Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La fuerza naval hondureña se prepara para la recepción de nuevos medios

(defensa.com) Mientras en Holanda  concluye la construcción de la patrullera FNH1401 Lempira,  y se  fabrica ya la segunda patrullera FNH1402 Morazán,  se continua con la construcción de las interceptoras navales que complementarán la escuadra.  Todas estas unidades nuevas pasarán a engrosar la flotilla naval caribeña. A su llegada, las patrulleras de 65 pies y 105/106 pies, ahora en operaciones en el Atlántico, pasarán a patrullar el Golfo de Fonseca.  La nueva flota ha sido adquirida bajo un controvertido contrato de arrendamiento valorado en 61.436.555 dólares.

Además de los preparativos en Holanda, en junio el Gobierno de EEUU entregó un interceptor BW370 Justice de 37 pies a la Base Naval de Puerto Castilla.  Se trata del primero de una flotilla interceptora de hasta 5 modelos que equiparán  a las Fuerzas Especiales Navales (FEN). Solo el navío tiene un valor de 600.000 dólares, agregándosele a ese monto el costo de su tráiler respectivo, tractor, repuestos y demás.  Hace poco más de un año, el US Army Space and Missile Defense Command/Army Forces Strategic Command (USASMDC/ARSTRAT) otorgó un contrato a Brunswick para el suministro de 60 botes del tipo Justice BW320 y BW370 y su entrega al SOUTHCOM para su distribución a los países de Centro América y el Caribe aliados en la guerra contra las drogas.  El modelo de 32 pies (BW320) monta dos motores fuera de borda Mercury Verado, mientras que el modelo de 37 pies de eslora (BW370) monta tres motores.

Junto con el BW370 se proporcionaron dos lanchas rápidas renovadas Eduardoño de 36 pies, y con ellas se completan las 14 interceptoras navales prometidas bajo el CARSI en lo que va del 2013.

Poco antes, la Fuerza Naval de Honduras estableció un apostadero naval en Cayos Cochinos, asignándole una de las renovadas lanchas rápidas Eduardoño y personal naval que permanecerá en este sector.  El general René Osorio, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, declararía que los objetivos del apostadero son  ejercer el patrullaje de los Cayos Cochinos para la defensa de sus recursos marítimos, y enlazar sus operaciones con La Ceiba e Islas de la Bahía.  Se especificó que son 1.150 kilómetros cuadrados de que se deben proteger, cubriendo el arrecife Roatán Bank que está a 62 pies de profundidad.

Hay que recordar que como parte de todo este reforzamiento naval, recientemente, la embajadora Lisa Kibiske entregó, en la Base Naval de Cortés, las primeras 8 lanchas repotenciadas con financiamiento estadounidense, junto con el buque anfibio repotenciado Punta Caxinas.  Esta anfibio fue inicialmente donado por los EEUU en 1988, y repotenciado con una inversión de 13.5 millones de lempiras para su utilización como madre nodriza y logística de las interceptoras.  Las primeras 8 Eduardoño entregadas miden 32 pies de eslora, mientras que el resto son de 36 pies de eslora.

Todas han sido modificadas tomando un fondo proporcionado por los EEUU, y estandarizadas con dos motores de 250 caballos de fuerza cada una, que permiten un radio de acción de seis horas ininterrumpidas.  Su armamento normal incluye al menos una ametralladora pesada y son tripuladas por cinco elementos de las FEN, recientemente adiestradas por los SEAL de EEUU como cuerpo de élite marítimo, con capacidad de respuesta en cualquier tipo de operaciones navales.

El Punta Caxinas mide 149 pies de eslora, tiene una capacidad de 100 toneladas, una velocidad de 12 nudos.  El buque puede albergar hasta cuatro Eduardoños, junto con su respectivo combustible y avituallamiento. (JMAH)

 

Fotos:

Patrullero hondureno (Foto Orlando Sierra AFP)

Interceptor Damen como aquellos que recibira Honduras


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.