Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Aérea brasileña continúa su reestructuración, con nuevas afectaciones de bases y fusión de escuadrones

El jefe de la Fuerza Aérea brasileña, Teniente Brigadier del Aire Nivaldo Luiz Rossato, firmó dos importantes resoluciones ligadas al proceso de reestructuración administrativa y operacional que está acometiendo la FAB. Las bases aéreas que no poseen escuadrones de vuelo tendrán nuevas estructuras de subordinación, cinco de ellas pasarán a la Secretaría de Economía, Finanzas y Administración de la Aeronáutica (SEFA) y una, la de São Paulo/Guarulhos, pasará a mando del Comando General de Apoyo (COMGAP ).

Las Bases Aéreas de Fortaleza (BAFF), Santos (BAST) y Florianópolis (BAFL)  pasan a la subordinación de la SEFA, específicamente al Centro de  Apoyo Administrativo de la Aeronáutica (CEAP), que ya posee bajo su responsabilidad los Grupos de Apoyo (GAPs) y las Prefecturas de Aeronáutica. Estos lugares funcionarán como bases de despliegue, es decir, a disposición para recibir ejercicios, operaciones o funcionar como punto de apoyo a las aeronaves en tránsito. También se creó una nueva unidad administrativa, el Grupo de Adquisiciones Específicas (GAE). Su objetivo será el desarrollo de un estándar único de adquisiciones en cuatro áreas: logística, salud, abastecimiento y control del espacio aéreo, congregando la experiencia de los ya existentes Grupo de Apoyo de la Salud (GAPS), Grupo de Apoyo a las Unidades del Sistema Control del Espacio Aéreo (GAPCEA) y Grupo de Apoyo Logístico (GAL). Es lo que explica el Brigadier del Aire Luiz Ricardo de Souza Nascimento , presidente de la Comisión de Implantación de la nueva organización:

"El desafío es manejar un estándar único en las adquisiciones, con base en las leyes nacionales, pero principalmente dar más eficiencia en el trato de la gestión pública, más transparencia, agregando nuevos procedimientos", dijo. El Comandante de la FAB destacó la importancia de los cambios en la estructura de la Fuerza "para un futuro más eficiente y operacional"

En este marco, fue desactivado en Guarulhos el 4º Escuadrón de Transporte Aéreo (ETA), también denominado Escuadrón Carajá, el 10 de enero, en una ceremonia presidida por el Jefe del Estado Mayor del Comando General de Apoyo (COMGAP), Brigadier General José Augusto Crepaldi Affonso. Desde su creación, el 12 de mayo de 1969, el Escuadrón Carajá lanzó, suplió y rescató, volando más de 135 mil horas en favor de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) y de Brasil. En el caso de las aeronaves C-97, C-95M y C-95BM (Embraer 120 Brasilia y EMB-110 Bandeirante), fue uno de los escuadrones precursores en la operación de aterrizaje y despegue en carreteras y operó aviones de transporte aéreo y de tropa , conexión de mando y evacuación aeromédica y transporte de órganos.

En los últimos años, esta unidad contribuyó con la Central Nacional de Trasplantes (CNT), habiendo realizado, a lo largo de 2017, el transporte de 66 órganos vitales. A lo largo de su historia, todas las aeronaves regresaron a casa, sin registro de fatalidades en accidentes. Este hecho resultó en el premio Flight Safety, de la United States Air Force (USAF), en 2001, y el premio de la Seguridad de Vuelo Fuerza Aérea de Chile en 2002. Las aeronaves y efectivos del Escuadrón serán integrados al 3º ETA, en Santa Cruz, Río de Janeiro. (Javier Bonilla, Corresponsal del Grupo Edefa en Río de Janeiro)

Fotografía: El nuevo responsable de adquisicones de la FAB, Brigadier Luiz Ricardo de Souza Nascimento.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.