Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


El espectacular suicidio de Rosetta, el cazador europeo de cometas

El viaje de la sonda espacial europea Rosetta hacia su autodestrucción ha sido un proceso lento. Enviada a estrellarse contra el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, sobre el que ha orbitado y estudiado en profundidad durante dos años, la pequeña fuerza de gravedad del astro ha supuesto que el cazador de cometas de la Agencia Espacial Europea (ESA) haya tardado 14 horas para recorrer una distancia de escasamente 19 kilómetros y se estrellara a una velocidad de 3,2 km/h.

En una decisión sin precedentes, que ha permitido que los sensores y cámaras de la sonda espacial hayan recogido más de 218 Gigabits de datos científicos y 16.650 imágenes hasta prácticamente el final de su vida, la señal del suicidio de Rosetta ha llegado a la Tierra a las 13:19 hora peninsular, del 30 de septiembre, tras recorrer 700 millones de kilómetros ─lo que supone una demora de 40 minutos─ y con millones de personas en todo el mundo siguiendo atentas en directo la inmolación del artefacto europeo.
Los astrofísicos confían en que lo aportado por la sonda Rosetta contribuya a descifrar el origen de la vida en la Tierra y la evolución el sistema solar. Ese fue el motivo por el que recibió el nombre de Rosetta, en homenaje de la famosa piedra que permitió hace casi 200 años descifrar los jeroglíficos egipcios.
Con la apariencia externa de un cubo de 2,8 x 2,1 x 2 metros, una masa de 3 toneladas y unos enormes paneles solares de 32 metros de envergadura, la astronave ya destruida llevaba a bordo 11 avanzados instrumentos científicos, en dos de los cuales se ha volcado la aportación española al proyecto: el sofisticado analizador GIADA y el avanzado espectroscopio óptico infrarrojo OSIRIS dotado con dos ultra sensibles cámaras.

Las empresas Thales Alenia Space España, SENER, Airbus Defence & Space en España (CASA Espacio y CRISA), Alter Technology, GMV, Elecnor Deimos Space y RYMSA han contribuido de forma decisiva a hacer realidad los citados instrumentos y otros equipos y software de a bordo. Junto a ellas, científicos de la Universidad Politécnica de Madrid, del Instituto Nacional de Técnica Aerospacial (INTA) y del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA). 

Bajo la batuta del contratista principal Airbus Space & Space Alemania ─antes Astrium GmbH─ la factoría de Airbus Defence & Space en Barajas (Madrid) ─la antigua CASA Espacio─ fue responsable del diseño y la fabricación de las antenas en banda S y banda X de media ganancia, el sistema redundante de la antena principal. También equipó a Rosetta con el subsistema de control térmico de ambas antenas y el de la cámara OSIRIS, para evitar que las extremas exposiciones al calor y al frio pudieran afectar su funcionamiento. 

La sede de Airbus Defence & Space en Tres Cantos (Madrid) ─la antigua CRISA─ suministró la unidad electrónica de la cámara estelar de navegación, equipos que han gestionado el procesado y la compresión de imágenes del navegador de estrellas y que han permitido guiarse a Rosetta por el sistema solar con la máxima precisión.

Alter Technology asumió el aprovisionamiento y ensayos de los 185.000 componentes de un total de 1.500 productos diferentes para su entrega a 72 fabricantes. También llevó a cabo más de 200 análisis físico-destructivos y cerca de 950 inspecciones.

SENER diseñó y fabricó los mástiles para el despliegue de instrumentos, las complejas persianas de control térmico, la unidad electrónica de control de todo el instrumento GIADA ─junto con el IAA─, y las pantallas ópticas de atenuación de la radiación incidente sobre las dos cámaras de navegación y los dos rastreadores de estrellas. En colaboración con el INTA y el IAA, efectuó el diseño e integración de la unidad electrónica de control y del mecanismo de las cámaras de banda estrecha y banda ancha de los instrumentos OSIRIS y GIADA.

Thales Alenia Space España desarrolló los equipos de electrónica y radiofrecuencia, las unidades electrónicas de control de la orientación de los paneles solares, el equipo interfaz entre el ordenador del satélite y los equipos encargados de garantizar su posicionamiento y orientación, así como las redes de interconexión de los transpondedores en banda S y en guía de onda en banda X

También aportaron su tecnología empresas como RYMSA (alimentador de la antena de banda X para las comunicaciones entre la sonda y la Tierra), GMV (planificación de las operaciones científicas, dinámica de vuelo y diseño de trayectorias) y Elecnor Deimos Space (definición de la trayectoria de Rosetta para llegar al cometa).

Una historia accidentada
Aprobada en noviembre de 1993 por el Comité del Programa Científico de la ESA como una de las piezas clave del programa Horizon 2000, la sonda Rosetta ha sido la primera misión europea diseñada para estudiar en profundidad las claves que encierra un cometa.

Su lanzamiento al espacio estaba inicialmente programado para enero de 2003. El objetivo era el cometa 46P/Wirtanen y el encuentro debía tener lugar en 2011, para concluir los estudios en julio de 2013.

Sin embargo, debido al fracaso del vuelo inaugural del Ariane 5 de diciembre de 2002, la ESA se vio obligada a retrasar la puesta en órbita de Rosetta y abandonar su objetivo de volar a la caza del cometa Wirtanen. La Agencia eligió en mayo de 2003 un nuevo cometa ─67P/Churyumov-Gerasimenko─ y la puesta en órbita de Rosetta se produjo el 4 marzo de 2004 a bordo de un lanzador Ariane 5 ECA de Arianespace. (Juan Pons)

Foto: Rosetta tardó 14 horas en recorrer 19 kilómetros y se estrelló a 3,2 km/h. contra el cometa (Foto: ESA)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.