Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los cien años de la Aviación Naval Brasileña

La Aviación Naval de Brasil, fundada en 1916,  ha celebrado cien años de historia. Antes, en 1911, el teniente Jorge Henrique Moller,  graduándose como el primer piloto militar brasileño recibió su brevet el 29 de abril en Francia, siendo su primer antecedente. Pero la actividad aeronaval brasileña comienza formalmente en 1916 con la creación de la Escuela de Aviación Naval. Esta unidad de  aviación se desarrolla rápidamente, fuerza pionera con raíds aéreos, el correo militar, precursor del posterior correo aéreo nacional, y cuyos aviadores navales participaron en operaciones reales de patrulla durante la Primera Guerra Mundial con la RAF. Asimismo, la primer escuadrilla acrobática militar de Brasil fue de origen naval, integrada por aeronaves Boeing 256, cuya primera presentación oficial se hizo en la inauguración de la primer sede aeronaval uruguaya, en 1933.

Con la creación de la Fuerza Aérea de Brasil (FAB) en 1941 se decidió que la Aviación Naval y también la Aviación Militar (subordinada al Ejército de Brasil) dejasen  de existir, transfiriendo su flota a la nueva fuerza. Los militares del Ejército y la Armada tuvieron la opción de pasar a la nueva fuerza o permanecer en su fuerza original. En ese momento hubo mucha controversia sobre si la Fuerza Aérea debía realmente convertirse en un organismo independiente o no.

En 1952, la Aviación Naval reaparece en una segunda fase, con la recreación de la dirección de Aeronáutica Marina y una nueva estructura organizativa. Se quería que la Armada pudiese volver a tener de nuevo sus propios medios  aéreos, lo que culminó con la adquisición del Navío Aeródromo Ligero Minas Gerais (A-11) en 1956, sometiendolo a una amplia modernización. Sin embargo,  después de una intensa fricción con la FAB, de conformidad con un Decreto Presidencial en 1965, la Marina quedó restringida a las aeronaves de ala rotatoria. Las aeronaves de ala fija pasaron a la FAB, que las  operaba a bordo del portaaviones y los helicópteros navales de la  FAB fueron transferidos entonces a la Marina.

El  8 de abril de 1998 la Marina de Brasil recuperó el derecho a poseer sus propios aviones de ala fija para operar desde sus barcos. En el mismo año se recibieron, de los stocks de A-4 de la Fuerza Aérea de Kuwait, 20 aviones monoplazas y tres aeronaves para dos tripulantes, éstos últimos dirigidos a la formación y entrenamiento. Estos aviones recibirían respectivamente las asignaciones AF-1 y AF-1 A. Más tarde, en 2014, el modelo pasó por una modernización y recibió nuevas designaciones: versión monoplaza, denominada AF-1, con 12 aeronaves:9 unidades serie A y 3 AF-1B  biplazas para entrenamiento.

La formación inicial de los pilotos de la escuadrilla se llevó a cabo en la Fuerza Aérea de Brasil, la Armada de la República Argentina y la Armada de los Estados Unidos de América. Al principio también se  desarrollaba junto a la Aviación Naval Uruguaya. La escuadrilla VF-1 operaría brevemetne desde el  Minas Gerais, aunque luego fue ampliada su capacidad operativa con la adquisición del portaaviones Sao Paulo en Francia.

La Aviación Naval se integra básicamente por el Comando de la Fuerza Aeronaval, con sede en Sao Pedro da Aldeia, al que están sujetos la Base Aéronaval de São Pedro da Aldeia, el Centro de  Instrucción  y Entrenamiento Aeronaval  Almirante José María Oliveira do Amaral, la Policlínica Naval de São Pedro da Aldeia, el Centro de Intendencia de la Armada en São Pedro da Aldeia, cinco escuadrones de helicópteros y aviones de la escuadrilla, y tres escuadrones de helicópteros, con sede en Manaus, Ladário y Rio Grande.

Además de los ejercicios operativos llevados a cabo con los Fusileros Navales, con los buques de la Flota,  o las Fuerzas Distritales, los helicópteros también participan en misiones hidrográficas en buques de la Dirección de Hidrografía y Navegación, en las operaciones antárticas y también en varias misiones de apoyo, destacando las humanitaria, tales como búsqueda y rescate  (SAR) y el  transporte para los programas sociales del gobierno federal. Se cumplen también actividades normativas, técnicas y de gestión por parte de la Dirección de Aeronáutica de la Armada (DAerM), especialmente aquellas relacionadas con la modernización, la obtención de nuevos medios aeronavales y la seguridad de la aviación naval.

En la actualidad, la Aviación Naval brasileña está compuesta por siete escuadrones de ala rotatoria, utilizando unidades Helibras Esquilo, Bell Jet Ranger, Súper Linx, Sikorsky Sea Hawk y Airbus H225M. Las únicas aeronaves de ala fija- hasta incorporar próximamente los nuevos Grumman C-1/KC-2 Trader- por el momento son las del 1er. Escuadrón de Aeronaves de intercepción y ataque (VF-1), los A-4, parte de los cuales están siendo modernizados por Embraer. Además, se analizan diversos modelos de UAV de tipo medio, entre ellos el IAI Heron y el Hermes 900 para ser encomendados y sumarse a los mini UAV nacionales Carcará, utilizados por los Fusileros Navales. (Javier Bonilla)

Fotografía: H-225M Marina do Brasil.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.