Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Japón en alerta tras el vuelo de varios cazas y un UAV chino en la frontera entre ambos países

(defensa.com) La polémica disputa entre Tokio y Pekín por la soberanía de las islas Senkaku (conocidas como Diaoyu en China) vuelve a incrementarse hasta niveles de alerta. En los días previos al 11 de septiembre, primer aniversario de la adquisición por parte de un empresario nipón de tres de las cinco islas de este archipiélago japonés, Japón habría tenido que poner a su Fuerza de Autodefensa Aérea en alerta después de que un UAV chino sobrevolase el espacio aéreo de identificación nipón en el Mar del Este de China. Además, cazas chinos han llevado a cabo vuelos de prueba en la zona fronteriza, lo que ha elevado aún más la tensión. Según la agencia de noticias Kyodo, que cita a un representante del Ministerio de Exteriores nipón, Tokio se habría puesto en contacto con Pekín para pedirle que cesen este tipo de pruebas y trabajos de vigilancia. Al parecer, y según este medio, el vuelo de este UAV cerca del espacio aéreo nipón ha sido confirmada por Pekín.
Según Itsunori Onodera, ministro de Defensa de Japón, se han exigido explicaciones a China  respecto a las pruebas que se acometen con UAVs, que deberían haberse advertido, señalado e identificado en su paso por la zona. Además, confirmó que las Fuerzas de Autodefensa se encuentran en alerta. Según algunos medios de comunicación rusos, dos cazas sobrevolaron también zonas fronterizas, aunque precisan que en ningún momento se incumplieron normas del espacio aéreo japonés.
La agencia nipona señala que a este UAV se le sumó el martes una nueva flota de buques guardacostas que se introdujeron temporalmente en aguas japonesas. Tokio estaría barajando la posibilidad de fortalecer el gobierno de estas islas para reforzar el control japonés sobre ellas. La respuesta diplomática china a esta posibilidad no se hizo esperar. Hong Lei, portavoz del Ministerio de Exteriores, advirtió de que, en el caso de que esto fuese cierto, Japón tendrá que “aceptar las consecuencias”.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.