Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La super antena configurable DRA-ELSA del nuevo Hispasat 36W-1

El décimo satélite del operador español Hispasat ya está en órbita y en proceso de validación de sus equipamientos para su entrada en servicio en las próximas semanas. Se trata del Hispasat 36W-1, que voló al espacio a las 02:03, hora peninsular de España, del sábado 28 de enero, a bordo de un cohete ruso Soyuz desde la base espacial europea de Kourou, Guayana francesa. A los 32 minutos y 10 segundos del despegue tuvo lugar la separación del satélite del vehículo lanzador. A partir de ese momento, los técnicos en tierra dieron comienzo al despliegue de sus paneles solares y al encendido de los distintos sistemas de a bordo.

El nuevo satélite de Hispasat incorpora importantes contribuciones tecnológicas de la industria espacial española. La más importante de ellas es la avanzada carga útil regenerativa bautizada RedSAT, que va a ofrecer Internet de banda ancha de última generación con alta velocidad y calidad de señal. RedSAT está integrada por dos componentes. Por un lado está la novedosa antena activa de haces reconfigurables DRA-ELSA desarrollada por Airbus Defence & Space España.

La antena plana DRA-ELSA puede controlarse de forma electrónica desde Tierra y reorientarse en cualquier momento de la vida del satélite, lo que le confiere un alto grado de flexibilidad. Gracias a ello, el Hispasat 36W-1 readaptará en órbita las coberturas del satélite a cualquier tipo de modificación que pueda producirse a lo largo de sus 15 años de vida útil.

DRA-ELSA es una mejora sustancial de la antena IRMA que embarca el satélite español de comunicaciones gubernamentales Spainsat, del operador Hisdesat, en órbita y en correcto funcionamiento desde marzo de 2006. “La nueva antena ha supuesto el trabajo de casi cuatro años de un núcleo de 15 ingenieros”, asegura  Luis de la Fuente, jefe del programa y director de antenas activas de Airbus Defence & Space España. Para de la Fuente, entre las mejoras más destacadas que introduce DRA-ELSA se encuentra “la puesta a punto de un diseño termo-mecánico más eficiente, con un mayor grado de integración de los elementos en una banda de frecuencia mayor”.

El otro componente del RedSAT es su nuevo procesador de a bordo, que mejora la eficiencia y las prestaciones del satélite. Desarrollado por Thales Alenia Space España, permite simplificar en alto grado la arquitectura de la red, ya que realiza a bordo gran parte del procesado que habitualmente se realiza desde Tierra. Por ejemplo, tiene capacidad para procesar hasta cuatro transpondedores de 36 MHz de forma simultánea y corregir las posibles degradaciones de la señal, a la vez que las transmite sin errores. Gracias a RedSAT, las señales del  Hispasat 36W-1 se pueden recepcionar con gran calidad mediante antenas de pequeño diámetro.

Construido por la empresa alemana OHB en el ámbito de la iniciativa SmallGeo de la Agencia Espacial Europea (ESA), Hispasat 36W-1 se encuentra en estos momentos en proceso de aproximación a su  órbita geoestacionaria correcta, a 35.736 kilómetros de la Tierra, donde se llevarán a cabo las pruebas para verificar su correcto funcionamiento antes de autorizar su entrada en servicio.  El nuevo satélite cubrirá Sudamérica, norte de África y Europa, incluidas las islas Canarias. Con una vida útil de 15 años y una masa de lanzamiento de 3.220 kilos, ofrecerá servicios de vídeo, soluciones empresariales y banda ancha con sus 20 transpondedores en banda Ku y 3 en banda Ka. (Juan Pons)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.