Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Corea del Norte echa el freno y ofrece ahora diálogo a EEUU

(defensa.com) Pyongyang ha dado un nuevo paso al frente para atenuar la tensión existente con EEUU y sus aliados tras la emisión de un nuevo comunicado en el que sugiere la puesta en marcha de conversaciones con Washington. Así, y tras la polémica suspensión de las negociaciones de paz con sus vecinos del sur durante la pasada semana después de seis años de relaciones directas casi inexistentes, Pyongyang sorprende al mundo con este ofrecimiento a través de su agencia oficial de noticias, la KCNA, en la que la que se informa de la proposición de mantener “conversaciones de alto nivel entre los gobiernos de Corea del Norte y EEUU para rebajar las tensiones en la península coreana y establecer la paz y la seguridad a nivel regional”.

Kim Jong-un suma un nuevo capítulo a su eterno vaivén de provocaciones y correcciones en materia de política exterior respecto a la alianza formada por Washington y Seúl, con los que ha estado al borde de llegar a una guerra nuclear en los últimos meses.
Con todo ello, Corea del Norte sólo pone un requisito, que EEUU “no debería hablar de condiciones previas para llevar a cabo conversaciones o contactos”. Además, cede a Washington el testigo de dar el siguiente paso en cuanto a fijar la fecha y hora para establecer esta nueva ronda de negociaciones, al considerar que “los avances dependen de la elección responsable de EEUU, que es quien ha empeorado la situación en la península coreana hasta el momento”.
Por otra parte, y en todo lo relacionado con el mantenimiento de su programa de armamento nuclear, Pyongyang ha confirmado que no prevén una rectificación en este proyecto, a menos que, y según se explica a través de la agencia norcoreana, EEUU deje de “intimidar” en la península coreana: “Nuestra desnuclearización implica la desnuclearización de la península, lo que incluye a Corea del Sur, y también la desnuclearización más minuciosa, destinada a poner fin por completo a las amenazas nucleares de Estados Unidos contra nosotros".
Corea del Norte, un problema para China
Estos últimos acercamientos a los que en numerosas ocasiones se han tildado como los “enemigos” de Corea del Norte, Washington y EEUU, responden a un curioso y cada vez más latente aislamiento de Pyongyang en la región. En este sentido, cabe preguntarse cuál es la postura China, algo que según muchos está lejos de lo que fue antaño. Paul Haenle, director del Centro Carnegie-Tsinghua de Política Global en Beijing, ha explicado, en un artículo para la web de la CNN, que China ha dejado de ser el garante y protector de todas las incompetencias de Pyongyang, y que el papel de “árbitro y mediador” que ha tenido desde hace unas décadas está tocando a su fin, ya que los tradicionales objetivos de Pekín de “paz, estabilidad, desnuclearización y no proliferación” han dado un giro inesperado a la percepción de la situación en la península coreana.
Según explica en su reflexión este representante del “think tank” Carnegie Endowment for International Peace, “la combinación del irresponsable y joven líder de Pyongyang junto con la evolución de los propios intereses de seguridad de China debe dejar claro a los líderes chinos que Corea del Norte se ha convertido en un problema para Beijing de una forma preocupante”, que, a ojos de este experto, ha estado a punto de llevar a la región “al borde de una guerra nuclear”.
Haenle aclara que China no esperaba que la situación fuera a empeorar hasta el punto de declarar el estado de guerra entre las dos Coreas, y explica que Beijing tenía esperanzas en que el nuevo presidente norcoreano fuera a embarcarse “en un proyecto de reforma económica similar al que se vivió en China”. Con todo ello, y dentro de los intereses chinos, el autor subraya también que se están comenzando a dar situaciones impensables hace unos años, que indican el cansancio del que está haciendo gala Pekín sobre el comportamiento de su polémico vecino. Así, el cierre de cuentas bancarias de ciudadanos norcoreanos dentro de las fronteras chinas o la cada vez mayor caída del comercio entre ambos, se traduce en una clara señal de que el país dirigido por Xi Jinping “no aprueba lo que está pasando”.
El autor concluye su artículo especificando que una de las vías para cambiar el comportamiento de Corea del Norte sería “aunar en una sola voz” las posiciones de “Japón, Corea del Sur, China y EEUU”.(Javier Martínez)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.