Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


El dirigible Airlander 10, la aeronave más grande del mundo, sufre un accidente

El Hybrid Air Vehicles Airlander 10 ha tenido un aterrizaje violento en Bedfordshire (al Norte de Londres) durante su segundo vuelo de pruebas, sufriendo desperfectos en la cabina, descartando que hubiera chocado con un cable telefónico. Tanto la tripulación como el personal de tierra no han sufrido daños, pero se ignora cómo va a afectar el siniestro al futuro del proyecto. El aparato pudo ser sujetado a sus amarres en tierra con normalidad. Mide 92 m. de largo, 43,5 de envergadura y 26 de altura, lo que le convierte en la aeronave más larga del mundo, y puede estar en el aire hasta cinco días seguidos volando a una velocidad media de 150 km/h. (y hasta dos semanas en otras condiciones), flotando gracias a 38.000 m3. de helio, apoyado sólo por cuatro motores diesel de 325 CV, transportando 48 viajeros y 10 ton. de carga.

La concepción, el diseño y la construcción del se inició en un principio por un encargo del US Army, que quería disponer de una aeronave táctica de bajo consumo y que pudiera permanecer mucho tiempo en vuelo. Esta demanda militar permitió desarrollar una enorme aeronave híbrida que tuvo su bautizo de vuelo en 2012, pero los recortes en gasto militar del segundo mandato de Barack Obama cancelaron su producción. Esta circunstancia hizo que los responsables se replantearan su creación como aeronave también adaptada al campo civil y comercial de transporte de carga y pasajeros, vigilancia y comunicaciones. Su capacidad de poder realizar aterrizajes y despegues prácticamente verticales lo haría especialmente atractivo para llevar carga a zonas donde antes era casi imposible llegar con aviones y a un coste mucho más bajo.

 

Puede operar desde campos abiertos, desiertos y hasta sobre agua helada. Los dirigibles tienen una larga historia, que se remonta al Siglo XIX, aunque su popularidad cayó frente a la competencia de los aviones, tras accidentes como el desastre del Hindenburg en 1937. Esas aeronaves, desarrolladas gracias a personajes como el conde alemán Von Zeppelin, el brasileño Alberto Santos-Dumont o el español Leonardo Torres Quevedo, tuvieron su momento de gloria en el periodo de entreguerras, antes del gran desarrollo de los aviones, aunque vieron interrumpido su desarrollo por gravísimos accidentes.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.