificación previa y una cuidada coordinación. Así, el Estado Mayor del ALMART se encarga de convocar las reuniones de planeamiento, a las que se invita a representantes de los organismos participantes. Durante estas reuniones, que se celebran en el Cuartel General de la FAM en Cartagena, se forman grupos de trabajo dedicados a la descripción y desarrollo de los ejercicios que tendrán lugar en cada uno de los escenarios. Dado que estos supuestos están distribuidos por todas las costas españolas, se hace necesaria la implicación directa de mandos subordinados del ALMART, como, por ejemplo, el Almirante Comandante del Mando Naval de Canarias (ALCANAR). Otros ejercicios destacables son aquellos en los que cuentan con la participación de elementos relacionados con la seguridad marítima de diferentes países. Por ejemplo, cabe mencionar el Sea Border, dentro de la Iniciativa 5+5, los Phoenix Express en el Mediterráneo o los relacionados con la African Partnership en el área del Golfo de Guinea. 

Foto: Los dos patrulleros de la clase “Toralla” en la base naval de Porto Pi, en Mallorca (foto Julio Maíz).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.