Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Rusia confirma la puesta en marcha de nuevas bases para su Armada en el Ártico

(defensa.com) Moscú abrirá una unidad de bases navales en el Ártico para proteger sus intereses en la región, confirmando su interés por hacerse con los principales enclaves de esta zona del planeta. Además, se ampliará el personal de las fuerzas que estarán a disposición de la guardia fronteriza del Servicio Federal de Seguridad (FSB).

Así lo confirmó el presidente Vladimir Putin durante el día de ayer en una cumbre sobre la política que se seguirá en el Ártico,  en la que explicó que el objetivo es que estas bases navales fortalezcan “la infraestructura militar” de Rusia en la región, y aludió también a la necesidad de proteger importantes puntos de extracción petrolífera o de gas del país de “terroristas o amenazas potenciales”.

El Kremlin responde a los intereses de EEUU, que también tiene pretensiones económicas, militares y geopolíticas en esta región rica en recursos naturales y por la que pujan otras potencias como China. En este sentido, Putin explicó en esta cumbre que Rusia toma medidas “para no quedarse atrás y conservar su influencia en la región” ante los intereses de otros países que también reclaman su parte del pastel y entre los que se encuentran Canadá, Dinamarca o Noruega.

De hecho, Rusia considera a esta zona del planeta como parte de su territorio (ya sea por mar o en la plataforma continental), y planea poner en marcha un proyecto de lanzamiento económico y social en el periodo comprendido entre 2017 y 2020.

Ya durante septiembre del año pasado, Putin dio el primer paso para descubrir los nuevos intereses rusos hacia el norte con la reapertura de la antigua base militar de la URSS ubicada en Novosibírskie Ostrová (en el archipiélago de Nueva Siberia, en el Océano Glacial Ártico), y que fue abandonada en 1993. El objetivo es que esta base fuera la primera de otras muchas que se iban a reabrir en esta región que se apunta desde el Kremlin como objetivo primordial para el siglo XXI.

Además, también se adelantó que se iban a poner a punto las instalaciones del aeropuerto para poder acoger aeronaves rusas como los An-72 o los An-74 y empezar a recibir a los efectivos del contingente militar que se irá desplegando en esta nueva base.

En este sentido, y durante el presente mes de abril, Rusia ha recibido un importante apoyo de la ONU para seguir progresando en sus intereses en la zona, después de que Naciones Unidas reconociera que el mar de Ojotsk (situado al norte del archipiélago japonés y que se prevé que oculta enorme reservas energéticas de petróleo y gas) forma parte de la plataforma continental de Rusia. Este reconocimiento tiene como consecuencia más directa que esta área, que abarca unos 52.000 kilómetros cuadrados y que hasta ahora no pertenecía a ningún país, pasará a ser parte de la jurisdicción rusa.(J.Martinez)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.