Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El satélite Planck pone fin a su misión

(defensa.com) El satélite Planck, que forma parte de la misión científica conjunta Herschel - Planck, con Thales Alenia Space como contratista principal, ha completado su misión. Una joya de la alta tecnología, considerada junto  con Herschel, uno de los más complejos satélites desarrollados en Europa. Planck fue construido por un equipo industrial liderado por Thales Alenia Space en nombre de la Agencia Espacial Europea (ESA) y lanzado el 14 de mayo de 2009, junto con el satélite Herschel. Este observatorio científico tuvo una duración de casi cuatro años y medio, es decir, 2,5 veces más del tiempo de vida esperado.

Planck, primer satélite europeo dedicado al estudio del fondo cósmico de microondas (CMB), estudió esta radiación mediante la medición de las fluctuaciones de las temperaturas en toda la esfera celeste. El gran telescopio del satélite capturó la radiación del espacio profundo y los envió a dos ensamblajes de radio detectores  que convertían estas señales en temperaturas. Estos detectores ultrasensibles fueron capaces de registrar las diferencias de temperatura del espacio profundo ¡en hasta una millonésima de grado! Planck pudo por tanto tomar una instantánea del Universo tal y como era tan sólo 380.000 años después de producirse el Big Bang, hace unos 14 millones de años.

La nave espacial escaneó 5 veces sucesivas todo el cielo, con la capacidad de discernir detalles finos y con una sensibilidad a la temperatura muy superior a la de todos sus predecesores. Planck llevaba un telescopio equipado con un espejo primario de 1,5 metros de diámetro, así como dos instrumentos desarrollados por los astrónomos y científicos de toda Europa.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.