Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Riad da luz verde al despliegue de un contingente de 30.000 efectivos en la frontera con Irak

(defensa.com) Arabia Saudí ha aprobado el envío de 30.000 soldados a la frontera  con Irak para frenar el empuje de los terroristas del ISIS hacia su
territorio y reforzar su seguridad. Riad ha confirmado esta decisión después de la difusión de un vídeo en el que se mostraba a más de 2.000 integrantes de las Fuerzas Armadas iraquíes abandonando sus posiciones cerca de una ciudad que está situada a pocos kilómetros de la zona fronteriza con Arabia Saudí.

Según fuentes consultadas por defensa.com, esta decisión de urgencia  por parte de los líderes saudíes es una muestra de que el peligro  terrorista “se extiende rápidamente por la región, sabiendo que  incluso otros países como Jordania ha reforzado sus medidas de  seguridad”.

Hay que tener en cuenta que la zona fronteriza entre Irak y Arabia Saudí (de 800 kilómetros de longitud) es prácticamente desértica, lo que significa que el avance terrorista podría ser mucho más rápido que en otras latitudes de carácter montañoso. Arabia Saudí entra también en los planes de expansión del grupo terrorista, que tiene el objetivo de agrupar a todo el mundo musulmán.

Estas mismas fuentes han hecho especial hincapié en que la solución para contener el avance del ISIS “pasa por iniciar una acción coordinada entre varios de los actores de la región, aunque será algo difícil de lograr. Hay que tener en cuenta que ya es una organización que cuenta con un apoyo muy importante de la población en un país (Irak) que se encuentra muy fragmentado, lo que hace pensar que la situación irá adquiriendo una importancia mucho más amplia en los próximos meses”.

También se señala a Damasco como el principal actor de Oriente Medio como el único que está “combatiendo fervientemente a los grupos terroristas” que ya han proclamado un nuevo califato islámico y alude a la necesidad de que Bagdad refuerce urgentemente su capacidad militar porque en estos momentos parece cada vez más “improbable” que pueda recuperar algunas de las ciudades
más importantes que ya están fuera del control estatal.

En lo que respecta al apoyo que llega desde el exterior, Estados Unidos sigue sin dar señal de dar un mayor apoyo al gobierno iraquí, mientras que desde Moscú tampoco ha habido ningún gesto que le implique directamente en un conflicto más allá de la entrega de armamento de manera urgente como ocurrió la semana pasada con los cazas Su-25 rusos que llegaron a Bagdad.(J.Martínez)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.