Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El dictamen de la Organización Mundial de Comercio sobre la pugna entre Airbus y Boeing

A la luz de lo que han declarado Airbus y Boeing sobre el dictamen de la OMC en relación a subvenciones y a ayudas, en mundos radicalmente diferentes, la pealea legal entre ambas en ese ámbito está claro que va a proseguir y que quedan años de litigio. Boeing ha elogiado la labor de la Oficina del Representante de Comercio Estadounidense (USTR) por haber conseguido una victoria en la larga disputa entre Estados Unidos y la Unión Europea sobre las subvenciones al sector aeroespacial. "Hoy, la Unión Europea y Airbus han sufrido otra rotunda derrota en este asunto que ya dura una década. Ya es hora de que cumplan con sus obligaciones en materia de comercio global y pongan fin y remedio a los 22.000 millones de dólares en ayudas al lanzamiento de nuevos productos y otras subvenciones ilegales que dañan a las compañías aeroespaciales estadounidenses y a sus trabajadores", declaró J. Michael Luttig, director del Departamento Legal de Boeing.

Según el fabricante de Seattle, la OMC confirmó que Estados Unidos ha cumplido con prácticamente todos sus dictámenes en la contrademanda presentada por la UE en 2006. La UE y Airbus alegaron en este caso que Boeing se benefició de miles de millones de dólares en subvenciones y centraron sus argumentos en los contratos de investigación y desarrollo que Boeing recibió de la NASA y del Departamento de Defensa estadounidense. "La OMC volvió a rechazar categóricamente las alegaciones de la UE y de Airbus.

La OMC descartó inicialmente el 80 por ciento de las alegaciones que realizó la UE en primer lugar y, a día de hoy, declara inequívocamente que Estados Unidos ha cumplido con prácticamente todos los dictámenes de la OMC sobre el resto", agregó Luttig. Además de sostener que Estados Unidos había cumplido con su dictamen anterior respecto a varios contratos de investigación y desarrollo del Gobierno con Boeing, ha rechazado las alegaciones sobre los incentivos a la inversión que recibió en Carolina del Sur, otros fiscales locales y estatales más antiguos, el programa FAA CLEEN, así como siete de los ocho incentivos fiscales del Estado de Washington.

"La decisión de hoy sobre el cumplimiento por parte de Estados Unidos contrasta con el dictamen de la OMC del pasado mes de septiembre en el que afirmaba que la UE no había hecho prácticamente nada para cumplir con la decisión de la OMC sobre las ayudas ilegales proporcionadas a Airbus para el lanzamiento de productos durante 40 años, que resultan lesivas para la competencia. Además, la OMC dictaminó que la UE ha seguido dando más subvenciones ilegales a Airbus mediante las ayudas para el lanzamiento de otro producto más, el A350", continuó Luttig. "Estados Unidos y Boeing se comprometen a cumplir con las normas de la OMC y a demostrarlo con acciones concretas. Ha llegado el momento de que la Unión Europea y Airbus cumplan con sus obligaciones con la OMC o de que se enfrenten a importantes sanciones por parte de Estados Unidos en el próximo año", añadió.

Según las normas de la OMC, los aranceles por incumplimiento se aplican basándose en el perjuicio que causan las subvenciones en términos anuales, que el representante de Comercio de Estados Unidos cifra entre 7.000 y 10.000 millones de dólares. "Airbus y los gobiernos que lo financian han llegado al final del camino. La OMC ha dictaminado que la UE proporcionó 22.000 millones de dólares a Airbus en subvenciones ilegales y se han negado a poner fin o remedio a las mismas, tal y como se les exige. La OMC también ha añadido que Estados Unidos ha cumplido prácticamente todas las obligaciones y decisiones de la OMC. Ya es hora de que la Unión Europea y Airbus cumplan con las decisiones de la OMC", comentó Luttig.

También hizo hincapié en la gran diferencia entre los dictámenes de la OMC sobre subvenciones en el litigio entre Estados Unidos y Europa. El único incentivo existente a la inversión que ha resultado ser incompatible con la normativa de la OMC (una reducción del tipo del impuesto de sociedades y ocupación en el Estado de Washington para el sector aeroespacial) equivale a una reducción de la carga impositiva de unos 100 millones de dólares anuales. Por el contrario, la OMC ha dictaminado en repetidas ocasiones que Airbus se habría beneficiado de 22.000 millones de dólares en subvenciones ilegales de la Unión Europea.

Pero la interpretación de Airbus es radicalmente diferente y afirma que l OMC condena el incumplimiento de Boeing y las nuevas subvenciones: “Estados Unidos ha incumplido las resoluciones de la OMC en la batalla trasatlántica, que ya dura más de un decenio, sobre las subvenciones a la aviación comercial”. Así lo ha declarado hoy el Grupo Especial sobre el Cumplimiento de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el conflicto DS353 (UE contra Estados Unidos), relacionado con subvenciones por miles de millones de dólares concedidas a The Boeing Company. En marzo de 2012, el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC dictaminó que varias de las subvenciones proporcionadas por Estados Unidos a Boeing eran ilegales y debían retirarse en el plazo de seis meses, o, alternativamente, que debían eliminarse sus efectos desfavorables.

En septiembre de 2012, Washington aseguró que había tomado todas las medidas necesarias para cumplir con lo exigido. La UE se ha impuesto al demostrar la existencia continuada de una serie de subvenciones ilegales, incluyendo el apoyo a I+D proporcionado por la NASA y el Departamento de Defensa (DoD) y las exenciones tributarias del Estado de Washington por valor de muchos miles de millones de dólares. La UE también ha demostrado los continuos efectos desfavorables causados por algunas de dichas subvenciones. Durante otros cinco años, y al incumplir los dictámenes de la OMC, Estados Unidos ha seguido proporcionando enormes ventajas a Boeing en forma de subvenciones no equitativas y contrarias a la competencia, que han dado lugar a una pérdida adicional de ventas de al menos 300 aviones, con un valor estimado de entre 15.000 y 20.000 millones de dólares.

En total, uniendo esto a la resolución de la OMC de finales de 2016 en el litigio DS487, en el que se abordaban las subvenciones ilegales para el 777X, así como resoluciones anteriores en el caso DS353, se estima que la repercusión total asciende a 100.000 millones de dólares en ventas perdidas para Airbus. Después de que se publicara la resolución original en 2012, Estados Unidos aumentó más sus subvenciones a Boeing, con medidas tales como la provisión de incentivos para la producción del 787 en Carolina del Sur, los programas de I+D financiados de la FAA (Federal Aviation Administration), mayores reducciones tributarias del Estado de Washington y la concesión de financiación adicional y apoyo para I+D de la NASA y el DoD. El Grupo Especial ha acordado con la UE que era correcto que estas medidas adicionales quedaran incluidas en el ámbito del procedimiento.

El Grupo Especial ha determinado que las subvenciones no retiradas continúan causando efectos desfavorables en forma de una significativa pérdida de ventas para Airbus. En particular, ha concluido que las reducciones fiscales del impuesto B&O (Business & Occupation) del Estado de Washington hicieron que Airbus perdiera al menos 16.000 millones de dólares en ventas a favor de Boeing. Esta conclusión podría llevar en última instancia a la imposición de sanciones comerciales contra Estados Unidos por valor de miles de millones de dólares. Se espera que la resolución de hoy sea objeto de apelación. Sin embargo, no hay ninguna indicación de que los argumentos de Estados Unidos vayan a ser diferentes de los presentados anteriormente, pese a la clara posición de la OMC.

Con el margen de tiempo que Estados Unidos ganará al recurrir, el daño que causan las subvenciones a Airbus no hará sino aumentar. Fabrice Bregier, director de operaciones de Airbus, comentó: "A lo largo de esta aparentemente sempiterna disputa con Boeing, ha quedado muy claro que Boeing está utilizando estos casos a efectos de relaciones públicas y actividades de presión en lugar de para permitir un debate serio sobre un marco de igualdad en el sector de la aviación comercial. No es solo lamentable, sino que pronto se considerará que tiran piedras contra su propio tejado, a la vista del entorno competitivo presente y futuro de nuestra industria". En el primer semestre de 2017, el mercado de grandes aviones comerciales ha entrado en territorio desconocido.

Aunque vimos los primeros vuelos de las nuevas incorporaciones C919 y MC-21, Boeing presentó una petición de recurso comercial local ante la International Trade Commission estadounidense contra Bombardier, con la intención de excluir el “Serie C” del mercado estadounidense. "Parece claro que Boeing está haciendo todo lo posible por mantener el statu quo del que se ha beneficiado ilegalmente durante todos estos años. Airbus espera con ansia el día en que se pueda poner fin a este ridículo conflicto y podamos centrar toda nuestra atención en invertir en más innovación y dedicarnos a una competencia sana", añade Bregier. El fabricante europeo felicitó a la Comisión Europea y a los gobiernos de Francia, Alemania, el Reino Unido y España por su continuo éxito en la OMC.  Airbus está extremadamente agradecida por la gigantesca cantidad de personas/hora y el esfuerzo inmenso que se han dedicado hasta ahora a este conflicto.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.