Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército de Chile busca un nuevo avión de entrenamiento

(defensa.com) La Jefatura de Adquisiciones del Comando de Apoyo a la Fuerza del Ejército de Chile hizo público el requerimiento para la adquisición de aeronaves de instrucción básica con unidades de suministro de potencia en tierra, o GPU (Ground Power Unit), logística asociada y elementos de apoyo de instrucción. Este requerimiento confirma que la institución castrense chilena también ha dejado el plan común de entrenamiento básico, dictado por la FACh (Fuerza Aérea de Chile) en aviones ENAER T-35 Pillan en la Base Aérea El Bosque de Santiago. Dicha decisión ya había sido tomada por la Armada, que ha revivido su plan de instrucción en la Base Aeronaval de Viña del Mar con los 7 Pilatus PC-7 del Escuadrón Aeronaval VT-1.

Cabe recordar que la Brigada de Aviación de Ejercito ya ha operado en el pasado aviones de entrenamiento básico, habiendo sido los primeros, y por muy corto tiempo, los 10 Neiva T-25 Universal brasileños. Adquiridos en 1975, pasaron a la Fuerza Aérea en 1978, que los operó primero en Iquique y luego en Puerto Montt, con despliegues a bases secundarias aledañas.

Fueron reemplazados por una veintena de Cessna R-172 K Hawk XP-II, que, además de prestar una serie de funciones de transporte y enlace, fueron también asignados a instrucción básica. Estos aparato sirvieron durante 35 años, siendo dados de baja (y vendidos en el mercado civil) los últimos 2 ejemplares (112 y 116) en julio de 2013.

La incógnita ahora es que avión adoptará el Ejército y qué explicación hay para justificar tres escuelas de vuelo básico en Chile. Decisiones como ésta vuelven a cuestionar la maximización de los recursos y el aparente desconocimiento de dos conceptos anglosajones totalmente actuales, accountability y jointness.

Respecto a los candidatos, queda totalmente descartada la opción del Pillan, visto y considerando que los últimos 8 T-35 entregados a la Fuerza Aérea recientemente fueron fabricados con los componentes remanentes en stock y como incentivo productivo en la alicaída empresa aeronáutica chilena ENAER.

Una opción válida podría ser el Cirrus SR-22, introducido recientemente por la FACh, decisión que daría ribetes de estandarización y de cambio de las tendencias de la Fuerzas Armadas de esa nación, que continúan con niveles de independencias no acordes a la realidad mundial (Cristián Marambio, corresponsal de Grupo Edefa en Valparaíso).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.