Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

193 años del soldado salvadoreño

El Salvador conmemoró el 193 aniversario de la fundación de su Ejército, que se remonta al 7 de mayo de 1824, cuando el Presidente Manuel José Arce fundaba la “Legión de la Libertad.”  El “Día del Soldado” se celebra así cada 7 de mayo en todas las instalaciones militares del país, si bien este año se festejó principalmente en la Segunda Brigada de Infantería (SBI) “Gral Tomas Regalado” con un desfile militar que recorría la Avenida Independencia. 

La guarnición, establecida hace 158 años en la Ciudad de Santa Ana, pasó a llamarse SBI “General Tomás Regalado” en 2006, en el marco de la celebración del centésimo aniversario de la muerte de dicho personaje, quien fuera  presidente del país y considerado el último caudillo de Cuscatlán.  El Cuartel ha cambiado de nombre en nueve ocasiones desde su fundación como como Batallón Número 2 de la Guardia Nacional, el 13 de junio de 1859, bajo el gobierno del presidente y fundador del Ejército, Capitán General Gerardo Barrios, hasta ser denominado Segunda Brigada de Infantería en 1971,  bajo el mando hoy del coronel Edwin Ernesto Juárez.

El Salvador está dividido en 5 zonas militares y a cada zona le corresponde su propia Brigada de Infantería, siendo la excepción la 3ª Zona, que controla la 3ª Brigada de Infantería de San Miguel y la 6ª Brigada de Infantería de Usulután.  Existen también 8 destacamentos militares, una Brigada especial de Seguridad Militar (2 Bns de Policía Militar y 2 batallones de seguridad fronteriza), un Comando de Ingenieros (2 batallones), una brigada de artillería (2 Bn de artillería de Campo con 12 baterías de 6 obuses cada una, y 2 baterías antiaéreas con 6 TCM-20 y 6 M55A2), un Regimiento de Caballería Mecanizada (2 batallones mecanizados), un Comando de Fuerzas Especiales (1 Batallón de Paracaidistas, 1 Grupo de Operaciones Especiales y el Comando Anti-terrorismo), y un Comando de Sanidad Militar (COSAM) dividido en Hospital Militar Central, Hospital militar Regional de San Miguel y un Batallón de Sanidad Militar, donde entrenan a personal especialista en camilleros de combate y otras áreas de la salud, además del Comando de Doctrina y Educación Militar y el Comando de Apoyo Logístico.

Precisamente, este Comando de Apoyo Logístico (CALFA) celebró en febrero pasado su 106 aniversario.  Su origen lo encontramos en el establecimiento de la Maestranza del Ejercito, un 26 de febrero de 1913, por el General José María Peralta Lagos.  El CALFA está conformado por el Batallón de Apoyo Logístico, Batallón de Intendencia, Batallón Avanzado, Industrias Militares y el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico (CIDET).  Actualmente la instalación se encuentra bajo el mando del Gral. de Bda. Salvador Montano, y la guarnición seria la receptora de elementos del ARSOUTH y a la Guardia Nacional de New Hampshire, de los Estados Unidos, con una serie de capacitaciones y revisión de procedimientos y métodos como parte de un intercambio de expertos en la preparación de un informe de Preparación para Mantenimiento.  El asunto fue liderado por el Ejército Sur de los Estados Unidos (ARSOUTH) y apoyado por la Guardia Nacional del Ejército del estado de New Hampshire, entre el 13 y el 16 de marzo pasado, donde especialistas estadounidenses compartieron con los efectivos del CALFA técnicas avanzadas para el mantenimiento de vehículos y armas, desarrollaron procesos más eficientes para almacenamiento de insumos y documentación logística, entre otros.

El Comando de Apoyo Logístico

Fue en los talleres del CALFA donde, durante el conflicto interno entre las décadas de los setenta y ochenta, donde se modificaron un sin número de pertrechos militares.  Fue allí donde se acopló en su día un fusil corto Colt M16A2 (hoy denominado M4), a un lanzagranadas M203.  Hasta entonces, el M203 solo se colocaba en el M16 estándar.  Según se dice, de allí salió la idea de la USSF de pedir a Colt una aceptación similar de fábrica.  Durante el conflicto se modificarían las viejas MADSEN Saetter para usar la munición y cincho alimentador de la ametralladora M60.  Las misma M60, aquellas asignadas a los paracaidistas, sufrirían una modificación, recortándoles el cañón para hacerlas más funcionales a la infantería aeromóvil, aligerándolas y acortándolas, pero al mismo tiempo volviéndolas incontrolables y desbalanceadas.         

Entre los logros mayores del CALFA estaría la creación del papamóvil utilizado por Juan Pablo II durante su visita a El Salvador en 1983, así como la modificación y repotenciación de diversos vehículos blindados.  Esta tarea continua, gracias al CIDET, y recientemente se blindaron 7 camiones Navistar para su uso por unidades en servicio internacional y misiones de paz.  Así mismo, se han recuperado una serie de vehículos, y se ha introducido el VCT-A2, un vehículo blindado de apoyo de fuego.  Ahora el esfuerzo se extiende a lo marítimo, con la modificación de naves decomisadas a los narcotraficantes, adaptándolas para combatir las estructuras del narcotráfico, de acuerdo al jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Naval, Capitán de Navío René Merino.  Entre los últimos avances, el CALFA logró la repotenciación y modificación de una ambulancia, un remolque de aeronaves, un camión cocina, dos helicópteros Hughes 500 y una grúa, utilizados por el II contingente de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Mali.

Actualmente, el gobierno mantiene 7.602 efectivos militares distribuidos en cinco comandos especializados y envueltos en seguridad pública, y hay unos 13.800 soldados en patrullajes en apoyo a la policía nacional.  Esto supone un desgaste importante para los equipos y materiales.  El presupuesto solo alcanza para las operaciones y poco para mantener equipos.  El dinero para la inversión es casi nulo.  La reciente visita del Ministro de Defensa Salvadoreño, general retirado David Munguía Payés, a Cuba estuvo precisamente marcada con la intención de revisar las tecnologías desarrolladas por la Unión de Industrias Militares (UIM) de las FAR en la recuperación de equipos. 

Estas tecnologías afectan sobre todo a los esfuerzos del CALFA en la renovación de materiales, como la adopción de implementos cubanos para el establecimiento del RPG-7 como remplazo del M67 como arma estándar antitanque salvadoreña; la actualización del cañón sin retroceso de 105mm M40A1 con el pedestal/tráiler propio de los B-11, además de la acomodación de los sistemas antiaéreos tri-tubos M55A2 con implementos incorporados en los Zu-23 cubanos.  Por otro lado, El Salvador no tiene el mismo aislamiento de Cuba, por lo tanto, no tiene por qué partir de cero.  Lo mejor es saber utilizar los módulos de mejora de fábrica, como se hace en Colombia, y así el CALFA podría modificar, por ejemplo, las existentes M60, aun utilizadas en tareas de patrulla de campo, con los módulos M60E4 y A6, lo que les mejora el mecanismo haciéndolas más fáciles de mantener y más fiables, las aligeran, y las balancean, antes que los soldados se cansen de cargarlas y recurran a lo que hicieron antes: cortarles el cañón y removerles el bípode.

Los lanzagranadas M79, también pesados y largos, podrían cambiar su montura por una de plástico y polímeros, y culata retráctil y plegable, para aligerarlos y volverlos más compactos y manejables y así permitir que el granadero porte también su fusil estándar en lugar de pistola.  Otro ejemplo está en los Humvee M1098 excedentes que pudiesen llegar desde los EEUU, y a los que el CALFA podría colocarles las mejoras y capsulas de protección antiminas, y ponerlos al estándar del Búfalo VLB colombiano.  Son cambios prácticos que mejoran las prestaciones, alargan la vida y vialidad del armamento y son relativamente económicos frente a la opción de compra.

El Ministro Munguía Payés reconoció hace unos días que desde el 2010 la institución castrense ha separado a  casi 600militares por vinculación a las pandillas.  Estas, incluyendo la Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18, poseen más de 600 células en El Salvador.  Ahora, con la posibilidad de una masiva deportación de pandilleros desde los EEUU, las autoridades salvadoreñas se encuentran considerando medidas de coordinación entre la Fuerza Armada y Policía.  Los reportes locales hablan que el vicepresidente de la República ha propuesto un decreto con medidas especiales para los pandilleros deportados desde EEUU, que podría incluir que estos deban presentarse cada 30 días en un juzgado para comprobar que no están delinquiendo.  Todo esto después de detectarse una reducción de homicidios en un 53% desde el primer trimestre de 2017. (J.Montes, corresponsal de Grupo Edefa en América Latina

Fotografías (J. Montes):

·Soldados con M67 de 90mm

·VCT-A2

·M79 y M60 recortada

·Torreta H90 como aquella del AML

·Soldados con la M60 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.