Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Ejercicios conjuntos del Batallón de Artillería de Campaña Nº 1 y el Grupo de Artillería de Montaña Nº 8 de las FAS argentinas

(defensa.com) Artilleros del Ejército Argentino y de la Armada se adiestraron conjuntamente en los terrenos  de ejercitación  de Uspallata, provincia de Mendoza, en las estribaciones de la Cordillera de los Andes. Las maniobras contaron con efectivos del Grupo de Artillería de Montaña 8, que pertenece a la VIII Brigada de Montaña y del Batallón de Artillería de Campaña Nº 1 de la Fuerza de Infantería de Marina de la Flota de Mar (FAIF). Hacía treinta años que  amos no se adiestraban conjuntamente.  Aunque con medios antiguos, pero no menos eficaces, como los obuses  italianos Oto Melara de 105 MM y los Bofors de 75 MM, que están –los primeros- en servicio en ambas fuerzas, se concatenaron modos, formas de operar y el trabajo de los efectivos.

El ejercicio se basó sobre la idea de una operación retrógrada, un movimiento sobre retaguardia en el que se busca cambiar espacio por tiempo, y finalizó simulando el movimiento del regimiento –que se desarrolló durante una semana– y que terminó en una posición final de ambos grupos de artillería, culminando con 19 horas de fuego en el terreno, con todas las bocas de tiro,  con intervalos de una hora para cumplir con el fuego de perturbación. La actividad prioritariamente fue nocturna ya que así lo requirió la operación.

Los movimientos se iniciaron en una zona muy complicada, llamada Pampa Fría, que haciendo honor a su nombre recibió a los soldados con 17º bajo cero.  Desde allí la tropa  marchó treinta kilómetros con la artillería hasta tomar la posición a unos 2.300 metros de altura. Luego se conformaron tres baterías de fuego. (Luis Piñeiro, corresponsal en Argentina)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.