Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El ex JEMAD Julio Rodríguez se declara antimilitarista

Tras conocerse que el ex JEMAD Julio Rodríguez concurriría como cabeza de lista por Almería para las próximas elecciones del 26 de junio, se han producido diversas reacciones. Pero la situación más surrealista se ha dado cuando en su acto de presentación en Almería, se ha declararado no solo pacifista, algo totalmente respetable, sino antimilitarista.

En el acto de presentación a las bases de la coalición Unidos Podemos en la ciudad andaluza Rodríguez estuvo acompañado de los dirigentes regionales de Izquierda Unida y Equo, socios de la coalición. Precisamente las reacciones más duras a la candidatura de Rodríguez por Almería las protagonizó la coordinadora general de Izquierda Unida en Almería, Rosalía Martín, quien llegó a pronunciarse sobre la candidatura de Rodríguez en términos como “es un hombre de guerra y de la OTAN” o “pueden poner al mono Amedio si quieren”, valorando su elección incluso de “provocación”. 

Sin embargo una semana después las aguas parecen haberse calmado y Rodríguez compartía mesa con Martín que aprovechó para afirmar que no se arrepiente de sus palabras, dado que son “convicciones programáticas fundacionales de Izquierda Unida”.  Llegó a afirmar de nuevo que “la OTAN está al servicio del capital” y que “seguiremos diciendo OTAN no, bases fuera”. Durante la tertulia Rodríguez se presentó desmontando estereotipos sobre las Fuerzas Armadas, llegando a recibir los aplausos del público asistente.

Rodríguez se definió como “militar democrático y progresista” y “antimilitarista contra quienes utilizan las Fuerzas Armadas como último recurso”, “pacifista porque conozco la guerra” y “tan pacifista y antimilitarista como el que más y odio la guerra como el que más”, además aprovechó para pronunciarse contra los complejos militares industriales a los que se considera “contrario”. En lo que se refiere a la OTAN, la valoró como organización “obsoleta, creada para un escenario que ha desaparecido”, sin embargo no defendió la salida de España, sino la búsqueda de una mayor autonomía estratégica de España y Europea dentro de la Alianza.

Que Rodríguez se presente como pacifista es algo comprensible por cualquier persona de bien, entendiéndose como pacifista aquel que busca promover la paz y de eso saben bien nuestros militares, muchas de cuyas misiones tratan de llevarla allende las propias fronteras.

Pero que se declare antimilitarista es difícil de entender y supone una renuncia a todo lo que como militar ha representado. Más allá de la definición que él quiera y necesite darle al concepto para justificar su inmersión política y asegurarse las simpatías de los que le llevarán al Congreso, el concepto define a quien se opone a preponderancia de los militares, de la política militar o del espíritu militar en una nación. Habida cuenta que no se encuadra España en absoluto en lo que se entiende como un país militarista, habría que ver a qué escalón quiere bajar el inexistente militarismo nacional y con qué efectos.

Habría que haber preguntado al ex JEMAD su opinión acerca de que miembros del partido político al que representa hayan propuesto expulsar a los militares a los que hasta hace poco representaba de las Islas Canarias, propuesta cabalmente rechazada por el Congreso. De la intervención militar de Libia de 2011 en la que participó España mientras él era aun Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), ha dicho que “no se lanzó ni una bomba, aunque con eso no eludo la responsabilidad política”. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El general Julio Rodriguez mientras era JEMAD (MinDef)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.