Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Armada rusa retorna con fuerza al mar Mediterráneo tras 20 años

(defensa.com) En las últimas horas buques de la flota rusa del Pacífico han atravesado el canal de Suez  rumbo hacia el puerto de Limasol, en el sur de Chipre. Según ha informado la agencia de noticias rusa RIA Novosti, el capitán Román Mártov ha ratificado la entrada de un destacamento de buques de la flota del Pacífico en aguas mediterráneas, entre los que estaría el destructor anti-submarino “Admiral Panteleyev”, el petrolero “Pechenga” y los buques de desembarco “Peresvet” y “Admiral Nevelskói”. Estos navíos habrían zarpado el pasado 19 de marzo del puerto ruso de Vladivostok. La noticia corrobora lo que aventuró la pasada semana el jefe de la Armada, Víctor Chirkov, a esta misma agencia de noticias, quien confirmó que hasta 5 o 6 buques de guerra rusos iban a entrar en el mar Mediterráneo. El almirante también destacó que no podrán contar con la presencia de los “Mistral”, portahelicópteros anfibios que se adquirieron a Francia por 1.200 millones de euros y que no estarán disponibles hasta finales de 2014 o principios de 2015. Además, Chirkov subrayó que este destacamento militar también servirá para proteger intereses en el Atlántico y en Índico, sobre todo relacionados con la piratería. Rusia vuelve así a instalar un destacamento militar en aguas mediterráneas con el objetivo de proteger intereses en la región, después de su retirada tras la caída de la URSS, que llegó a congregar hasta 50 buques de guerra en la zona durante la Guerra Fría.
Estos nuevos movimientos se suman a los ya iniciados a principios de este año, cuando la Fuerza Naval rusa desplegó en Tartus (Siria), la base rusa en el mar Mediterráneo, los grandes navíos de la Flota del Mar Negro “Saratov” y “Novocherkassk”, ambos con gran capacidad para transportar vehículos de combate. También desembarcaron los buques “Azov”, el crucero portamisiles “Moskva” o el navío “Kaliningrado”, de la flota del Báltico. En ese momento, la causa principal era la puesta en marcha de las mayores maniobras militares llevadas a cabo en los últimos años por Rusia, en las que participaron sus cuatro flotas: la del Báltico, la del Mar Negro, la del Pacífico y la del Norte. Durante estos ejercicios, se ejecutaron pruebas de guerra antisubmarina, cruceros de misiles guiados, fragatas de guardia y naves de desembarco y apoyo. Esta presencia naval les aseguraba una buena posición para ejercer labores de observación y vigilancia en el conflicto sirio.
Este despliegue y las maniobras que se han acometido se enmarcan dentro de la profunda renovación que está llevando a cabo la Federación de Rusia de su Fuerza Naval, en 2010 el plan aprobado informaba de la adquisición, hasta el año 2020, de hasta 100 nuevos buques, 20 submarinos, 15 fragatas y 35 corbetas. (Javier Martínez)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.