Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El narcotráfico atenta contra las alarmas del complejo nuclear brasileño de Angra dos Reis

La operatividad del sistema de alerta está amenazada en el complejo, ubicado a 90 kilómetros de Río de Janeiro. El crecimiento de la criminalidad en el entorno de las centrales nucleares de Angra dos Reis ya es una preocupación concreta en la Cámara de Diputados. Un pedido de audiencia pública en la Comisión de Minas y Energía fue formalizado a mediados del mes pasado tras una denuncia de que narcotraficantes armados estarían impidiendo el accionamiento y el mantenimiento de  las sirenas instaladas en la región y usadas en entrenamientos de emergencia, e inclusive, destruyendo folletería a ser distribuida entre los vecinos.

La acción de los criminales se produce principalmente en el popular barrio Frade, distante cinco kilómetros de la Central Nuclear Almirante Álvaro Alberto (CNAA), conjunto formado por Angra 1, Angra 2 y Angra 3 ( ésta, aún  en construcción e investigada por corrupción). En el Plan de Emergencia Externo (PEE) de la Central Nuclear, esta área se denomina Zona del Plan de Emergencia (ZPE) 5, la segunda más cercana a las usinas. La presencia ostensiva de delincuentes armados impactó, desde julio, el accionamiento de, al menos, dos sirenas instaladas en las proximidades del Morro da Constancia, ubicado en Frade.

Además de no permitir el accionamiento remoto y la presencia de técnicos para mantenimiento, los traficantes también impiden la distribución de material informativo sobre el Plan de Emergencia Externo ,lo  que usualmente ocurría de casa en casa. Un relevamiento realizado por el Núcleo de Estudios en Conflicto y Sociedad (Necso) de la Universidad Federal Fluminense, confirma un enorme crecimiento de los crímenes en Angra dos Reis. De acuerdo con el estudio, en 2015, se registraban cerca de 30 comunidades en el municipio donde se observaba la presencia ostensiva de traficantes armados. Las pruebas sonoras en el entorno de las usinas se realizaban una vez al mes, siempre sobre el día 10 , lo que no sucedería desde julio.

Según la estatal Eletronuclear la violencia en la región ya es un problema de seguridad pública y que espera una pronta solución por parte de las autoridades competentes. (Javier Bonilla, Corresponsal del Grupo Edefa en Río de Janeiro)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.