Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Irán exhibe en un imponente desfile sus misiles de largo alcance

(defensa.com) La República Islámica de Irán ha hecho gala de su músculo armamentístico en el desfile militar anual que conmemora el 33 aniversario del inicio de la Guerra con Irak, en el que  ha mostrado los misiles “Sejil” y “Ghadr”, ambos con un alcance medio de 2.000 kilómetros. Con ellos Teherán se asegura una capacidad de respuesta ante cualquier  hipotético ataque israelí o desde el Golfo Pérsico. Hasta 30 unidades de estos misiles se desplegaron durante el desfile, donde pudo verse  los “Sejil”, los “Ghadr H” y “Ghadr F”, además de los misiles balísticos “Sayad 1” y “Sam 6”. Este desfile militar, que se realiza de manera anual, tuvo lugar en el sur de Teherán y conmemora el inicio de una guerra que se extendió desde 1980 hasta 1988.

 

Durante los actos, y en una ceremonia que tuvo lugar junto al monumento en honor al ayatolá Ruhola Jomeini, el nuevo presidente Hasan Rohaní, evitó los gestos de beligerancia y explicó que "en los últimos 200 años, Irán nunca agredió a otro país. Hoy las fuerzas armadas de la República Islámica y el régimen jamás iniciarán una agresión en la región, pero resistirán con determinación y de forma victoriosa a los agresores".

En una línea no tan comedida, Yahia Rahim Safavi, excomandante de los Guardianes de la Revolución y asesor militar del líder supremo, confirmó que gracias a estos misiles de 2.000 kilómetros de alcance, su país tiene "un poder influyente dentro de la escena internacional".

Rohaní: “no hay lugar para las armas nucleares en Irán”

En menos de 48 horas, y después de presidir este festejo, Hasan Rohaní partió hacia EEUU para acudir a la 68º Asamblea General de las Naciones Unidas, y donde se produjo un histórico acercamiento verbal entre Teherán y Washington.

Rohaní, que ya había dado muestras de una mayor aproximación a Occidente que su anterior antecesor en el cargo, confirmó en su discurso ante la ONU en el día de ayer, su predisposición a no mostrarse tan beligerante con Washington, explicando que su país no pretende “agravar las tensiones con EEUU”. Además, y sabiendo que había sido Obama el que había intervenido horas antes en la Asamblea mostrando un tono de tranquilidad y conciliación para intentar restablecer el  diálogo con Irán (las relaciones diplomáticas están rotas desde 1979) sobre su programa nuclear, el líder iraní sorprendió aún más confirmando que  su país “no representa ninguna amenaza para el mundo” y que “su programa nuclear”, prosiguió, “debe  tener fines pacíficos”. Con todo ello, afirmó estar dispuesto a arrancar “cualquier tipo de negociación sobre el problema nuclear”. Hizo asimismo referencia a las temidas armas nucleares asegurando que “no hay lugar para ellas” en la doctrina militar iraní.

Sin embargo, y a pesar de estos continuos acercamientos diplomáticos desde la elección de Rohaní como presidente de Irán, se descarta la reunión bilateral entre EEUU e Irán a través de sus máximos mandatarios en esta Asamblea General. Sí serán los ministros de exteriores de EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania, los que tendrán una reunión multilateral con el representante de exteriores iraní para comenzar los diálogos para abordar el problema que puede suponer el proyecto nuclear de Teherán. (Javier Martínez)

Fotografía: www.iraniandefence.com


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.