Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Eric Trappier, CEO de Dassault, acompaña al presidente francés, François Hollande, en su visita a Brasil

(defensa.com) El Rafale fue dado como seguro ganador de la licitación, precipitadamente, durante el  gobierno  Lula  (2003-2010)  por el propio mandatario brasileño con ocasión de una  visita del entonces presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en setiembre de 2009. Las posibilidades de que el caza francés se elija como principal avión de combate de la Fuerza Aérea de Brasil durante las próximas décadas, después de un culebrón que ha durado más 12 años, siguen bien posicionadas. François Hollande, además, tiene también una buena relación con la presidenta Dilma Rousseff.

Trappier, por su parte, debe responder sobre todos los detalles, políticos, financieros , técnicos que Rousseff  y sus  asesores quieran saber o profundizar sobre detalles relacionados con el contrato por mil millones de dólares que significaría la posible  compra de 36 aviones.

Uno de los principales rivales de los Rafale, el estadounidense Boeing F/A-18 Super Hornet , ha sido afectado  políticamente con la repetición periodística –a veces muy interesada y hasta el hartazgo-  de  las revelaciones respecto al espionaje  de EEUU a Brasil y Francia. Otro punto a favor del Rafale es la asociación que Brasil y Francia tienen en la construcción de submarinos Scorpene, inclusive en sus nuevos astilleros, o la presencia en Itajubá  de Eurocopter con su filial Helibrás.

Además,  operativamente,  en recientes misiones como Afganistán, Libia y Mali, el Rafale tuvo un buen desempeño en  combate, en una de ellas, de Francia a Malí, se llegó a volar satisfactoriamente una distancia equivalente a recorrer todo Brasil, desde el sur al norte, cumpliendo el objetivo eficazmente.

El CEO Dassault llega a Brasil para diez días de intensas conversaciones.  Hablará con las autoridades nacionales y las empresas que puedan estar involucradas en la producción de componentes para el eventual Rafale de la FAB, si se opta por el mismo durante el actual gobierno o inicios del próximo, si se decide posponer la compra, al igual que lo hicieron los dos anteriores presidentes. El acuerdo de venta y producción de 126 Rafale con India, incluyendo al final, un 100 % de  nacionalización de la aeronave, con la transferencia de tecnología completa, para luego ser ensamblada localmente, sería una referencia de lo que podría suceder en Brasil, aunque la meta inicial aquí es una nacionalización de al menos el 50 % de los componentes (más de eso no sería rentable para sólo 36 aviones).

Benoit Dussaugey, vicepresidente del programa Rafale, ya visitó Embraer, una de las cerca de 50 empresas con los que el consorcio ya tiene acuerdos de cooperación. Un ejemplo de transferencia de tecnología que citó es el de  Omnisys , de la ciudad paulista de São Bernardo do Campo , controlada por la multinacional Thales , que sería responsable del radar Rafale .

Tampoco faltan observadores estimando que, debido a las dificultades políticas del gobierno en aprobar una compra militar voluminosa en año electoral, Hollande ofrecería versiones más modernas y actualizadas del Mirage 2000, modelo que, en series anteriores, la FAB va a desprogramar el 31 de diciembre próximo. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.