Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


La Justicia imputa a ex funcionarios de Fabricaciones Militares

Fuentes de la Justicia Federal de la República Argentina informaron que el Fiscal Federal Eduardo Taiano  ha imputado al ex titular de la Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM) Santiago Rodríguez y a su esposa y ex funcionaria de esa misma institución, Bárbara Grané, por defraudación a la administración pública,  incurriendo en gastos exorbitantes e innecesarios durante la administración del pasado gobierno kirchnerista. Se trata de partidas que se realizaron en la empresa y que no tenían, ni tienen, justificación alguna.

Aunque parece que ahora sale todo a la luz, desde  defensa.com ya advertíamos años atrás de la locura egocéntrica de los funcionarios del área de Defensa, y ni qué hablar de los que poblaban las oficinas de Cabildo 65,  en la ciudad de Buenos Aires. Esas oficinas fueron invadidas  por jóvenes militantes  de agrupaciones políticas afines al gobierno de los Kirchner, que convirtieron a una de las más importantes y capaces industrias bélicas del hemisferio sur, en un antro político al servicio de sus intereses.

Viajes fastuosos al viejo continente, disfrazados con alguna visita aleatoria a Eurosatory o Le Bourget, por un monto cercano al millón de dólares. Un feliz traslado de la pareja de marras ,  cuyo viaje de luna de miel habría sido abonado  por algunos proveedores de Fabricaciones Militares, la contratación de más de un millar de jovenzuelos con sueldos que harían envidiar a cualquiera  y sin labor efectiva, la creación y mantenimiento de un área de comunicaciones, que incluyo un canal de TV y un sistema de redes sociales que tenía su sede en la casa central, solo para desarrollar campañas políticas y ataques y seguimientos a adversarios, por medio de un plantel de más de cuarenta jóvenes twiteros que, al mando directo de la “Condesa” Grané, trabajaban para el gobierno.

No contaremos que fueron gastadas fortunas en campañas publicitarias que nunca vieron la luz, en el alquiler de animales y drones para dichos spots, que no tuvieron utilidad alguna, o de la escandalosa visita al Festival de cine de Cannes, en 2013, para obtener conocimientos sobre la producción audiovisual.

Tampoco deseamos tocar lo peor, lo que la Justicia comienza a investigar –muy tarde por cierto- sobre que se pagó por municiones que nunca fueron producidas o entregadas, fortunas por proyectos que nunca llegaron a la producción  o que no pasaron de prototipos,  o que había municiones sin control alguno, que terminaban en el mercado negro, alimentando a las bandas de delincuentes de Buenos Aires o Río de Janeiro.

Más allá de alguna actualización de las pocas fábricas que quedaron del derrumbe menemista y de un mejoramiento del nivel salarial de los  empleados, lo que provoco el silencio cómplice, Fabricaciones Militares  fue nuevamente saqueada por una banda de megalómanos, que aprovecharon, en suma, su poder político en el propio provecho. La Justicia comienza a investigar, cuando muchas pruebas ya desaparecieron y los sospechosos disfrutan de lo que saquearon,  preparando  sus estrategias judiciales con calma y sapiencia, pueden contratar importantes estudios jurídicos con lo que se llevaron.(Luis Piñeiro, corresponsal de Grupo Edefa en Argentina)

Fotografía: Santiago Rodriguez y su mujer Barbara Grane los dueños de FM


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.