Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las propuestas en Defensa de los candidatos a la Presidencia de Chile

Revisamos los planes que en el ámbito de la Defensa defienden los ocho candidatos a presidente que el próximo 19 de noviembre participarán en la primera vuelta de las elecciones en Chile. Hay que advertir que dichos programas son muy poco leídos y nadie los tiene como Tablas de la Ley, menos los mismos políticos que los firman. De ante mano podemos decir que, en términos generales, el panorama que se avecina para las Fuerzas Armadas no parece muy distinto al que se vive actualmente.

De los dos candidatos que aparecen mejor posicionados según las encuestas, uno de ellos es de centro-izquierda y no menciona en su programa oficial a las Fuerzas Armadas, así como tampoco hace referencias a la Ley del Cobre. Sin embargo en documentos anteriores señalaba puntos destacables. En primer lugar proponía derogar la Ley del Cobre y desarrollar una planificación plurianual con aprobación de los recursos anualmente en el parlamento, el cual se involucraría en la discusión, aprobación y control del desarrollo de los respectivos programas y proyectos de inversión, operación y mantenimiento. En lo operacional propone aumentar la autoridad del Estado Mayor Conjunto, el que debe ser el mando operativo superior en tiempos de paz y guerra, para lo cual se debe considerar una mayor jerarquía a su jefatura, actualmente inferior a la de los Comandantes en Jefe institucionales.

El candidato de centro-derecha, a la fecha con mejor opción que el anterior, trata puntos similares, excepto que no menciona un control de los proyectos por parte del parlamento, pero sí establece  la mantención de un fondo de contingencia estratégica y un piso mínimo garantizado. En cuanto a lo conjunto señala que se apuntará a potenciar las capacidades y liderazgos en la actuación conjunta de la fuerzas. Dos tópicos que están señalados muy someramente podrían tener un impacto mayor. El primero plantea una modernización de la carrera militar, permitiendo aprovechar mejor las capacidades del personal que actualmente pasa a retiro cuando aún cuenta con posibilidades de desarrollar sus potencialidades. El segundo punto indica la necesidad de generar instrumentos que permitan contar con información respecto al estado de eficiencia de las Fuerzas Armadas, en relación a las distintas misiones que cumplen.

Las dos candidatas, mujeres, ambas inclinadas a la izquierda, coinciden en confiar en el orden internacional, a nivel mundial y regional, como marco de desarrollo de la defensa, incluyendo procesos de desarme y establecimiento de una comunidad de seguridad continental. Ambas proponen implícita o explícitamente derogar la Ley del Cobre unido a mayor control civil de la defensa, reducciones de recursos y mayor transparencia en su uso.

Tres candidatos de izquierda presentan programas con propuestas de cambios profundos sin mayores detalles. El más conciso propone eliminar la Ley Reservada del Cobre, sin indicar qué o como la reemplazará y sin otras referencias a la Defensa. Un segundo se inclina por cambios constitucionales y la revisión de los reglamentos que rigen a las Fueras Armadas y policías, para modernizarlos acorde a las necesidades del personal militar, velando por el cumplimiento cabal de las políticas laborales y respetuosas de los derechos de los trabajadores. El tercero pretende democratizar los ascensos, sin que sea impedido por diferencias sociales, religiosas u otras, eliminando la “odiosa discriminación y desigualdad” entre oficiales y suboficiales, para lo cual se implantara un escalafón único. Buscará la integración de los militares en la vida social, como por ejemplo en junta de vecinos, clubes y barrios, centros estudiantiles, etc.

Por último, un candidato situado a la derecha del espectro político, propone medidas bastante concretas, algunas de ellas contra la corriente dominante y otras que son novedosas en defensa. Entre las primera propone que los militares colaboren en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico y revisar los límites de uso del fondo creado por la Ley Reservada del Cobre, a fin de aumentar el presupuesto militar. Entre las segundas propone desarrollar tecnología nacional de defensa, mediante subsidios concursales con acceso a empresas privadas y el establecimiento de una alianza militar con los países de Sudamérica para proteger militarmente los intereses comerciales de la región. Finalmente propone construir el tercer dique para Astilleros y Maestranzas de la Armada (ASMAR) en Talcahuano, y la reactivación de las actividades de FAMAE (Fábricas y Maestranzas del Ejército de Chile) y ENAER (Empresa Nacional de Aeronáutica). (Roberto Sandoval Santana, corresponsal de Grupo Edefa en Chile)

Fotografía: De Izquierda a derecha José Antonio Kast Rist, Sebastián Piñera Echenique, Alejandro Guillier Álvarez, Beatriz Sánchez Muñoz, Carolina Goic Boroevic, Marco Enríquez-Ominami Gumucio, Eduardo Artes Brichetti y Alejandro Navarro Brain.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.