Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


La fiscalía de Brasil investiga a Odebrecht y DCNS por sobreprecios vinculados al Programa de Submarinos de la Armada PROSUB

A petición del Tribunal de Cuentas brasileño, el Ministerio Público Federal abrió una investigación en Brasilia sobre un contrato por valor de 12.500 millones de dólares destinado a la construcción de las instalaciones y el astillero que será utilizado para montar el submarino de propulsión nuclear y otros sumergibles, derivados de la clase Scorpene.

El promotor Iván Marx ya ordenó la respectiva investigación policial  y se reunió con los auditores contables, siendo informado de otra investigación simultánea en curso en el Ministerio Público Militar y programando  una inspección ocular. Marx requirió al Ministerio de Asuntos Exteriores  entregar todos los telegramas intercambiados entre las embajadas brasileñas y francesas relacionadas con la compra de submarinos a DCNS y la contratación, sin licitación, de  Odebrecht para construir el astillero donde serán ensamblados. Este contrato contempla la construcción de un astillero en Itaguaí,  Río de Janeiro, cuatro submarinos diésel eléctricos y un submarino nuclear, con sus entregas varias veces postergadas.
En agosto de 2015, el Tribunal de Cuentas (TCU) identificaba a través de una auditoría confidencial, un sobreprecio de 155 millones de dólares en la construcción de la Base Naval y el astillero , llamando a la Policía Federal, a  los fiscales federales y otros órganos federales para investigar posibles irregularidades en el programa. Los proyectos están siendo construidos por Odebrecht, grupo contratista investigado y con  varios ejecutivos procesados por corrupción , evasión de divisas, organización criminal y lavado de dinero  Según el tribunal, la cantidad a pagar por las obras ha aumentado al menos un 60% desde 2008.
DCNS, como  asociada exclusiva para estas obras, designó a la controvertida firma Odebrecht como socia y única "calificada" técnicamente, incluso sin que la misma , aunque con un amplísimo curriculum internacional, demostrase una  experiencia destacable en el área  militar naval. El grupo francés también disputa la prácticamente postergada modernización del vetusto y escasamente utilizado  portaaviones A-12 Sao Paulo, cuya viabilidad está en duda. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.