Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Navantia y Ecovix/Engevix trabajan conjuntamente en Brasil para reparar la propulsión y los sistemas electrónicos del Patrullero Oceánico venezolano PC-22Warao

(defensa.com) Navantia y la empresa brasileña Ecovix-Engevix, han firmado un contrato de asistencia técnica para la puesta en funcionamiento de la propulsión y los sistemas de automatización del patrullero de la Armada Nacional Bolivariana PC-22 Warao.

Además, los equipos de Navantia proveerán sistemas de propulsión, generación de energía y una plataforma de sistema de control del buque y sistemas electrónicos,  que se producen en sus propias fábricas de motores, en Cartagena (España). Este acuerdo es un paso más en la consolidación de la presencia de Navantia en Brasil, demostrando la clara apuesta de la compañía española por país.

Las reparaciones de la OPV Warao se llevarán a cabo en el Arsenal de Marinha de Río de Janeiro (AMRJ), donde Navantia ya está trabajando en la modernización de la corbeta brasileña “Júlio de Noronha” Corvette V-32. La modificación de los mecanismos del sistema de control del navío, gracias a la automatización del  proyecto ad hoc permite, además, la total  automatización de la nave. En el mismo Arsenal, la empresa de reparaciones y construcciones navales Emgepron se hizo cargo de los trabajos estructurales del Warao, que presentaba daños muy severos tras el accidente que sufrió en 2012 durante las maniobras “Venbra” con Brasil.

El  Warao, que pocos meses antes había sido dado de alta en  la Armada venezolana, colisionó contra un arrecife coralino al aproximarse al puerto brasileño de Fortaleza, a donde fue remolcado permaneciendo en ese puerto hasta febrero de 2013, cuando, a bordo del buque dique holandés Rolldock Sea, fue trasladado a Río de Janeiro, al AMRJ, siendo  asignados los fondos para su reparación poco después. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.