Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Uno de los satélites Galileo fuera de órbita es reposicionado y es capaz de enviar señales de navegación

(defensa.com) El quinto satélite del programa de navegación europea Galileo, uno de los dos que fueron lanzados el 22 de agosto y que fueron erróneamente posicionados en el espacio, ha comenzado a transmitir señales del sistema de navegación después de variar su órbita. La señal de navegación comenzó a recibirse el pasado 29 de noviembre después de que consiguiera llegar a la nueva órbita donde ha comenzado una campaña de pruebas que determinará si es útil o no para el programa de navegación, decisión que tomará en última instancia la Comisión Europea.

El satélite ha realizado 11 maniobras durante 17 días que le han llevado de la órbita elíptica en la que se encontraba a una mucho más circular tras recorrer 3.500 km. Las instrucciones para realizar los movimientos fueron enviadas desde el Centro de Control Galileo que la empresa operadora Space Opal tiene en Alemania después de que un equipo de técnicos de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la agencia espacial francesa (CNES) trabajaran en los cálculos necesarios. Los datos fueron enviados mediante la red de estaciones terrestres, algunas del sistema Galileo y otras de la agencia CNES. El constructor del satélite, OHB y el del sistema de navegación, Surrey Satellite Technology Ltd. han participado en las operaciones ofreciendo su conocimiento de los sistemas.

En esta nueva órbita, el satélite puede mantener continuamente su antena principal de navegación orientada hacia la Tierra, permitiendo que el sistema funcione. Este sistema fue encendido el 29 de noviembre, dando comienzo a la campaña de pruebas orbitales, dirigidas desde el centro de la ESA en Bélgica, empleando una antena de comunicaciones de 20 metros de diámetro con la que se analizarán las características de la señal recibida. Durante los próximos días está previsto que se active la carga de misión para Búsqueda y Rescate, la otra misión principal junto a la de navegación.

De resultar exitosa la campaña de pruebas, se procederá de manera análoga con el otro satélite que se encuentra fuera de su órbita correcta, llevándole a la misma en que se encuentra el quinto satélite pero en el otro lado de la Tierra.

El lanzamiento del 22 pronto arrojó noticias negativas sobre la órbita en que habían quedado los dos primeros satélites funcionales de la red Galileo, llegando la agencia espacial francesa (CNES) a dar por perdidos los dos ingenios para la misión. Después de que se pusiera en marcha una comisión para estudiar lo sucedido, en octubre se llegó a la conclusión de que el fallo había sido provocado por la última fase del lanzador Soyuz, la Fregat. (J.N.G.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.