Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Asia-Pacífico gastará 200.000 millones de dólares en la compra de buques y submarinos hasta 2032

(defensa.com) La región de Asia-Pacífico acaparará durante los próximos 18 años el 25% del mercado mundial de nuevas embarcaciones marítimas de carácter militar. Este dato supone que en esta zona del planeta, que ya es el segundo mercado naval más importante del mundo tras superar a Europa, se llegarán a invertir 200.000 millones de dólares en la compra de buques y submarinos hasta el año 2032.

Son datos la institución estadounidense AMI International, explican que por lo menos 100 nuevos submarinos y 1.000 buques se incorporarán a las Armadas de varios países asiáticos en este periodo de tiempo.

La mayoría los países que integran esta región tienen el objetivo de “proteger su soberanía y recursos en alta mar en un contexto cada vez más preocupante, además de buscar alianzas con otros países afines”, según fuentes de AMI International. El mayor ejemplo de ello lo representa el tándem formado por Tokio, Seúl y Washington, que han formado un bloque para contrarrestar al músculo militar chino y sus posibles objetivos como la anexión de Taiwán o las islas Senkaku.

El informe alude como causa principal de este importante rearme naval a la política de modernización militar de China, que ha provocado una especie de efecto dominó al traer que los países de la zona también opten por reemplazar y modernizar las capacidades de sus Fuerzas Armadas, sobre todo por parte de Japón, Corea del Sur y Taiwán.

Hay que destacar que en los últimos meses están ocurriendo una serie de movimientos militares importantes sobre todo en el este de Asia, como la selección reciente de los F-35 por parte de Corea del Sur como nuevo cazabombardero de su Fuerza Aérea o el hito histórico que ha supuesto para Japón el hecho de haber modificado recientemente la normativa que le permite exportar armamento prácticamente a cualquier país del mundo después de 47 años, lo que significará una nueva etapa para su industria militar.

Tokio también estaría planeando el refuerzo de sus Fuerzas Marítimas de Autodefensa por la controversia existente con Pekín por las Islas Senkaku, y de hecho ya presentó durante el pasado año el destructor portahelicópteros Izumo, que se incorporará a su Armada para 2015. También estaría proyectada para la próxima década la llegada de nuevos submarinos con el sistema de propulsión independiente de aire (AIP) y los destructores de la clase 25DD.

En este sentido, Seúl habría dejado prácticamente arrinconadas sus percances históricos con Japón para focalizar sus esfuerzos en los constantes problemas con China y Corea del Norte, con el que hace tan sólo dos semanas intercambió disparos de fuego real en la frontera marítima del mar Amarillo. Además, tanto Corea del Sur como Japón cuentan con el tradicional e importante apoyo de Estados Unidos a través del Comando del Pacífico.

En lo que se refiere a  las adquisiciones que tiene previstas, Corea del Sur confirmó en agosto del año pasado que incorporará entre 2020 y 2030 hasta nueve submarinos de 3.000 toneladas a su Armada. Otra de las futuras incorporaciones podría ser la de un buque de clase Dokdo para el año 2019 y otros dos portaaviones ligeros de 30.000 toneladas que llegarían entre 2028 y 2036.

Otro de los países que más interés ha mostrado en renovar su capacidad naval ha sido Taiwán, al que Pekín todavía considera como parte de su territorio a pesar de su estatus de independencia. Así, se prevé que Taipei compre dos nuevas fragatas a EEUU de clase Perry y ponga en marcha por su cuenta una decena de corbetas equipadas con misiles antibuque HF-2 y HF-3 a través el programa Hsun Hai, junto con otras 30 lanchas patrulleras Kuang Hua-6 de 170 toneladas equipadas también con los proyectiles HF-2.

Estas mismas ambiciones militares han cobrado especial importancia en el sur este de Asia, donde países como Malasia, Indonesia, Filipinas, Singapur o Tailandia también han emprendido una carrera de rearme para reforzar la capacidad de sus respectiva fuerza naval, aunque a unos niveles de gasto militar mucho menores a los del anterior grupo de países. (J.Martínez)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.