Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


La Fuerza Aérea de Filipinas completa su flota de aviones C295

Con la llegada al gran archipiélago asiático del tercer C295 encargado por el Gobierno de Filipinas en 2014 a la multinacional Airbus Defence & Space (Airbus DS), después de un largo viaje desde Sevilla a Filipinas, que evoca al mítico vuelo de la Patrulla Elcano que en 1926 recorrió por primera vez la ruta entre España y su ex colonia capitaneada por Eduardo González-Gallarza, se ha completado el pedido.

El avión había salido de la planta de Airbus DS de San Pablo (Sevilla) el pasado día 4 de diciembre llevando la matrícula española EC-001, tras completar el largo periplo realizando varias escalas, incluyendo una primera en Malta, aterrizaba en Base Aérea de Clark sita el noroeste de Manila el pasado día 11 diciembre, según confirmaba el coronel Enrico Canaya, portavoz de la Fuerza Aérea de Filipinas, o Pilipinas Hukbong Himpapawid (PHH).

El C295, que ha volado hasta Filipinas con una tripulación de la empresa española, será sometido a una inspección técnica, antes de ser bendecido y aceptado oficialmente. Posteriormente pasará a operar con la PHH que lo ha matriculado con el número 142, y que lo integrará en un nuevo Escuadrón que se ha constituido en la estructura de la 220th Ala de Transporte, que tiene sede en la Base Aérea Benito Ebuen, sita en la isla de Mactán, que pertenece a la provincia (isla) de Cebu, que está en el centro del gran archipiélago asiático.

Los otros dos aparatos encargados en 2014 se habían entregado previamente, así el 22 de marzo de este año llegaba el primero, mientras que el segundo arribaba a Filipinas en septiembre. También la PPH confió en Airbus DS para formar a las tripulaciones que operan los tres transportes, así según fuentes filipinas pasaron por el centro de enseñanza que tiene la multinacional en su citada planta de San Pablo, entre enero y marzo de 2015 un total de cuatro pilotos y 19 miembros del personal de mantenimiento, a los que se unieron otros dos pilotos entre marzo y abril.

Para la PPH la incorporación de los tres C295 constituye un salto adelante respecto a las capacidades de sus veteranos Lockheed C-130 Hercules, destacando la capacidad de poder aterrizar con los aparatos made in Spain en pistas no preparadas, además de necesitar pistas más cortas tanto para despegar, como para aterrizar que el citado aparato de fabricación estadounidense, que si bien éste tiene una mayor capacidad de carga. Para Filipinas, que no cuenta con demasiados aeródromos debidamente preparados, las capacidades de despegue/aterrizaje de los C295 es un factor esencial, teniendo en cuenta que como refiere el citado portavoz de la PHH la misión principal del aparato serán las operaciones de seguridad interna llevando tropas y material al punto que se requiera. La gran capacidad de transporte táctico y logístico es fundamental para un país formado por nada menos que 7.107 islas, y con problemas de seguridad en el sur propiciados por organizaciones terroristas de corte islámico radical, con ansias separatistas frente al democrático Gobierno de Manila. 

Otra de las vitales funciones que realizarán los C295 del PHH serán las ocasionales de patrulla naval en la disputado zona Sur del Mar de China, así como las de transporte hasta las isla de Kalayaan, que forma parte del archipiélago de las Spratly cuya soberanía reclaman y se disputan varias naciones de esta zona, además de Filipinas, que son Vietnam, Malasia, Taiwán, y la poderosa República Popular de China. (Texto y fotografía Julio Maíz Sanz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.