Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Salvador destina 152 millones de dólares a la lucha contra los pandilleros

La Asamblea Legislativa salvadoreña aprobó la emisión de 152 millones de dólares en bonos para financiar medidas de seguridad en el país.  Los fondos serán distribuidos entre el sistema penitenciario, la compra de equipamiento para dotar a la Policía y a las Fuerzas Armadas y en apoyo de la Fiscalía General de la República (FGR).  Se instalarán tres centros de reclusión temporal, con una inversión de 43,5 millones de dólares, para albergar reos de baja peligrosidad y reforzar las cárceles que albergan pandilleros.  Otros 43,7 millones se utilizarán para la compra de armamento, drones y la creación de un fondo para "policías caídos".  También se financiará el comando policía-militar de élite creado en marzo pasado.  El Ejército recibirá 19,95 millones de dólares para apoyar las operaciones de los 6.300 efectivos que trabajan en tareas de seguridad y el sueldo de mil nuevos reservistas, así como para crear un fondo para familiares de militares muertos. 

Dentro de la Campaña Militar Nuevo Amanecer, la Fuerza Armada de El Salvador ha comprometido 8 fuerzas de tareas distribuidas en 29 municipios bajo el Comando Zeus, a cargo de despejar territorios con acciones de prevención y disuasión en las áreas de mayor incidencia delictiva; 11 grupos de tarea del Comando San Carlos, a cargo de acciones de prevención y seguridad en los alrededores de los diferentes centros penales; el Comando Águila, a cargo de 300 grupos conjuntos de apoyo a la comunidad, Comando Sumpul, con presencia en 30 pasos fronterizos habilitados y 130 no habilitados; y finalmente el Comando Trueno, que constituyen las Fuerzas Especiales de Reacción.  Se suma a esto el Grupo Conjunto Cuscatlán, que funciona en coordinación con la Policía y la fiscalía en actividades contra el narcotráfico y delitos conexos.

Otros 37,3 millones de dólares financiarán pensiones de militares retirados.  La FGR administrará 7,5 millones para renovar sus vehículos e infraestructuras.  Los fondos no podrán ser transferidos a ningún otro proyecto fuera de lo establecido en el decreto aprobado para la emisión de los bonos. Mientras tanto, cientos de policías y militares patrullan la plaza Gerardo Barrios, y el casco histórico, en el centro de San Salvador.  Por otro lado, se reporta que las pandillas se encontraban entrenando a 500 de sus elementos para establecer “grupos de élite”, similares a los grupos de sicarios.  Para ello, las pandillas habrían invertido en la compra de armamento: 48 fusiles, seis granadas, dos lanzacohetes LAW M72, y 20 chalecos antibalas, junto con la elaboración de 120 uniformes, 40 arneses porta-cargadores, 40 cinturones, 40 cinchos porta fusil, 40 gorros pasamontañas y 40 perneras para pistolas.  La prensa local anotaría que bajo el plan “proyecto de la mara”, los cabecillas de la pandilla MS decidieron la compra de armamento de guerra para equipar a los integrantes de su grupo de élite, adquiriéndose inicialmente seis fusiles, y un cohete LAW M72.  

Sin embargo, uno de los distribuidores fue capturado con dos M-16.  Otros representantes pandilleros viajaron a México para contactar con el cártel de narcos del Chapo Guzmán.  También han buscado armas en Guatemala y en Honduras, en julio la Policía incautó cuatro AK-47, dos M-16 y un Galil en un vehículo y que pretendía introducir ilegalmente desde Guatemala por la frontera La Hachadura, en Ahuachapán. Otro registro localizó en noviembre del 2015 en el cantón Las Ánimas, en Sociedad, Morazán, siete fusiles y subametralladoras. En la colonia Milagro de la Roca de Quezaltepeque, La Libertad, caían tres M-16 y dos pistolas.  Los detalles de las operaciones ilegales fueron detectados durante la operación Jaque de la Fiscalía y Policía, la que dejó además 77 pandilleros arrestados, de los 120 otros con órdenes de captura, y 106 automotores incautados.  (J. Montes)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.