Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Macri quiere movilizar LADE con máquinas de Avianca

LADE (Líneas Aéreas del Estado), la empresa estatal que opera la Fuerza Aérea Argentina como aerolínea de fomento hacia rutas no cubiertas por compañías comerciales, como Aerolíneas Argentinas o Austral, podría revivir destinos y rutas hacia la Patagonia por medio de la utilización de aeronaves de Avianca. Recientemente la empresa de German Efromovich adquirió  la firma Macair, que pertenecía al Grupo Macri, de la familia del actual presidente del país, como medio para acceder en forma rápida a Argentina, ya que esta pequeña firma posee todos los permisos y habilitaciones exigidas para operar en toda la nación, sin restricciones. El proyecto es que Avianca facilite un par de biturbohélices ATR que ya tiene en su flota, para la Patagonia, aprovechando las bondades del boom turístico hacia esos lugares. Estas máquinas volarían en régimen de alquiler, con una determinada cantidad de horas de vuelo garantizadas, hacia destinos que no operan Aerolíneas o LATAM.

Existen un sinnúmero de localidades que eran cubiertas por LADE con sus De Havilland of Canada DHC-6 Twin Otter y Saab 340 en el confín patagónico, al cual llegan muchos turistas extranjeros, pero con un caudal de pasajeros menor a lo exigido por una compañía aérea que se mueva por motivos de rentabilidad. La fuerte demanda de los gobernadores políticos de las provincias del Sur llegó a los oídos del Gobierno nacional, pidiendo que se cubran dichos destinos con los aviones de la FAA u otra alternativa, pero sin dejar abandonadas a las poblaciones de esa región. Incluso se especula con la transferencia de LADE a la órbita del Ministerio de Transporte, algo complejo de realizar por la especial conformación de  este compañía, al formar parte de la Fuerza Aérea, en la que sus pilotos de transporte se inician volando muchas horas en los confines patagónicos, afrontando los fortísimos y traicioneros vientos, la cambiante climatología y aeródromos con pobres infraestructura.

Estas vicisitudes logran conformar un aviador acostumbrado a las rutas complejas y no exentas de sorpresas. Sumar horas de vuelo operando en LADE es el secreto de la alta capacitación de sus pilotos. Un día transportan a entusiastas turistas europeos o andinistas estadounidenses que van a escalar una recóndita altura en la Cordillera de los Andes, y la siguiente jornada lanzan paracaidistas en un ejercicio o llevan repuestos críticos a una base sureña. Pero la empresa está casi sin fondos y sólo cuenta con 4 Saab 340B, que nunca fueron muy apreciados por la FAA, pero llegaron impuestos por razones políticas internas; y un anciano Fokker F28, cercano al fin de su vida útil. La crisis presupuestaria que afecta a LADE provoco la airada crítica de los gobernadores sureños, que exigen soluciones inmediatas y por ello se ha pensado en la posibilidad del par de aviones de Avianca, aprovechando que la matriz colombiana debe traer al país 6 biturbohélices para operar sus rutas.

Hacia el fin de la anterior administración de Cristina Fernández de Kirchner existió una cuenta de casi 6 millones de dólares destinados a la contratación a terceros de servicios por hora de vuelo para LADE, a través de la cual podían alquilarse un par de birreactores regionales Embraer ERJ-135/145, asundo anunciado con bombos y platillos por el entonces ministro de Defensa, Rossi, ya que la iniciativa  fue realizada con el apoyo de la OACI (Organización  Internacional de la Aviación Civil), un ente especializado que presta cooperación y asistencia técnica a los países signatarios en lo referente a adquisiciones, licitaciones y otras tareas. Pese a la urgencia del asunto, fracasó como tantas operaciones publicitadas y LADE no tuvo sus aviones (Luis Piñeiro, corresponsal de Grupo Edefa en Buenos Aires)

Fotografías:

·Saab 340B de LADE.
·Avianca entrará al mercado doméstico argentino con ATR.
·ATR 72 de Avianca.

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.