Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

UN EPISODIO DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: LA CAPTURA DE LOS “MENDI” POR EL “CIUDAD DE PALMA”

La Orden de Operaciones número 163, de 24 de marzo de 1937, ordenaba al “Ciudad de Palma”, crucero auxiliar de la Marina de Guerra del bando nacional, trasladarse a Pasajes poniéndose allí a las órdenes del comandante de Marina de San Sebastián. Consecuencia de ello fue la salida de dicho crucero del citado puerto, en misión de vigilancia, a las 11:20 h. del día 4 de abril siguiente, figurando esta anotación en la hoja de servicios del comandante del buque, el entonces capitán de corbeta Indalecio Núñez Iglesias, que había salido de Ferrol el anterior 24 de marzo:

«El día 5 de marzo a 14:30, 20’ al N. del Cabo Cebollen arriamos un bote salvavidas para recoger 16 náufragos del vapor panameño “mora” que había sido hundido por el “Galerno” y los tenía a su bordo, continuando el servicio de vigilancia hasta el día 6 que a 1’ de Pasajes entregamos los referidos náufragos a una lancho que vino de tierra. A 13:00 horas recibimos la orden de ir a la captura del “Unbe-Mendi”. El día 11 a 17:30 se avistó un buque que resultó ser el “Agire-Mendi” (*) al que apresamos, continuando rumbo para seguir la captura del “Unbe-Mendi”. El 12 a las 06:00 h. embarca en el “Agire-Mendi” la escuadra de presa, llamando por radio al “Unbe-Mendi” el que contesta, pudiendo ser marcado (con el gonio), mandando el “Agire-Mendi” a Ferrol y continuando la captura del “Unbe-Mendi”, entrando con él en Ferrol el 14 a 10:00 h..

Foto: El “Ciudad de Palma”, en Bilbao. En la foto figuran varios médicos ya que el barco, tras sus correrías, se convirtió en hospital flotante.

*Debe leerse “Aguirre-Mendi”. Los barcos de Sote y Aznar, por determinación del primero que era quien llevaba la voz cantante en la naviera, utilizaban la ortografía inventada para el vascuence por el fundador del nacionalismo vasco, Sabino Arana. De acuerdo con la misma Aguin-e se convierte en Agire, con tilde sobre la r, para indicar el sonido erre.

El sencillo laconismo de la hoja de servicios no refleja, en su modesta y profesional anotación, lo meritorio de la acción de guerra. Las historias, escasas, de lo acaecido en la mar durante la guerra de 1936 a 1939, tampoco. El maestro González Echegaray, nuestro inolvidable amigo, le dedica estas breves líneas:
«El “Unbe-Mendi” fue capturado, al igual que el “Agire-Mendi”, el 12.04.37 en el Cantábrico, cuando navegaban ambos despachados con azúcar de Cuba a Rotterdam, por el también crucero auxiliar nacional “Ciudad de Palma”, en operación preparada por los servicios de inteligencia nacionales con la colaboración de la oficialidad de los propios buques. El “Unbe” tomó parte en la famosa acción de Cabo de Palos el 05.03.38, cuando navegaba procedente de Italia, con importante cargamento de material de guerra (pérdida del “Baleares”)».

UN MARINO PRECURSOR

Sin embargo, habiéndole oído personalmente al autor del apresamiento el relato de la acción, conociendo como he conocido el Cantábrico al mando de un patrullero de nuestra Armada de 800 tons., me intrigaba este hecho de armas tan perfecto en su ejecución y tan moderno (para la época) por utilizar lo que ahora conocemos bajo el denominador de Guerra Electrónica, y más especializadamente la Guerra de Comunicaciones en su técnica de la decepción imitativa para conseguir dos presas.

Foto: El almirante D. Indalecio Núñez Iglesias cuando era secretario general y jefe de la Jurisdicción Central de Marina, en 1967.

Al caer en mis manos el parte de campaña del comandante del Ciudad de Palma, fechado en Ferrol el día 15 de abril de 1937, creo estar en condiciones de relatar con bastante precisión lo acaecido.
A 11:50 horas del día 6 de abril, recibe el Ciudad de Palma la orden radiotelegráfica nº 3.247 del capitán general de Ferrol, que le manda trasladarse al punto situado en latitud Norte 4530 y longitud Oeste 21°, cruzando el meridiano de dicho punto para intentar la captura de los vapores Anboto-Menti y Uribe-Mendi, lo que ejecuta reconociendo, durante el tránsito a dicho punto, a los vapores ingleses Essex Judge (071300 abril 37) y petrolero San Ubaldo (090700 abril 37).
El día 9 a 19:45 h. llega el Ciudad de Palma al punto ordenado y comienza su patrulla  cruzando por aquella zona toda la noche y dirigiéndonos a la madrugada a cortar la derrota ortodrónica de las Antillas a las Sorlingas, para ocupar al mediodía la situación denunciada del “Unbe-Mendi”. Al ser infructuosa la búsqueda, el comandante del Ciudad de Palma ejecuta diversas patrullas y descubiertas hasta las 10:00 horas del día 11 en que, por fin, avista un humo al ENE que resultó ser un mixto de carga y pasaje tipo inglés y tras él un petrolero. Cuando se dirigía a reconocer este último: . . .el gonio, en escucha permanente desde la mañana del día anterior, me avisa que había marcado una numeral española al SE y poco después que era el “Agire-Mendi” que pasaba el siguiente despacho: “Galvan Habana - ‘Agire-Mendi salió canal Bristol. Capitán”, por lo que hice rumbo de colisión aproximado a dicha marcación, logrando descubrir el barco a 17:00 horas y estar a su costado a 17:30 h. Por la imposibilidad de maniobra dado el estado de la mar, le ordené arrumbar al N NE a 10 n., y pasé una comunicación a VE pidiéndole puerto de destino de la presa.
A las 01:15 h. del día 12, recibe orden de utilizar al Agire para captura al Unbe, lo cual no pudo ejecutar enseguida debido al estado de la mar, pero a las 05:00 del 12 consiguió abordarlo y marinarlo con lo que el buque comenzó a ejecutar la nueva orden del capitán general de Ferrol, con dotación de presa al mando del segundo comandante, teniente de navío Urzaiz, y formada por un alférez de fragata de la Reserva y 2 timoneles, 1 radiotelegrafista y 2 maquinistas.

EXITO TOTAL
El teniente de navío Urzaiz recibió de su comandante la siguiente orden:
a) Establecer una barrera, distancia entre buques 6’ por la derrota ortodrómica Antillas-Sorlingas.
b) Llamar por TSH al Unbe-Mendi dos veces cada media hora, a partir de las 08:00 h.
c) Instrucciones de comunicaciones y claves, ya que no disponíamos de más código que el internacional.
d) Señales convenidas para comunicarnos con TSH, empleando este buque la estación de chispa de socorro, por su poco alcance y semejanza con las de los Mendi y la numeral del Amboto-Mendi, que sabía estaba muy alejado en la derrota de América y al mismo tiempo, no podía ser sorprendido por saber alguien que estaba en puerto.
Las señales enviadas desde el AgireMendi fueron infructuosas en las primeras horas, pero tras treinta y dos llamadas en vano, a las 14:00 horas del día 12 contestó el Unbe-Mendi, desde una distancia que el comandante del Ciudad de Palma estimó en unas cien millas, en lo cual, como él declara en su parte de campaña: . . tuve la suerte de acertar. También el comandante ensalza las acertadas medidas que su segundo tomó interpretando perfectamente las instrucciones que reseñamos más arriba, lo cual le permitió efectuar la presa sin comunicaciones radiotelegráficas y sin poner en marcha la estación de socorro, además de poder independizarse del AgireMendi al que no volvió a ver hasta la llegada a Ferrol, lo que le permitió desarrollar la máxima velocidad del Ciudad de Palma muy superior a la de los Mendi.

Foto: Perfil del “Unbe-Mendi”, uno de los mercantes capturados por Núñez Iglesias.

Una vez que el Ciudad de Palma tuvo situado al Unbe-Mendi, arrumbó a cortar su derrota para luego gobernar a colisión hasta que lo encontrase y, caso de no conseguirlo, dirigirse a las Sorlingas, en cumplimiento de la misión, pero a las 17:00 horas dio con el buscado que traía dieciséis horas de retraso sobre la confidencia recibida, lo que le había impedido descubrirlo en los días anteriores. El entrecomillado, sacado también del parte de campaña del Ciudad de Palma, demuestra lo cierto de la afirmación vertida por González Echegaray en su libro, que reseñábamos al principio de este artículo.
Por fin, el día 14, el Palma entró con sus dos presas en Ferrol.
El comandante distingue entre el personal de su dotación a los radiotelegrafistas Jaime Balaguer y Jaime Porcel . . que mantuvieron escucha permanente, llegando a estar en servicio permanente las cuarenta y ocho horas últimas del crucero ya que sólo disponía de un radiotelegrafista para cada estación.
Como consecuencia de la acción, el capitán general de Ferrol recibe el siguiente mensaje del almirante jefe del Estado Mayor de la Armada:
Sírvase felicitar al comandante del “Ciudad de Palma” haciéndolo a VE. por acertadas medidas. Felicitación que el capitán general traslada inmediatamente al mencionado comandante y que creemos de toda justicia pues, dada la amplitud del teatro, la carencia de radar y las velocidad es de la época, consideramos esta operación de lo más meritoria, aún contando con la indiscreción voluntariamente provocada por la estación radio de los Mendi, utilizar correctamente el gonio y estimar rumbos de colisión con tan pobres datos era un problema francamente difícil. El acierto del comandante del Ciudad de Palma es innegable.

 LAS TRIPULACIONES, EXCULPADAS
 Los barcos iban en lastre, el Agire, y con 6.000 toneladas de azúcar, el Unbe, que no pudieron ser declaradas buena presa por reclamación efectuada por el cónsul de Cuba.
El capitán del Agire-Mendi era Juan de Aramburu y el del Unbe-Mendi Marcelino de Altonaga. Sus sesenta y un tripulantes fueron internados en el Arsenal de Ferrol y tras ser sobreseidas sus causas (en septiembre siguiente) continuaron su vida marinera. El Unbe, por ejemplo, participó en el convoy que escoltaban los cruceros en el desgraciado encuentro de Cabo de Palos.

Foto: Esta silueta permitía reconocer, entre otros, al “Anboto Mendi’

De las declaraciones de los capitanes se deduce la falta de conflictividad en las dotaciones mercantes. El capitán Marcelino de Altonaga declaró: En el buque de mi mando, ha existido comité durante el mes de mayo cuyos componentes fueron el radiotelegrafista Víctor Manuel Oribe, marinero José Blanco y fogonero Manuel Pérez. El comité duró un mes, cuando la huelga de la Marina, y se disolvió. Desde entonces no ha vuelto a existir. Coacciones no ha habido, así como tampoco alteraciones, conservando todo el tiempo mi absoluta autoridad.
La Autoridad de Marina ya había anticipado el 14 de abril, que consideraba a las tripulaciones exentas de responsabilidad delictiva y, sin embargo, recomendaba la confiscación de los buques por pertenecer al Sr. Sota, quien se había significado por su apoyo al nacionalismo vasco que tuvo en él a uno de sus más destacados impulsores.

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.