Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El satélite espía Paz despegará el 17 de febrero junto con dos micro satélites norteamericanos

Dos micro satélites experimentales gemelos serán los compañeros de viaje del satélite espía radar español Paz, cuyo despegue está previsto para el próximo 17 de febrero a bordo de un cohete Falcón 9 de la compañía norteamericana de servicios de lanzamiento SpaceX.

Se trata de las pequeñas plataformas MicroSat 2a y 2b, primeros prototipos de la futura mega constelación espacial Starlink concebida por el visionario multimillonario Elon Musk, el propietario de la empresa de automóviles Tesla y también de SpaceX. Musk aspira a desplegar en 6 años nada menos que 4.425 satélites para llevar Internet de alta velocidad en las bandas Ka y Ku a todas las partes del mundo.

Con apariencia de cubo de tan sólo 1 metro de lado, un peso de 400 kilos y con una vida operativa estimada de 6 meses, ambos pequeños ingenios serán soltados en el espacio minutos después del satélite espía español para evaluar durante 5 meses las nuevas tecnologías que lleva a bordo.

Paz, en cambio, tiene forma de prisma hexagonal, con unas dimensiones de 5 x 2,4 metros, un peso de 1.400 kilos, tendrá una vida operativa superior a 5 años y será posicionado a una altura de 514 kilómetros. Los 3 pasajeros del cohete Falcón 9 despegarán desde la base aérea de Vandenberg (California), en concreto desde el complejo de lanzamiento espacial 4E que la Fuerza Aérea norteamericana tiene asignado a SpaceX.

En las instalaciones de Vandenberg, los técnicos españoles de Airbus Defence & Space ˗el contratista principal del satélite˗ acaban de concluir los trabajos de amarre del satélite español a la estructura construida en Madrid para fijar a Paz sobre el adaptador de carga y evitarle daños durante su viaje al espacio. En la actualidad, los operarios del magnate Elon Musk ya están efectuando los preparativos para encapsular los 3 satélites en la parte alta del cohete Falcón 9.

Paz es la piedra angular del Plan Nacional de Observación de la Tierra por Satélite (PNOTS), una iniciativa constituida por 2 satélites el 26 de julio de 2007 por los entonces ministros de Defensa, José Antonio Alonso, y de Industria, Joan Clos. El coste inicial del proyecto se estimó entonces en 135 millones de euros, pero con los retrasos y sobrecostes acumulados se elevaron a 160 y actualmente rebasa con creces esa cifra.

A bordo de la plataforma española viaja avanzada tecnología radar de apertura sintética (SAR) y su razón de ser principal es satisfacer los requisitos operativos de las Fuerzas Armadas españolas y observar día, noche y con nubes la superficie terrestre y aportar inteligencia a las tropas españoles en misiones en el exterior.

El segundo elemento del Plan es Ingenio, que incorpora tecnología óptica principalmente para aplicaciones civiles, aunque también militares. Ingenio se encuentra todavía en fase de construcción y, como muy pronto, volará al espacio en 2019. Ambos son propiedad de Hisdesat Servicios Estratégicos, una sociedad público-privada creada en julio de 2001 con el impulso del ministerio de Defensa y dedicada a proporcionar servicios vía satélite al gobierno español y países aliados y amigos en el marco de la seguridad, defensa, inteligencia y asuntos exteriores. El accionista mayoritario de Hisdesat es Hispasat, el operador español de satélites de comunicaciones, que posee el 43% del paquete accionarial. (Juan Pons, analista de asuntos espaciales y de defensa)

Fotografía: En el interior de la parte alta del Falcón 8 viajará Paz y los MicroSat 2a y 2b (crédito: SpaceX)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.