Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


La reorientación del Ejército guatemalteco

El apoyo que el Ejército de Guatemala ha dado a la seguridad ciudadana tiene buen reflejo en la reducción de homicidios en el país,  49 por cada 100.000 habitantes en 2009 frente a los 25 actuales.  Sin embargo, y a pesar de esos éxitos, por la presión estadounidense y las nuevas visiones políticas a la institución se le encargan hoy otros cometidos.

El presidente Jimmy Morales fue quien cambió la dirección del Ejército, ordenando su participación en la reconstrucción y reparación de caminos, puentes y carreteras en el área rural y entregándole directamente la responsabilidad de rehabilitar 4.000 mil kilómetros de vías.  Bajo Morales se ha visto una reducción palpada de la participación de los Escuadrones del Cuerpo Especial de Reserva para la Seguridad Ciudadana.  La creación y jurisdicción de los nueve escuadrones fue publicada en el Diario de Centro América, bajo el Acuerdo Gubernativo 31-2015.

Pero en enero el ministro de la Defensa, Williams Mansilla, exponía la primera etapa del repliegue de la fuerza militar, con decenas de soldados reubicados a Ciudad Quetzal, San Juan Sacatepéquez y Mixco.  Los escuadrones del Cuerpo Especial de Reservas para la Seguridad Ciudadana en esos días operaban en 30 municipios de cinco departamentos, pero ya se establecía que una segunda fase del repliegue,  completada en abril, consistiría en el retiro del 50 por ciento de los escuadrones de las calles y que se les enviaría a patrullar las fronteras. 

Esta Segunda Fase implicó  dejar solo 2.100 soldados destinados a las labores de seguridad interna hasta el fin de año y no dejar ningún militar envuelto en labores de seguridad interna en 2018. Es así como la fuerza se ha desviado a tareas de seguridad en las fronteras, protección de la Biosfera Maya y al litoral del Pacífico, con el fin de evitar que narcotráfico, contrabando y pandillas entren en el país. Asumen así la frontera con México (962 kilómetros de frontera compartida) donde hay más de 104 pasos ciegos.

El reenfoque militar incluye la entrega de nueva maquinaria para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, que será utilizada en el recapeo asfáltico; dichos equipos suman un fondo de Q55.3 millones. También la Industria Militar amplió su comercialización con todas las instituciones del Estado. Mas recientemente se anunció que se espera una donación de drones por parte del Comando Sur de los EEUU, y que serán utilizados para la vigilancia de la zona fronteriza que Guatemala comparte con México. El paquete de ayuda, según el general Mansilla, incluye drones y helicópteros para la Fuerza de Tarea de Tecún Umán.  En años anteriores, Guatemala ha sido el recipiente de al menos seis Huey-II (de los que sobreviven 4), y más de 100 J8 Jeeps. (Julio Montes, corresponsal de Grupo Edefa en Centro América)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.