Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército ruso prueba el sistema de misiles antitanques “Khrizantema-S”

(defensa.com) El Ejército ruso está llevando a cabo en Kolomna, a las afueras de Moscú,  pruebas de tiro de su más avanzado sistema de misiles antitanques, el “Khrizantema-S” (Crisantemo), en la que ha atravesado con facilidad protecciones de 120 mm. Montado sobre el chasis de un blindado BMP-3, que está dotado de dos motores anfibios y una autonomía de 600 kilómetros, es capaz de derribar un objetivo acorazado en ausencia total de visibilidad e independientemente de las condiciones meteorológicas. El “Khrizantema-S”,  que está sustituyendo al Shturm (AT-6 Spiral), comenzó a recibirse de forma masiva el año pasado. Pero en Koloma, la oficina de construcción de maquinaria trabaja ya en nuevas modificaciones. Se evalúa así su montaje sobre cualquier tipo de plataforma de hasta tres toneladas, lo que podría ser desde un camión, a un helicóptero o incluso una lancha.

 

El sistema completo está compuesto de 15 misiles ultrasónicos de calibre 152 mm guardados en contenedores especiales y con un alcance de vuelo de ocho kilómetros. Pero, según el ingeniero jefe de la oficina de construcción automóvil de Kolomna, Valeri Kashin, la mayor  virtud del sistema de misiles es que es capaz de detectar y derribar objetivos en condiciones de ausencia absoluta de visibilidad y bajo las condiciones climatológicas  más adversas.
Frente a las cabezas ópticas o láser de autoguiado de otros misiles antitanques, los del sistema “Khrizantema-S”  cuentan, como su principal virtud,  con dos modos de guía: óptica con láser y de radar. Gracias a estos dos canales,  un sistema de orientación dual que garantiza la protección contra las contramedidas electrónicas, el Crisantemo puede detectar y disparar dos objetivos con una cadencia de tiro de cuatro segundos. Es capaz de lanzar misiles no solo desde tierra, sino también mientras se desliza por el agua. Su radar, en la gama milimétrica de la onda (100-150 gigahercios), apenas deja objetivos invisibles.  
Mediante un sistema de guía SACLOS, se faculta el disparo de dos misiles simultaneamente a dos objetivos distintos, con un misil guiado por láser y otro por el radar. Según el director del departamento de construcción de la oficina de Kolomna, Leonid Sizov, “por sus características de combate, una batería de tres “Khrizantema-S”  es capaz de detener un ataque de una compañía de tanques de 14 unidades. Si se utilizan misiles con ojivas explosivas o termobáricas se pueden utilizar eficazmente contra tropas de infantería del enemigo”.

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.