Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Radar de última tecnología en Almería

Enaire invertirá más de 1,8 millones de euros en un nuevo radar en Turrillas, en la provincia de Almería, que sustituirá al actual, en una apuesta por la innovación tecnológica enmarcada en el Plan de Innovación del Ministerio de Fomento y dentro del “Plan de Vuelo 2020” estratégico de la empresa, que contempla la inversión de 300 millones de euros en el periodo 2017-20. Está previsto que esté operativo a lo largo de 2019 y proporcionará cobertura y servicio de vigilancia a los vuelos que entren en el espacio aéreo español desde el sur de la Península, los provenientes del Continente africano y del Sur del Mediterráneo. También ayudará a vigilar a las aeronaves que aterricen y despeguen en el aeropuerto de Almería. En total ayudará a vigilar en una superficie de aproximadamente unos 562.000 km2.

Este radar secundario monopulso estará equipado con receptores digitales, tecnología de Modo-S y ADS-B, lo que permite disponer de más información sobre las aeronaves, gestionar el tráfico con más fluidez e incrementar la seguridad, minimizando la ocupación del espectro radioeléctrico. Este tipo de sensores se utilizan para el seguimiento y vigilancia del tráfico aéreo, ya que facilita información relativa a la posición de cada aeronave, su identificación y la altitud a la que vuela, revelando la localización e identificación de todo el tráfico que opera en su área de alcance. Enaire llevará a cabo la renovación del radar de Turrillas mediante la actualización tecnológica de esta estación, que fue construida en 1999 y empezó a operar en el año 2000. Se une a los otros 13 radares de Modo S ya instalados en España, mejorando la vigilancia en las áreas aeroportuarias más importantes de la Península y archipiélagos.

El radar secundario de vigilancia es un sistema que realiza una petición de información a través de una señal de radio a una determinada frecuencia que recibe el avión. Al recibir esta señal, el avión responde a través de un transpondedor, que decodifica la señal y envía la información requerida para que en tierra pueda identificarse, además de su posición, parámetros como la compañía a la que pertenece, la ruta que lleva o la altura a la que vuela. Otra de las mejoras que proporciona la tecnología de Modo S es que proporciona un canal de enlace para la transmisión de información entre el radar y el avión, con lo que la aeronave puede proporcionar información de su plan de vuelo, la intención respecto a rumbo y altitud y otros parámetros del sistema de gestión. De las tecnologías disponibles para mejorar las prestaciones del sistema de vigilancia español es la más madura e implantada, lo que permitirá mejorar la operatividad con los distintos países europeos.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.