Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La pistola Caracal se fabricará en Brasil con la vista puesta en todo el mercado latinoamericano

Delfire Industria y Comercio de  Extintores, con sede en Anapolis (Goiás), ha firmado en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, un acuerdo con Caracal International LLC, presidida por Hamad Al Ameri, para la instalación de una planta industrial de la empresa en este estado brasileño. La unidad se centrará en la producción de armamentos y municiones, exclusivas, para las fuerzas de seguridad pública de Brasil pero con la atención orientada al mercado latinoamericano.

La iniciativa cuenta con el apoyo del gobierno de Goiás, representado en la ceremonia de la firma del memorando de entendimiento entre las dos empresas por el Superintendente General de Desarrollo Económico (SED), Luis Maronezzi, y la Superintendencia de Acciones y de Operaciones Integradas de la Secretaría de Seguridad Pública y  Administración Penitenciaria  (SSPAP), delegado federal  Emmanuel Henry. Se espera que sean generados, tras  la consolidación del proyecto, alrededor de 1.250 puestos de trabajo directos e indirectos.

De acuerdo con el memorando de entendimiento, las dos compañías se han comprometido a trabajar para facilitar la instalación de una industria de Caracal en Brasil, gestionando la aprobación inicial del gobierno de Brasil para la fabricación de armamento. Se comprometen también a construir un plan de viabilidad para el proyecto a la vez que se establece que las partes también desarrollarán un proyecto para el inicio de actividades industriales, sobre todo el montaje de componentes  en avance para la futura producción de armas.

Para el empresario Augusto de Jesús Delgado Junior, la firma del memorando de intención con Caracal, referente de alta tecnología en la fabricación de armas, representa una ruptura de paradigmas, introduciendo la primera industria propiamente bélica de origen extranjero que puede ser  instalada en Brasil. Se ha subrayado durante las negociaciones, que  Caracal Brasil fue planeada para entrar en funcionamiento en aproximadamente 12 meses a partir de este acuerdo. Estudios previos para la instalación de una planta de Caracal en el estado de Goiás aducen que la unidad debe basarse en la ciudad de Anapolis, donde está dispuesta la mayor plataforma logística e infraestructura dedicada al transporte y exportación de la región del Medio Oeste de Brasil.

Actualmente, Caracal tiene como ingeniero jefe de operaciones a Robert Rich, que desarrolló productos militares para la alemana Heckler & Koch GmbH (H&K) y SIG Sauer GmbH & Co.KG, entre otros. Esta industria produce una línea de armas especiales, incluyendo rifles de salto, fusiles de francotiradores, pistolas, ametralladoras semiautomáticas, rifles automáticos, municiones y accesorios para armas. Su producto más popular es la pistola Caracal en varias series. Eventualmente, se podrían instalar otras líneas de montaje del grupo, lo que incluye la producción de vehículos blindados para fuerzas policiales, aviones no tripulados y municiones especiales.

La ubicación estratégica del estado de Goiás y en particular en la ciudad de Annapolis, que facilita la inserción de los productos en el mercado sudamericano, fueron aspectos destacados en estas tratativas. Todo indica que se comenzaría la actividad ensamblando por la pistola Caracal, arma personal  reglamentaria de las Fuerzas Armadas de los Emiratos Árabes Unidos. Su apariencia la asemeja a la Steyr M9, también diseñada por Wilhelm Bubits, en sus dos opciones, la Caracal F (variante básica de tamaño completo) y la C (variante compacta con longitud y altura reducida)

Si bien los lobbys locales en tiempos recientes obstaculizaron la instalación de otras industrias bélicas en Brasil, como CZ y Glock, se cree que, tras las acusaciones internacionales contra Taurus (actualmente unida a CBC) por tráfico de armas a filiales de Al Kaeda, su fuerza habría disminuido considerablemente. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.