Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Cinco oficiales de la Fuerza Aérea de Chile serán procesados por el accidente del CASA 212 en el que murieron 21 personas

(defensa.com) Pese a que la causa había sido cerrada cuando el juez Juan Cristóbal Mera decidió sobreseerlo, la Segunda Sala Penal de la Corte Suprema ordenó reabrir el caso el pasado mes de abril, asumiendo la ministra Dobra Lusic la investigación que ha determinado ahora el procesamiento de cinco oficiales de la FACh  por su responsabilidad en la muerte de 21 personas en el accidente aéreo de Juan Fernández el 2 de septiembre de 2011, entre ellas los pilotos de la Fuerza Aérea Carolina Fernández y Juan Pablo Mallea.

Se les acusa de "incumplimiento de deberes militares” y cuasidelito de homicidio por haber autorizado el vuelo del CASA 212 sin que hubieran condiciones favorables para el vuelo. El máximo tribunal acogió los recursos de casación  sólo en el aspecto que ordena investigar eventuales delitos de incumplimientos de deberes militares contra el personal de la Fuerza Aérea de Chile que planificó el vuelo.

En su momento, el abogado de la Fuerza Aérea de Chile, Isidro Solís, sostuvo, remitiendo a los informes periciales, que “claramente no hay delito” en el accidente de Juan Fernández: “El del fabricante, Airbus, y otro que lo valida hecho por la Universidad de Concepción, establecen que las causas directas del accidente son en primer lugar un fenómeno meteorológico extraordinario, muy particular, muy circunscrito, que genera dos tornados rotatorios contrarios que hacen una verdadera batidora sobre ese canal que se forma entre el canal de Juan Fernández y la Isla Santa Clara. Esto se sumó a la baja altura del avión que permitió que entrara en este fenómeno”.

En agosto de 2012, el magistrado Juez Mera rechazó procesar a los ex oficiales FACh, respondiendo en su resolución con un "no ha lugar" debido a "la naturaleza y los objetivos de su investigación" a los escritos que presentaron tres abogados querellantes en la causa por gran parte de los familiares de las víctimas.

El juez Mera pretendía cerrar la investigación considerando agotadas todas las diligencias en la causa tras la recepción de los informes del fabricante de la aeronave y la Junta Investigadora de Accidentes Aéreos sobre las causas del accidente.

El C212 en las Fuerzas Armadas de Chile
A finales de 2013 se conocía el  remate de los últimos C-212-100 del Ejército de Chile, lo que significó el cierre de una época de la versión 100 de este transporte ligero táctico que sirvió en Chile durante 35 años. 17 ejemplares en sus diversas versiones han operado con el Ejército, 9 aparatos, la Armada, con 4, y la Fuerza Aérea con otros 4. Los primeros ejemplares adquiridos a la entonces Construcciones Aeronáuticas S.A., hoy Airbus Military, llegaron a Chile en Agosto de 1978, siendo del sufijo C-212-100-A11 los de la Aviación Naval y C-212-100-A10 los del Ejército.
Los 4 ejemplares navales fueron asignados al Escuadrón Aeronaval VC-1, entonces en la Base aeronaval de El Belloto. Los del Ejército pasaron a engrosar la capacidad de transporte del entonces Comando de Aviación de Ejercito, con base en Rancagua, y posteriormente a los Pelotones de Transporte, dependientes de las Divisiones de Ejército.

Posteriormente, a partir de marzo de 1995, la Fuerza Aérea de Chile recibió dos C-212-200 para el Grupo N° 1 en Iquique y otros dos C-212-300 para el Grupo N°5, en la B.A El Tepual, y en 1998 el Ejército también recibía otro lote de 3, de la versión C-212-300 (AB10).

Los C-212 tuvieron un excelente desempeño, operando en prácticamente todo el territorio nacional y en todo tipo de condiciones geográficas y climatológicas. Lamentablemente no estuvieron ajenos a accidentes, contándose la pérdida de 4 ejemplares. El primero fue el aparato en versión Naval 148, en noviembre de 1986. Posteriormente, el 23 de diciembre de 1995, se perdería el C-212-100 (Ejército 107),  mientras aterrizaba en Rancagua. El 6 de agosto de 2000, el ejemplar matricula Ejercito 230 (C-212-300) chocaba contra la ladera de un volcán, falleciendo todos los tripulantes. El último accidente lo registraba el C-212-300 matrícula FACh 966, el 2 de noviembre de 2011, tras abortar un aterrizaje en la Isla de Juan Fernandez.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.