Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los vehículos tácticos españoles, la ayuda americana tras la II GM

 

(defensa.com) En el período 1953-63, las entregas de coches y camiones ligeros para España desde el Ejército de los Estados Unidos rebasaron los 6.000. Por el contrario, las llegadas de camiones pesados en un espacio temporal más largo, del 53 al 75, escasamente alcanzaron los 600, menos que el total de carros de combate proporcionados por los norteamericanos. Pero la variedad de tipos y versiones y su interés tecnológico suplieron sobradamente lo escaso de su número.

Igual que aconteció con los más ligeros, en los primeros años desde 1953 casi todas las transferencias en esta categoría consistieron en camiones que databan de la II Guerra Mundial (SGM), en la clase entonces definida para 6 ton.: el Corbitt 50SD 6 y su idéntico White 666, usados invariablemente como tractores de artillería, junto con grúas Ward LaFrance M1A1. Aunque no compartían familia, hacían éstas las veces de sus recuperadores, pues los White/Corbitt no tuvieron versión grúa. Por el contrario, entre ellos sí que hubo tractores para semírremolques.
La caja de carga de los Corbitt y White era pequeña porque, puros tractores de artillería, los caracterizaba su batalla corta y, sobre todo, un gran cabrestante colocado no en el guardabarros, sino entre cabina y caja. Eran llamativamente lentos y potentes y llegaron con cabinas tanto cerradas como abiertas. También habría servido en España el Brockway B666, variante alargada de la familia del White 666 especializada en tender elementos del puente llamado Treadway. Si sirvió en España lo hizo en cantidad muy limitada, probablemente restringida al Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros, y ya no subsistía en 1968.
Es segura la presencia en España del camión de carga Mack NM-6 (familia G535), otro 6x6 para 6 ton. en todo-terreno con cabrestante central, parecido a los antedichos, aunque menos potente. Posiblemente llegó con las primeras entregas de la llamada ayuda americana. En 1968 subsistían 25, que en su mayoría creemos asociados a la artillería de la División de Montaña nº 6. Se dice que el antedicho material era veterano de la Corea en guerra. Pero, a diferencia de las categorías que antes hemos analizado, para la de camiones pesados recibió el Ejército español, ya desde los primerísimos tiempos de los acuerdos, unos cuantos de 5 ton. de fabricación reciente, incluso puede que nuevos, de los apodados Continental: los llegados en esos primeros años sólo pertenecían a la variante plataforma portapuentes M139.

 


Durante los años finales de vigencia de los primeros acuerdos, digamos a partir de 1958, ya no son los viejos White, Corbitt y afines los que se reciben, sino camiones para 5 ton. de los manufacturados durante el conflicto coreano, aquellos que en España, en forma poco fidedigna, se denominaron Continental: más portapuentes M139, grúas M62, la moderna M543 –que había entrado en producción en 1960– sólo al final del período y camiones de carga general de la variante M41 que, como en el caso del Reo M34, era la provisional de producción inicial. Los totales que nos proporcionan los archivos oficiales norteamericanos para este período son muy simples: procedentes de su Ejército, 285 camiones de 5 ton. de carga y 84 grúas, y desde su Fuerza Aérea 35 volquetes. El único 5 ton. que entregó la US Navy era una grúa M62, que se identifica sin dificultad con la que llegó al Grupo Especial de Infantería de Marina.
Estas cantidades nos parecerían escasas, cuando menos los 285 de carga, si tuviesen que incluir en su seno también los White y Corbitt de la SGM, entonces clasificados para 6 ton., categoría que por ninguna parte aparece en los datos oficiales estadounidenses. De obviar éstos, los totales se ajustan bastante bien con los que nos regala el estadillo del Ejército español para octubre de 1968:
• Contra lo que pudiera parecer, el número de Continental llegados en la versión típica a España, M41 de carga, fue bastante reducido: 197. Ello se explica porque la época de su advenimiento es la de exaltación de la división pentómica en los Estados Unidos, cuya doctrina seguía muy de cerca el Ejército español a la sazón. A su luz, la abrumadora diferencia numérica entre los camiones de carga ligeros (2½ ton.) y pesados deja de sorprender cuando se coteja con la plantilla teórica de la división experimental modelo 1960, derivada de la pentómica: para 502 camiones de 2½ sólo disponen 23 pesados de 5 ton.
• En cuanto a los portapuentes, inicialmente estimamos unos 55 M139, aunque entre ellos podríamos acoger un pequeño número del Brockway B666, si llegó a servir en España. El estadillo de 1968 no es demasiado claro al respecto, pues parece duplicar la alusión al M139, y ello con cantidades divergentes: la cifra que juzgamos más probable es 71 y habría sido la otra, 47, víctima de involuntaria omisión de dos docenas en una misma región militar.
• Los tractores para semirremolque, o M52, fueron 10.
• Asumiendo las antedichas cantidades en 1968, faltan 7 para cuadrar los 285 de los archivos americanos: podemos bien suponer la baja de los más antiguos, o bien la omisión de los volquetes en el estadillo, pues no está descartado que también operase el Ejército algunos Continental M51, en particular en el Regimiento de Zapadores para Cuerpo de Ejército salmantino. Aunque no figuren entre las entregas del US Army, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos transfirió a España 35 de ellos: no hay porqué asumir que pasaran todos ellos al Ejército del Aire, pudiendo haber salido de ahí los supuestos M51 de Salamanca. La Infantería de Marina también tuvo alguno. Adicionalmente, en 1992 se contrató en España la conversión de 47 primitivos M41 de carga a volquetes(1), y sobre el mismo chasis MARZASA realizó otra variante, la cisterna de 10.000 l. VC1839.
En cuanto a las grúas, tampoco coincide el total de 84 que nos brindan los archivos oficiales estadounidenses para la fase 1953-63 con las 73 que suma hasta 1968 el estadillo de ese mismo año. Podemos asumir ambas cifras suponiendo que antes de dicho año ya se habían producido unas cuantas bajas. El desglose por tipos que dicho inventario nos proporciona es el siguiente:
• 22 Ward LaFrance M1A1.
• 26 Continental del modelo primitivo M62.
• Un lote final de M543, quizás 19, entregados al final del período de vigencia de los acuerdos, incluso en el propio 1963: de los 25 que afirma el estadillo hemos detraído 6 que los datos americanos asignan a la fase siguiente de los acuerdos.
En 1998 el Ejército Español conservaba aún cinco variantes de la familia que llamaba Continental: M41 (carga, cisterna de 10 m3. y volquete), M139 portapuentes y M543 grúa.


Sabemos que para cuadrar los datos de los Estados Unidos con los españoles de 1968 hemos cometido una irregularidad arbitraria, al considerar el material de la SGM en el caso de las grúas (las Ward LaFrance), pero no entre los camiones (White, Corbitt, Mack...). Para justificar nuestra trampa no cabe pretextar que estos últimos se consideraron tractores de artillería, pues tampoco los insertan bajo ese concepto los archivos norteamericanos, ni sirve decir que sólo se englobaban los 5 ton. por estar extinta la clase 6 ton., pues las Ward LaFrance también se clasificaban como de 6 ton. Más socorrida nos resulta otra hipótesis que no podemos demostrar, que los White/Corbitt y Mack los adquirió directamente el Ejército –no constan en los archivos de la ayuda americana– por paliar la penuria en tractores para su artillería más pesada de 122/46 y 88/56, cuyos viejos camiones Henschel y otros ya no se hallaban en condiciones de prestar servicio... De cualquier forma que debamos contabilizarlos, lo cierto es que la misión de dichos White/Corbitt 6x6 fue siempre la tracción de artillería y no sólo se vincularon a las mencionadas piezas 122 y 88 mm.: de entrada los obuses norteamericanos del Ejército español se valían de los tractores de cadenas que luego veremos, pero en ocasiones los 155/23 y antiaéreos de 90/50 también fueron arrastrados por los White/Corbitt.
Para cuantificar estos antiguos camiones sólo contamos con el estadillo del 68, cuando ya podían estar algunos desguazados: enumera 90 Corbitt 50SD 6 y 30 White 666, de los cuales 29 son cabezas tractoras para semirremolques, mientras que todos los Corbitt serían de carga. El documento adolece de alguna indeterminación en este campo: entre las cabezas tractoras relaciona 15 White, más sin especificar modelo, con lo que el total de ambos tipos se cifraba en 1968 entre 120 y 135. No tomaremos en consideración otros 10 White que el estadillo menciona como camiones pesados de tracción normal, porque deben corresponder a los portacarros 4x2 y 6x4 comprados en la Guerra Civil. Imaginamos que la conversión de casi todos los White a cabezas tractoras se hizo en España a medida de las prioridades...
Desde 1963
A raíz de la renovación de los acuerdos entre España y los Estados Unidos, que tuvo lugar en 1963, aparecen contadísimos camiones pesados de 5 ton. en las versiones grúa modernas: para los tan repetidamente citados archivos federales de los Estados Unidos, sólo fueron cuatro M543A2 diesel en 1963 y un par de M543 de gasolina dos años más tarde. Sin embargo, nosotros creemos que llegaron algunos más: los M543A2 vinculados al Grupo Hawk no debieron bajar de seis. Hemos de señalar que en este período llegan algunos otros 5 ton. Continental que los archivos estadounidenses ignoran: tres unidades en su variante de carga de producción normal en América, o sea, el M54, más otra versión taller para ingenieros, denominada Mobile Machine Shop, carente de número específico en M-, probable ejemplar único llegado en 1967 y asignado al Parque Central de Ingenieros(2). Puede que fuese entonces cuando vinieron los tres M63 que sólo señala el estadillo de 1968, un chasis de batalla larga. Conjeturamos si sobre él iría el antedicho desconocido taller.
Al renovarse los acuerdos con los Estados Unidos para el lustro 1971-75, los vehículos tácticos que piden ya se limitan a camiones de tipos muy específicos: para ejercer de tractores de los 84 obuses de 155/23 existentes, en 1971 la artillería obtiene 105 ejemplares del sucesor del Continental en el US Army, el XM813 –la X implica que se hallaban aún en fase de preserie–, fabricado por Kaiser Jeep. La cifra es mágica dentro de la artillería española y repite la de los Henschel: la justifican las 21 baterías de cuatro piezas, a cinco camiones por batería. Todavía permanecía en servicio en 2009: cuando menos, 27 ejemplares en el Regimiento de Artillería Mixto nº 30 de Ceuta, todavía usuario de los 155/23 norteamericanos, a punto de reemplazarlos los nuevos 155/52 de Santa Bárbara. En los Estados Unidos la producción del M813 más todas las variantes afines superó los 92.000 ejemplares.
Hacia 1973 llegan más grúas Continental usadas, porque ya hace tiempo que no se fabrican, que con apenas 26 ejemplares constituyen un batiburrillo de tipos: combinan la vieja M62, la posterior M543, la generación policarburante de ésta o M543A2 y otra desconocida en España, trece unidades del tipo M246, que es a la vez grúa y tractor para semirremolques. Para la documentación oficial norteamericana se trató de cuatro M62, ocho M543 y un M543A2. Lo más chocante es que los precios respectivos por ejemplar fueron de 23.215, 21.860 y 14.787, es decir, que cuanto más viejo y menos estándar, más caro. Tenemos la impresión de que los precios, demencialmente arbitrarios y erráticos, se asignaban aleatoriamente sólo para cubrir el expediente económico.
En lo referente a los M246, alrededor de 1974 se habla de la llegada de 70 de estos tractores-grúa adquiridos de segunda mano al Ejército Federal alemán. Visto que los archivos norteamericanos reconocen 13 de ellos como transferidos en 1973 a España, nos preguntamos si llegarían a comprarse tantos como 70 y si la operación realmente se hizo en Alemania. Sin embargo, conviene mencionar que otras adquisiciones de material ex US Army a países europeos también pasaron por los archivos norteamericanos a título de Military Aid a España: es el caso de los cuatro obuses autopropulsados de 203 mm. belgas y de cien tardíos carros M47 italianos que se revelarían como pura chatarra, inútil para cualquier conversión.


En capítulo anterior mencionamos el solitario –ejemplar único– tren de carretera Dragon Wagon, alias Jalisco. Hacia 1968 se adquirió el mayor de los vehículos tácticos del período, un 10 ton. beneficiario también de la cabina unificada de los Reo/Continental, la cabeza tractora Consolidated M123A1C vinculada a los carros puente AVLB M60. Siempre ha habido interferencias para determinar la cantidad de esos carros puente, porque hasta la saciedad se ha publicado que habían llegado 16. Hoy está definitivamente asentado que sólo se recibieron 7 de ellos, aunque con dos puentes de tijera por carro. Para acarrear los puentes suplementarios que acompañaban a los AVLB se compraron estos potentes tractocamiones. Como no constan en los datos oficiales de la ayuda americana, pensamos que se adquirieron por contrato directo y el tan mencionado estadillo 1968 confirma que fueron también 7: se asociaban a estos tractores los semirremolques M172A1 de cama baja, para 25 ton., esos sí, insertos dentro de los créditos estadounidenses en número de 5 antes que carros y puentes, ya que vinieron en 1963.


El tractocamión M123A1C, clasificado como truck, tractor, 10 ton., 6x6, usaba la misma cabina de los 2½ y 5 ton., naturalmente con capot bastante mayor, y su nota distintiva era la presencia de la enorme rueda de repuesto elevada, en el plano vertical y paralela al sentido de marcha, tras dicha cabina. La Infantería de Marina también recibió uno sólo, dentro de la ayuda americana, en 1967, pero en esta ocasión se trataba del tipo M123 con cabrestante doble y motor de gasolina, junto con un semirremolque porta carros M15A2 para 50 ton.: obsérvese que se trata del mismo remolque que usaba el camión M26A1 de la Compañía Móvil de Reparaciones de Campaña o Jalisco, aunque la versión de la Infantería de Marina española era más reciente: se usó, naturalmente, para acarrear sus M48.
Vehículos de cadenas
Ya que no eran blindados, debemos considerar como vehículos tácticos los tractores de artillería que llegaron a España con la primera fase de los acuerdos. Respondían a dos modelos, ambos comenzados a desarrollar en 1941 y entrados en producción al año siguiente, que acabaron denominándose oficialmente high speed tractors (tractores de alta velocidad). Las versiones empleadas por el Ejército español fueron:
•    M4 y M4A1, de 18 ton.: entre 1953 y el 61 recibió 42 ó 43 ejemplares. La segunda cifra la proporcionan los archivos de los Estados Unidos, pero en ningún lugar se especifica el reparto entre ambas versiones, siendo la A1 de eslabones más anchos, con mejoras en la suspensión.
•    M5A4, de 13 ton.: fuentes españolas cifran que se recibieron 82 u 84(3) entre 1955 y el 58, cuando los archivos norteamericanos mencionan la transferencia de 87.
•    Los M4 se ocupaban de remolcar las mayores piezas del Ejército, los 24 obuses de 203/25, y debía haber asignados 4 tractores por batería –tras la reorganización de 1965, una en cada una de las tres divisiones de infantería y un grupo de tres baterías en la Artillería de Cuerpo de Ejército–, pero también remolcaron los antiaéreos M1A1 de 90/50. Por su parte, mientras estuvieron en forma, los tractores M5A4 se utilizaron con los obuses de 155/23 –casi coincidían en cantidad–, y en ello seguían en 1968, cuando aún sobrevivían 31 M4A1 y 69-72 M5A4, aunque algunos, desplazados de esa función por camiones Continental, se dedicasen a los 90/50. Su desaparición la determinó la compra de los Kaiser Jeep XM813, precisamente dedicados en exclusiva al servicio de dichos 155/23. Ya no tractor, Marín y Mata(4) han sido los únicos en detectar la presencia en España del pequeño transporte de cadenas Studebaker M29 Weasel, probable ejemplar único.


Mucho más moderno, y tampoco destinado a la tracción, pero sí al servicio de la artillería, fue el M548. Se trata del derivado abierto de carga de la familia M113. Aunque en muchos lugares consta como acorazado –en nuestras siempre citadas fuentes americanas también–, el M548 tiene cabina acristalada, caja de carga y ningún blindaje, motivo por el cual juzgamos oportuno citarlo en esta historia: no es otra cosa que un camión para 6 ton. en todo terreno, que en lugar de ruedas usa cadenas. En su origen proyectado específicamente para el municionamiento, esa ha sido y es aún su única función en el Ejército Español, de forma que ya los primeros ejemplares recibidos se asociaron a la artillería autopropulsada. Los únicos que engloba la asistencia militar americana son los primeros 24, así que todos los que siguieron debieron de ser compras directas.
Nuestra estimación cuantitativa pasa por la totalidad de obuses y cañones autopropulsados adquiridos antes de los acuerdos CFE de reducción de Fuerzas Convencionales en Europa, esto es, 156 (96 M109/109A1/109A1B, 12 M107 y 48 M108), a todos los cuales se les habrían proporcionado sendos M548, es decir, siempre a razón de un municionador por obús. Como los M108 causaron baja, ya no se realizó la misma operación para los M110A2 recibidos como consecuencia de dichos CFE. Nuestro cálculo de 156 se aproxima enormemente a los 158 que proporciona otra fuente que tenemos por fiable, que son los señores Marín y Mata(5), aunque nuestra Editorial(6) redujo en su día el inventario a 135. Deben permanecer en servicio todos o casi todos.

Claro que, a mayores de los M548, es obligado inventariar otros 18 del derivado alargado M548/6, donde este último número alude a la presencia de seis ruedas de camino por banda, en lugar de las cinco habituales en toda la familia M113. Este derivado data de 1978 y se clasifica para 8 ton., en lugar de las 6 antedichas(7). Los 18 M548/6 españoles se compraron para convertirlos en vehículos siembra minas, denominados Expal SEM-1 I, y hay dos por compañía de zapadores mecanizados. Conviene recordar que el otro usuario español de M109A2, la Brigada de Infantería de Marina, no emplea el M548 para municionarlo, sino un vehículo plenamente acorazado, el M992, de la propia familia M109.

Notas de autor:
(1) El contrato con la firma Juan Pedro Gallastegui databa del primer trimestre del 92 y ascendía a 89.359.624 pesetas (en euros, 54.000). Sin embargo, el volquete definitivo está atribuido a Talleres J.A.L., Industria Auxiliar de Mecanización, S.A., que se ocupó también de modernizar los últimos M139 de pontoneros.

(2) A diferencia de todos los otros talleres, incluso aquellos que se expandían, sus paredes pivotaban en tijera alrededor de un eje situado sobre el techo. Dicho taller tan específico se había instalado primero sobre chasis M46, de 2½ ton. serie G742, o sea, de la familia Reo, pero demostró ser demasiado pesado para él (Doyle, David, Standard Catalog of US Military Vehicles; 2ª Edición; Iola, Wisconsin; 2003).

(3) Javier de Mazarrasa, Blindados en España. Parte II: la difícil postguerra 1939-1960, Valladolid, 1994; Francisco Marín y Josep Maria Mata, Carros de combate y vehículos de cadenas del Ejército Español, un siglo de historia (Vol. II), Valladolid, 2005.

(4) Op. cit.

(5) Francisco Marín y Josep Maria Mata, ídem (Vol. III), Valladolid, 2007.

(6) Los 25 años del TOA M-113 en España, en Defensa nº 192, de 1994.

(7) Hunnicutt, R. P., Bradley: a History of American Fighting and Support Vehicles, Novato (California, EEUU), 1999.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografías por orden de aparición:
·Continental M543 (foto Alejandro García Soublechero).

·Corbitt 50SD 6 y/o White 666 descartados por el Ejército, en desguaces madrileños, 1972.

·Un Corbitt 50SD 6 aún en uso en 1971 como escuela de conductores en la VIII Región Militar.

·Detalles de un Corbitt 50SD 6 en servicio en julio de 1972 con el Regimiento Mixto de Artillería nº 3 (Ferrol).

·Este “collage” nuestro, realizado a partir de publicaciones oficiales del US Army, compara a la misma escala los CLTT2½t. Reo y CPTT5t. Continental. Aunque aquí aparezcan las variantes definitivas, respectivamente M35 y M54, cabina y dimensiones fueron iguales para las versiones primitivas habituales en España, las M34 y M41, variando únicamente las dimensiones de los neumáticos y la forma de ambas cajas.

·La versión más primitiva del Continental, la M41 de seis neumáticos, fue la más extendida en el Ejército Español. Aquí vemos su variante con cabrestante en una ilustración oficial norteamericana.

·El chasis M139 dio nombre también a la variante porta puentes del Continental, abundante sobre todo en el Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros zaragozano, pero no exclusiva suya.

·En España, la variante más extendida del Continental fue la M41, aquí al servicio del Regimiento de Artillería Antiaérea nº 71 para remolcar los 90/50 en un desfile en Madrid, 1972.

·Nuestro “collage”, realizado a partir de imágenes oficiales de los manuales del US Army, muestra las variantes de Continental que sirvieron en España, con exclusión de las grúas.

·También desde los manuales oficiales norteamericanos, este “collage” nuestro presenta las diversas grúas Continental que sirvieron en España.

·Pertenecientes ambas a la División Acorazada, podemos comparar aquí los dos modelos básicos de grúa Continental: la superior es la M62 y la inferior una M543.

·La grúa-cabeza tractora Continental M246.

·Aunque normalizado en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, en España sirvieron escasísimos Continental M54: según creemos, apenas estos tres ejemplares que vemos fotografiados en 1972 con el Regimiento de Artillería Antiaérea nº 71.

·En 1971 llegaron los Kaiser Jeep XM813, y de ese año data esta instantánea, tomada en el Regimiento de Artillería de Campaña nº 11 de Vicálvaro (Madrid).

·Los muy selectos –por escasos– tractocamiones ConDec M123A1C llegaron vinculados a los carros lanza puentes AVLB M60 y sirvieron en el Arma de Ingenieros.

·Tractores de artillería M5 remolcando obuses de 155/23.

 

AUTOR: COLETCTIVO LONTRA


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.