Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

¿Qué está pasando con la Fábrica Argentina de Aviones?

(defensa.com) Con un llamativo silencio y en medio de sospechas muy fundadas de mala utilización de las cuentas públicas, la antigua conducción de la Fábrica Argentina de Aviones (FADEA) que estaba corporizada por el mediático Raúl Argañaraz, fue sustituida por jóvenes funcionarios.Tras constatar una serie de inconsistencias en las cuentas de la fábrica que mostraban notorios retrasos en los pagos a proveedores externos de Israel, Alemania, EEUU y Canadá y otros interrogantes financieros, el superior gobierno decidió apartar al polémico contador del mando de la planta, lo mismo que a otros jerárquicos que lo acompañaban en el proyecto.

Ahora, con una nueva conducción, que asumió muy discretamente, y con una clara juventud en sus cuadros políticos aunque con cierta experiencia en Fabricaciones Militares anteriormente, tiene una nueva oportunidad para engrandecer a la empresa.

Aunque durante meses hubo rumores respecto a que venía un cambio en FADEA debido a la mala relación que tenía la conducción de la Fábrica con el Ministerio de Defensa, los funcionarios cordobeses hicieron una publicitada campaña de anuncios sobre supuestos éxitos de gestión, como la modernización de los elementos de producción con nuevas máquinas-herramientas (lo que es real), el mantenimiento de aeronaves de la Fuerza  Aérea, aunque tardando tiempos excesivos para una simple reparación ó inspección, la remotorización a ritmo de tortuga de la flota de IA63 Pampa con propulsores  Honeywell de mayor potencia y la producción de nuevos jets de entrenamiento, (aunque todavía no se entregó ninguno de los que había anunciado un par de años atrás  el ex ministro de Defensa Puricelli en su discurso del 8 de septiembre de 2011) y hasta la creación de un sindicato afín al Gobierno aprovechando que buena parte de los obreros de la planta conformaban la masa de los afiliados del  gremio aeronáutico contrario.

 

A esto se suma la presión hacia los empleados que consistió en responder cuestionarios con preguntas de contenido político y gremial, violando las normas regulatorias y sindicales lo que motivó que el mismo Argañaraz tuviera que responder al Ministerio de trabajo, hasta una ridícula conferencia que brindó una actriz de televisión –afín al gobierno obviamente- que motivó ingentes gastos de honorarios y hospedaje en un hotel de cinco estrellas para dar una charla (con asistencia obligatoria) de pobre nivel ó enviar cartas documentos a periodistas que mencionaron las diferentes problemáticas internas.

Allegados a Argañaraz desmienten estas informaciones y explican que no existen deudas pendientes con proveedores, sino las denominadas “ obligaciones contingentes “ vinculadas al nuevo contrato para la producción del nuevo Pampa, que tienen casi todos sus componentes importados.

Otros ex miembros del directorio de la empresa y que ahora buscan seguir en la política y la función pública, desestiman que hayan ocurrido irregularidades financieras en el pago a proveedores. Mientras el país pasa un tórrido verano con muchos cortes de luz,  los trascendidos de la interna política, indican que el ex director de FADEA seguirá como asesor de diputados nacionales de la bancada oficial, cosas de la política…..

Estas famosas deudas u  “obligaciones contingentes“ serían unos cinco millones de dólares con la firma estadounidense  Honeywell  -productora de los motores del Pampa-, otros once millones a la israelí  IAI y quince a  Elbit, mientras que la germana  Grob espera los trece millones en danza y hasta la misma Martin Baker reclama unos seiscientos mil dólares.

También se comenta que habría una importante factura pendiente con  Turbomeca al igual que con la proveedora  Derco a la cual se le debería un monto menor. Todas estas reales ó supuestas deudas dificultan la operación de producción y mantenimiento de las líneas de trabajo, ejemplificado claramente en lo antes expresado sobre los Pampa de nueva serie ó en los extendidos tiempos para reparar un modesto Pucará ó un transporte  C-130 Hercules.

Las autoridades dicen que todos los problemas son comprensibles, ya que la reestatización  de la antigua Fábrica Militar de Aviones, que había sido entregada a la  Lockheed  Martin por el gobierno de Carlos Menem, en los noventa y que ahora vuelve al Estado  Nacional implica un tiempo de recuperación de las instalaciones, medios de producción y personal… la herencia de los fatídicos años noventa todavía con sus sombras.

Lo cierto es que esta antigua planta de aviones sigue siendo un problema para todos los gobiernos, sea cual fuere su matiz político.  Proyectos grandilocuentes, planes de expansión nunca realizados pero siempre anunciados ,planteles de personal más parecidos a un gran productor internacional y el contínuo apelar a un pasado de gloria, que está muy atrás en el tiempo parece ser la imagen a la cual nos tienen acostumbrados los funcionarios de turno.

Mientras el  Ministro de  Defensa  dice que todo se va a resolver positivamente y que no es para tanto, seguimos soñando con ver una línea de producción que entregue los tan prometidos cuarenta jets  Pampa, un noble y capaz avión de entrenamiento que tiene su nicho de mercado – si lo supieran vender -, deseamos la tan anunciada modernización y remotorización de los veteranos  IA-58  Pucará, inmejorable aeronave para tareas  COIN, caza-helicópteros y antinarcóticos y en la consolidación de una línea de mantenimiento aéreo y de motores civil y militar que es un gran negocio, que podría traer divisas fuertes tan necesarias.

Imaginamos una FADEA que sea el polo tecnológico nacional aeronáutico, que pueda expandir sus servicios al mundo aéreo privado y sea escuela de formación de los técnicos especialistas que tanto requiere el mercado. Pedimos una empresa estatal con ambiciones moderadas y creíbles, que cumpla con los planes ya anunciados y bajar a tierra sueños utópicos que nunca se realizarán, ¿es tan difícil conseguir esto?. (Luis Piñeiro, corresponsal en Argentina)

Fotografías:

·FADEA debe ser una empresa de importancia como polo industrial nacional.
·El anterior Ministro de Defensa Arturo Puricelli prometio pero poco se cumplio.
·El Pucara es un avion valioso y modernizable espera una oportunidad.
·El Unasur para entrenamiento basico podria ser comun a varias naciones.
·El Z-11 un helicoptero liviano chino que se pretende ensamblar en la planta.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.